PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Chile

Rey del litio ungido en dictadura de Chile ve fortuna de US$3.500 millones en riesgo

Una reforma constitucional podría imponer restricciones medioambientales a la minería y crear una empresa nacional que competiría con SQM, propiedad en parte de magnate Julio Ponce Lerou

Concentrado de litio en una mina de litio de SQM en el salar de Atacama, en el desierto de Atacama. Fotógrafo: Cristóbal Olivares/Bloomberg
Por Blake Schmidt y James Attwood
23 de junio, 2022 | 04:41 pm
Tiempo de lectura: 11 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — Pocas personas están mejor posicionadas para la revolución de los vehículos eléctricos que el multimillonario chileno Julio Ponce Lerou.

El ex yerno del difunto dictador Augusto Pinochet se retiró hace años pero sigue siendo conocido en Chile como el rey del litio. Y Ponce nunca ha sido más rico: El grupo de accionistas que él encabeza ha visto su participación de cerca del 25% en Sociedad Química y Minera de Chile o SQM (SQM), la segunda empresa minera de litio del mundo, quintuplicarse en los últimos siete años en medio de utilidades récord, aumentando el valor de la parte que él posee a US$3.500 millones.

PUBLICIDAD

Al igual que los multimillonarios de todo el mundo que han visto cómo crece su riqueza, desde Elon Musk hasta los magnates inmobiliarios chinos, Ponce, de 76 años, se ha convertido en un objetivo en su país en medio del auge del litio, un mineral clave para fabricar baterías para vehículos eléctricos. Uno de sus principales adversarios podría ser el presidente de Chile, Gabriel Boric, de 36 años, que apoya una reforma constitucional que podría imponer restricciones medioambientales a la minería y quiere crear una empresa nacional de litio que podría competir con SQM, que se asienta en el yacimiento más rico del planeta.

La política de izquierda de Boric es mucho más favorable a los inversores que la de Salvador Allende, cuya nacionalización de las minas de propiedad estadounidense en 1971 condujo a la creación del gigante estatal del cobre Codelco. Pero hay indicios de que el negocio del litio está a punto de complicarse cada vez más en Chile, ya que las autoridades han rescatado recientemente nuevos contratos en medio de peticiones para que el Estado obtenga una mayor parte de las ganancias del mineral.

PUBLICIDAD

El cambiante panorama para el rey del litio tiene sus raíces en una ola de protestas callejeras en 2019, que llevó a reescribir una constitución nacida en la era de Pinochet que consagra la propiedad privada, incluyendo los minerales y el agua. Los redactores de una nueva carta magna quieren volver a inclinar la balanza hacia los derechos de la comunidad, la protección del medio ambiente y los servicios sociales gestionados por el Estado, con una mayor participación de los grupos indígenas en dónde y cómo se extraen los recursos naturales, incluido el litio.

En última instancia, las medidas podrían obligar a SQM a adoptar técnicas de extracción que aumenten los costos o limiten la producción, lo que podría suponer el fin de las utilidades en auge. Ponce, la segunda persona más rica de Chile, es el único nombre revelado del grupo de accionistas, cuya participación total supera los US$6.000 millones. Los archivos muestran que su parte equivale a cerca del 16% de SQM.

Despegue del litio 
Los envíos chilenos del metal para baterías se disparan en mayodfd

El movimiento está aumentando el escrutinio del modelo de negocio de SQM, que se basa en el bombeo de grandes cantidades de salmuera desde el subsuelo de un salar en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, y su almacenamiento en gigantescos estanques de evaporación durante un año o más, una huella que puede verse desde el espacio. El concentrado resultante se convierte en carbonato e hidróxido de litio en plantas cercanas y se envía a los fabricantes de baterías chinos y coreanos.

Tan sencillo como rentable, el proceso utiliza mucho menos agua dulce, productos químicos y energía que la minería de roca. Pero la técnica de evaporación solar implica la extracción de miles de millones de litros de salmuera que luego se vaporizan en uno de los lugares más áridos de la Tierra, lo que, según algunos, supone una amenaza para la fauna, como los flamencos rosados que habitan en su paisaje similar a Marte.

PUBLICIDAD
Salar en el desierto de Atacama, al norte de Chile. Fotógrafo: James Attwood/Bloombergdfd

Propuestas radicales como la de nacionalizar toda la industria se han quedado cortas en el proceso constitucional. Pero si la nueva Carta abre el camino para que la salmuera rica en minerales bajo Atacama se considere un tipo de agua, una idea que la empresa discute, ese tipo de extracción masiva puede verse amenazada.

Algunas comunidades y políticos ya han pedido que se cambie a un proceso de extracción más selectivo o directo que suponga una evaporación mucho menor, y probablemente menos producción y beneficios. Tanto SQM como Albemarle Corp. (ALB), los dos únicos productores de litio de Chile, están investigando este tipo de técnicas, relativamente poco probadas a nivel comercial.

PUBLICIDAD

En todo el mundo en desarrollo, el crecimiento de los vehículos eléctricos ha creado una nueva demanda de minerales, desde el litio de Atacama hasta el níquel de la Siberia rusa o el cobalto de la República Democrática del Congo. Alimentar el mundo con menos combustibles fósiles presenta una nueva serie de retos sociales y medioambientales. A corto plazo, ha hecho fabulosamente ricos a magnates de la minería como Ponce.

Pero la transición energética está dejando atrás a las comunidades donde se extraen los metales, dice Sara Plaza, de 70 años, residente indígena de Peine, un pueblo cercano a las operaciones de Atacama.

PUBLICIDAD
Sara Plaza, residente indígena del pueblo de Peine. Fotógrafo: James Attwood/Bloombergdfd

“La minería secó las salinas”, dice desde su modesta casa, con vistas a la extensión calcárea y las cimas de las montañas que rodean su pueblo. “Julio Ponce ha hecho lo que ha querido”.

El grupo de accionistas de Ponce no respondió a las solicitudes de comentarios realizadas a través de SQM.

PUBLICIDAD

SQM dice que está reduciendo sus tasas de bombeo de salmuera incluso mientras aumenta la producción, a través de eficiencias y centrándose en el litio y menos en los minerales utilizados en los fertilizantes. La empresa también está invirtiendo mucho más tiempo y dinero en tratar de ganarse el favor de los grupos indígenas, y señala que su contribución a las arcas del Estado, de alrededor del 60% de los ingresos, es una de las mayores del sector.

La empresa tiene una nueva campaña de marketing que destaca sus contribuciones, e incluso planea colocar por primera vez un cartel en su sede de Santiago para aumentar la visibilidad local. Todo esto se produce mientras se prepara para las conversaciones para renovar su contrato de arrendamiento minero con el gobierno que vence en 2030.

PUBLICIDAD

“Queremos decirle a la gente lo que hacemos”, dijo Carlos Díaz, jefe de litio de SQM. A saber, la producción de un mineral crítico que “ayuda a descarbonizar el mundo”.

En cuanto a Ponce, su camino hasta convertirse en el rey del litio dio muchos giros.

En 1969, Ponce se casó con Verónica Pinochet Hiriart, a quien conoció porque sus familias tenían casas de playa vecinas. Cuatro años más tarde, Pinochet dirigió el bombardeo del palacio presidencial de Chile en el golpe de Estado que lo llevó al poder.

Ponce trabajaba entonces en un aserradero en la selva del Tapón del Darién y se enteró del ataque por la televisión de Panamá. Bajo el gobierno de Pinochet, su suerte empezó a cambiar rápidamente.

Durante la dictadura, el antiguo estudiante de silvicultura fue nombrado presidente de una empresa estatal de celulosa, y ayudó a dirigir su privatización. Ponce llegó a dirigir otras empresas controladas por el gobierno y, finalmente, la agencia de desarrollo encargada de convertir empresas estatales en negocios privados, Corfo. La agencia también había encargado las primeras investigaciones sobre minerales críticos en Atacama, incluido el litio.

Ponce se alejó de esas funciones en 1983 para luchar contra las acusaciones de enriquecimiento ilícito en la adquisición de tierras de ranchos, de las que fue absuelto. Cuando Soquimich, como también se conoce a SQM, vendió acciones en 1986, volvió a las privatizaciones, pero esta vez en el lado de la compra. Él y los miembros de su familia compraron acciones, y cuando Ponce se convirtió en presidente en 1987, el consejo de administración todavía estaba lleno de oficiales militares. Años más tarde, la Contraloría de Chile descubrió que partes de Soquimich fueron privatizadas por apenas un tercio del valor de mercado.

María Monckeberg, autora chilena experta en las fortunas derivadas de las privatizaciones de la era Pinochet, dijo que las reformas impulsadas por asesores económicos que estudiaron en la Universidad de Chicago (conocidos como los Chicago boys) abrieron el camino para el auge de la riqueza de Ponce.

“Gracias a los roles que tuvo en Corfo, detectó la importancia de Soquimich”, dijo Monckeberg sobre Ponce. “Y comenzó a diseñar el plan para poseerla”.

Chile recién comenzaba a descubrir el potencial del litio en la época de Pinochet. Una minera de cobre llamada Anaconda documentó yacimientos cuando fue a buscar recursos hídricos en el desierto de Atacama en los años 60, según el libro de Monckeberg. En 1969, un instituto de investigación vinculado a la agencia de desarrollo señaló que la ubicación de los yacimientos podría permitir una extracción relativamente barata.

El litio, el metal más ligero de la tabla periódica, fue descubierto en 1817 por el químico sueco Johan August Arfwedson, y se utilizó inicialmente en pequeñas cantidades para tratar la depresión y el trastorno bipolar. Más tarde se convirtió en el objetivo de las potencias militares interesadas en la bomba de hidrógeno, y con el tiempo los investigadores le encontraron diversos usos: impermeabilización, pólvora, vidrio resistente al calor, aire acondicionado y baterías de autos eléctricos.

Minería La transición energética
Minerales utilizados en los autos eléctricos frente a los convencionales
Naranja: Cobre, Blanco: Litio, Azul: Níquel, Rojo: Manganeso, Púrpura: Cobalto, Amarillo: Grafito, Azul claro: Zinc, Verde: Tierras raras, Rosa: otrosdfd

“Con una consistencia blanda, un color blanco y unas propiedades sorprendentes, el litio abre las puertas a aplicaciones de gran complejidad y sofisticación”, decía un libro de 1986 editado por Gustavo Lagos, científico de la Universidad de Chile. El litio tenía “un significado casi mágico, conteniendo en él las esperanzas que ni el cobre ni siquiera la sal alcanzaron en la vida de la nación”.

Ponce se convirtió en presidente de SQM en 1987 y siguió aumentando su participación. Seis años más tarde, obtuvo un contrato de arrendamiento de derechos exclusivos de explotación minera sobre 81.920 hectáreas (202.428 acres) en el salar de Atacama. La empresa invirtió cientos de millones en el lugar, centrándose inicialmente en la potasa.

Mientras SQM se convertía en una de las empresas más rentables de Chile, Ponce rechazó en 2006 un intento de adquisición por parte de PotashCorp, el mayor productor de potasa de Norteamérica, al firmar un pacto con la empresa comercializadora japonesa Kowa. En 2018, cuando ya no era presidente pero seguía siendo un gran accionista, Ponce consiguió un acuerdo para proteger los secretos comerciales de la empresa en medio de un esfuerzo de un competidor chino más grande, Tianqi Lithium Corp. (002466), para tomar una participación. El hermano de Ponce, Eugenio, sigue siendo asesor de SQM.

Ponce también ha tenido que soportar escándalos. Renunció a su cargo de presidente durante décadas en 2015 en medio de una investigación sobre la financiación ilícita de campañas políticas, que llevó a un acuerdo de US$30 millones con la Comisión de Bolsa y Valores (la SEC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos y una multa para el entonces director general de SQM (el propio Ponce no fue acusado). Ponce también luchó contra las acusaciones de manipulación del mercado en los tribunales, y redujo con éxito una multa récord de US$70 millones, un resultado que los críticos vieron como el signo de un sistema que favorece injustamente a las élites.

Hoy en día, Ponce tiene tiempo para visitar su club de polo en Santiago, dar paseos a caballo en su finca de unas 5.000 hectáreas e incluso realizar saltos ecuestres durante la pandemia. Sus hijos a veces lo acompañan en los paseos (los cuatro fueron vetados de la gerencia de SQM en 2018, pero no de las sociedades del holding SQM, donde sus hijas son directoras). Un fideicomiso con sede en Panamá mantiene las acciones de SQM en beneficio de la familia. Ponce mantiene a la familia cerca, incluido su hermano Gustavo, un gurú del yoga que ha defendido a Julio en la televisión chilena.

“No es fácil estar en su posición”, dijo Gustavo sobre su hermano en un texto de respuesta a Bloomberg.

Pero una reescritura constitucional representa un desafío que podría ser más difícil de resolver para Ponce que sus anteriores batallas judiciales.

Una de las gigantescas piscinas de evaporación de salmuera en el desierto de Atacama en Chile. Fotógrafo: James Attwood/Bloombergdfd

Cristina Dorador, uno de los miembros de la convención constitucional de Chile, dice que la actual carta no reconoce que el salar de Atacama es un ecosistema que se ve afectado cuando se bombean grandes volúmenes de salmuera para la extracción de litio. Como científica, ha publicado estudios sobre la disminución de la presencia de flamencos en las lagunas cercanas a la extracción de litio.

SQM afirma que esos estudios no tienen en cuenta el impacto del turismo en las aves migratorias, y añade que mientras la producción de litio aumenta, el bombeo de salmuera disminuye y las condiciones de alimentación no han cambiado. Los sistemas de seguimiento muestran que las poblaciones de flamencos se han mantenido estables a lo largo del tiempo, dijo SQM, y añadió que acoge con satisfacción los esfuerzos científicos para comprender mejor las relaciones entre la minería y el medio ambiente.

Dorador dijo que la promesa de hacer frente al cambio climático mediante el suministro de los materiales necesarios para el cambio a las energías renovables ha enriquecido a mineros como SQM, pero pocos consumidores de vehículos eléctricos son conscientes de los nuevos tipos de problemas ambientales que la transición está creando.

“Si vamos a hacer alguna explotación, hay que hacerla con lo último en tecnología y garantizar que las consecuencias sean mínimas”, dijo. “Tiene que haber una decisión nacional”.

Joe Lowry, fundador de la empresa asesora Global Lithium LLC, dijo que SQM tiene que abordar las preocupaciones medioambientales, pero a estas alturas (con una escasez de litio que apuntala los precios cerca de máximos históricos) no es un “gran obstáculo”, al menos desde el punto de vista financiero. Incluso es poco probable que una reforma constitucional altere las fuerzas que están trabajando a favor de Ponce, dijo.

“El nuevo gobierno ciertamente no querrá detener los enormes ingresos por regalías”, dijo.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD