La aplicación Snapchat en un smartphone arreglado en Saint Thomas, Islas Vírgenes, Estados Unidos, el viernes 29 de enero de 2021.  Fotógrafo: Gabby Jones/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Es fácil perder de vista el panorama general de las cosas en tiempos como estos.

Twitter (TWTR), por ejemplo, esta mañana culpó a la incertidumbre relacionada a la adquisición de la compañía por parte de Elon Musk como un factor de su desaceleración en el segundo trimestre, junto con “los vientos en contra de la industria asociados con el ambiente macro”. Eso suena un poco como si Twitter estuviera dirigiéndose a la multitud anti-Musk. El crecimiento del 3% de los ingresos de la empresa en el trimestre (excluyendo la contribución al trimestre del año anterior de su negocio MoPub, recientemente desinvertido) es más o menos lo que cabría esperar en este entorno económico, teniendo en cuenta cómo se ha comportado Twitter en relación con otras empresas de publicidad en Internet en el pasado.

De hecho, la comparación más fácil es con Snap (SNAP), que informó el jueves por la noche que el crecimiento de sus ingresos se redujo al 13% desde el 38% en el primer trimestre, ya que los anunciantes se retiraron en medio de la creciente inflación y otros desafíos. El crecimiento de los ingresos de Twitter en el primer trimestre fue del 22%, por lo que una caída de 19 puntos porcentuales no parece descabellada.

Además, recordemos que en el segundo trimestre de 2020, cuando los confinamientos por el Covid-19 aplastaron brevemente el negocio de la publicidad, el crecimiento de los ingresos de Snap se redujeron al 17% desde el 44% del primer trimestre. Los ingresos de Twitter cayeron un 19% tras haber aumentado un 2,6% en el primer trimestre.

PUBLICIDAD

Los resultados relacionados a la publicidad de Twitter ciertamente están por detrás de los de Snap, pero no es nada nuevo. Del 2017 al 2021, el crecimiento de los ingresos de Snap fue del 60% en promedio, mientras que el de Twitter fue del 16%. Claro, Snap era una empresa más joven, por lo que se podía esperar que creciera más rápido. Pero durante el mismo período, la matriz de Facebook, Meta Platforms (FB), promedió un crecimiento de ingresos del 34%. Los resultados irregulares de Twitter, por supuesto, son la razón por la que la perspectiva de una adquisición por parte de Musk resultaba atractiva. Es un poco exagerado, entonces, que Twitter culpe ahora a Musk de su débil rendimiento.

No es sólo en Twitter donde es fácil perder de vista el bosque por los árboles. Los inversores también pueden estar reaccionando de forma exagerada a los resultados de Snap.

Snap advirtió en mayo que el “entorno macroeconómico se ha deteriorado más y más rápido de lo previsto” cuando presentó los resultados del primer trimestre en abril y proyectó un crecimiento de los ingresos de entre 20% y 25% en el segundo trimestre. Las acciones de Snap cayeron de inmediato un 43% hasta situarse justo por debajo de los US$13. Tras recuperarse en los últimos días hasta superar los US$16, las acciones cayeron más de un 35% hasta situarse justo por encima de los US$10 el viernes por la mañana.

PUBLICIDAD

A este precio, Snap cotiza a 3,2 veces los ingresos futuros, según datos de Bloomberg, en línea con Meta Platforms y solo un poco por delante de Pinterest (PINS). Sin embargo, los analistas esperan que Meta presente la semana que viene unos ingresos planos para el segundo trimestre, mientras que se espera que Pinterest registre un crecimiento de los ingresos del 10%. En otras palabras, ambas empresas van por detrás de Snap en cuanto a crecimiento, mientras que Pinterest se enfrenta a cuestiones más fundamentales sobre el crecimiento de los usuarios.

Es posible que Snap sea castigada por la forma en que comunica sus expectativas. En su declaración de mayo, la compañía dijo que reportaría ingresos “por debajo del extremo inferior” de su orientación. Los resultados reales de Snap terminaron un poco por debajo de lo que Wall Street suponía. Pero en este entorno, la incertidumbre es el nombre del juego.

Los inversores también pueden estar perdiendo la confianza en las perspectivas a largo plazo de Snap. En una nota de esta mañana, el analista de MoffettNathanson Michael Nathanson dijo que “existe el riesgo de que Snap sea incapaz de invertir lo suficiente para competir con las plataformas rivales, y el crecimiento de los usuarios puede comenzar a tambalearse.”

Está claro que existe ese riesgo, dado lo voluble que es el público joven de Snap. Pero también se podría argumentar que empresas como Meta, que lidia con problemas existenciales como el contenido tóxico y la competencia de TikTok, y Pinterest, cuya gestión está en transición, se enfrentan a una mayor incertidumbre. De hecho, los resultados del segundo trimestre de Snap no son un buen augurio para lo que Meta y Pinterest reporten en el mismo periodo. En cuanto a Snap, parece un poco pronto para abandonar la esperanza en las perspectivas de crecimiento a largo plazo de la empresa.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.