PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Casi todo Wall Street y la Fed se han equivocado en sus previsiones para el 2022

Acontecimientos imprevistos como la guerra entre Rusia y Ucrania han contribuido a que el panorama cambiara drásticamente desde las proyecciones de diciembre

Información bursátil mostrada en un televisor en el Nasdaq MarketSite en Nueva York, Estados Unidos, el miércoles 15 de junio de 2022. Fotógrafo: Michael Nagle/Bloomberg
Por Thyagaraju Adinarayan y Sagarika Jaisinghani
18 de junio, 2022 | 03:55 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Hasta ahora, 2022 ha sido un año en el que casi todo el mundo en Wall Street se ha equivocado. Al igual que la Fed y un grupo de bancos centrales mundiales.

En diciembre, los estrategas de las principales empresas de inversión del mundo, como JPMorgan Chase & Co. (JPM), predijeron que el S&P 500 ganaría un 5% en 2022. Los economistas veían que el rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzaría el 2% de media a finales de año. E incluso Goldman Sachs Group Inc. (GS) dio credibilidad a las afirmaciones de que el bitcoin (XBT) estaba en camino de alcanzar los US$100.000.

PUBLICIDAD

Sin embargo, seis meses después, una confluencia sin precedentes ha puesto fin a uno de los mercados alcistas más potentes de la renta variable y ha hecho que los bonos del Estado y otros activos, que son un refugio seguro, se disparen. El S&P 500 ha caído un 23%, los tipos a 10 años se sitúan en el 3,23% y el bitcoin ha perdido más de la mitad de su valor.

El mercado ha pasado rápidamente de “comprarlo todo” a “venderlo todo”, con el fenómeno multianual de “no hay alternativa” (TINA) en la renta variable, que ya ha desaparecido. Acontecimientos imprevistos como la guerra entre Rusia y Ucrania han contribuido a que los precios al consumo sean los más altos de los últimos 40 años. Y como resultado, los tipos de interés ultrabajos y el estímulo monetario -esencialmente la base del rally post-pandémico- se han evaporado a medida que la Fed y sus homólogos han tratado de sofocar la inflación.

PUBLICIDAD

“Este es absolutamente el fin de la TINA en el futuro inmediato”, dijo James Athey, director de inversiones de abrdn en Londres. “Con una inflación del 8% no hay mucho atractivo en términos reales”.

Incluso Jerome Powell, el presidente del banco central, no vio las turbulencias que se avecinaban por la inflación. Esperaba que el aumento de los precios se redujera a niveles más cercanos al objetivo a largo plazo de la Fed del 2% para finales de 2022. Pero ahora los mercados de bonos emiten señales de recesión, ya que las agresivas subidas de tipos de la Fed suponen un riesgo para el crecimiento de la economía.

“El año pasado, por estas fechas, la propia Fed todavía esperaba que los tipos se situaran cerca de cero”, dijo el estratega de Deutsche Bank Jim Reid. En menos de medio año, esa aguja apunta ahora al 3,5% a finales de 2022.

Tengan paciencia

Sin embargo, incluso con las fuertes caídas, los gurús del mercado mantienen la fe en que las acciones se recuperarán a finales de año.

PUBLICIDAD

John Stoltzfus, de Oppenheimer, sigue viendo que el S&P 500 terminará el año 2022 en 5.330 puntos, lo que requiere un repunte del 45% en los próximos seis meses. Otros, como JPMorgan y Credit Suisse Group AG (CSN), tienen objetivos que requieren que el índice suba al menos un 30% para alcanzarlos. Los estrategas de Wall Street, de media, ven al S&P 500 ganando un 22% desde el nivel del viernes en la última encuesta de Bloomberg.

Los estrategas han rebajado sus expectativas de rentabilidad para el S&P 500dfd

Sin duda, nadie sabe cuándo terminará la guerra de Rusia en Ucrania o cuándo se aliviarán los cuellos de botella de la cadena de suministro debido a las estrictas políticas de Covid de China, lo que elevará las presiones sobre los precios, además del endurecimiento de la política de la Reserva Federal.

PUBLICIDAD

Pero para Max Kettner, estratega jefe de multiactivos de HSBC Global Research (HSBC), la renta variable no ha descontado totalmente una recesión en relación con otras clases de activos. “Con todo, esto significa que se espera una mayor debilidad de los activos de riesgo durante los meses de verano”.

El índice de referencia S&P 500 cayó un 51% de máximo a mínimo entre 2000 y 2002, y un 58% durante el periodo de la crisis financiera mundial.

PUBLICIDAD

Asimismo, Michael Wilson, de Morgan Stanley (MS), una de las pocas voces bajistas en diciembre, dijo que la caída de más del 20% del mercado todavía no refleja plenamente los riesgos para los beneficios empresariales.

La venta de Covid es el único mercado bajista reciente con una rápida recuperacióndfd

Ningún lugar donde esconderse

Por lo que parece, lo único que se puede hacer es esconder el dinero en efectivo bajo el colchón, y el oro y los bonos del Tesoro de EE.UU., posiblemente los activos financieros más seguros del mundo, también se están hundiendo.

PUBLICIDAD

Las acciones y los bonos van camino de registrar el peor trimestre de su historia. Mientras tanto, los mercados de crédito también se han visto afectados.

En lo que va de año, el fondo mundial de la deuda corporativa más segura se ha desprendido de más de 900.000 millones de dólares, lo que supone el peor primer semestre del año jamás registrado, según los datos del índice Bloomberg. Las mediciones del riesgo de crédito corporativo también se están disparando, y los swaps de impago que aseguran la deuda de las empresas europeas de alta calificación se sitúan en el nivel más alto desde abril de 2020.

PUBLICIDAD
Las acciones y los bonos obtienen los peores rendimientos de la historiadfd

Sin embargo, tal vez ninguna otra clase de activos haya experimentado oscilaciones tan salvajes en 2022 como las criptomonedas.

A pesar de todos los llamamientos para que el bitcoin alcance los US$100.000 a principios de este año y de las afirmaciones de que es una cobertura contra la inflación, el mercado de activos digitales ha entrado en una espiral descendente.

El bitcoin ha perdido más de dos tercios de su valor desde que alcanzó un máximo de casi US$70.000 en noviembre. Los argumentos de que la mayor criptodivisa del mundo era similar al oro y un depósito de valor independiente se han silenciado. Mientras tanto, el ecosistema de criptomonedas de los mineros, los comerciantes y los intercambios ha estado bajo creciente escrutinio en medio de los despidos, la congelación de los retiros y los problemas de liquidez.

El bitcoin se hunde por el peso de la inflación y las subidas de tipos de la Feddfd

Todavía no es fácil acertar en este mercado. Ha habido grandes subidas y grandes bajadas, lo que dibuja un panorama sombrío. Pero Kettner, de HSBC, dijo que el detonante de este año ha sido evidente.

“Al igual que los inversores estaban obsesionados con la idea de la ‘inflación transitoria’ el año pasado, la obsesión de 2022 hasta ahora ha sido la ‘inflación máxima’”, dijo. La inflación no ha resultado ser transitoria, ni ha llegado a su punto máximo. Por eso, “los últimos días han sido brutales”.

-- Con la ayuda de John Cheng, Michael Msika, Hannah Benjamin, Tanzeel Akhtar y Ksenia Galouchko.

PUBLICIDAD