Política de AMLO a favor de CFE y Pemex presagia larga disputa con EE.UU. y Canadá

Una larga batalla entre los socios del T-MEC podría poner en riesgo oportunidades de inversión para Norteamérica

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, ha hecho del fortalecimiento de las energéticas estatales mexicanas a costa de las empresas privadas el emblema de su Administración
Por Nacha Cattan
22 de julio, 2022 | 03:36 PM

Bloomberg — Empresas de EE.UU. y Canadá han solicitado medidas contra las políticas energéticas nacionalistas del Gobierno México, pero la queja comercial que sus países presentaron el jueves 21 de julio podría llevar a Norteamérica por un camino peligroso.

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, ha hecho del fortalecimiento de las energéticas estatales mexicanas a costa de las empresas privadas el emblema de su Administración, y no hay señales de que ceda lo suficiente para satisfacer a sus vecinos.

Su posición podría conducir a una disputa comercial prolongada en virtud del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá, conocido como T-MEC.

Exnegociadores del tratado señalan que la disputa costaría a México entre US$10.000 millones y US$30.000 millones en aranceles.

PUBLICIDAD

Las consecuencias de una larga batalla podrían poner en riesgo oportunidades de inversión para toda la región, justo cuando se espera que las interrupciones en la cadena de suministro de Asia impulsen significativamente el comercio dentro Norteamérica.

“Estamos viendo un potencial desastre entre EE.UU., México y Canadá”, dijo en una entrevista Kenneth Smith Ramos, quien fue el principal negociador del T-MEC de México hasta 2019. “México tendría que reformar por completo dos leyes que son esenciales para AMLO”.

La última señal de que López Obrador se mantiene firme se produjo el viernes, cuando dijo que la relación comercial de México con EE.UU. no puede darse a costa de la dignidad de los mexicanos.

PUBLICIDAD

Ha insistido en que su política energética no viola el T-MEC y dijo que anunciará su respuesta formal a la denuncia en un desfile militar para conmemorar el Día de la Independencia de México el 16 de septiembre.

“Dado lo fuerte que López Obrador se siente acerca de sus políticas proteccionistas en el sector energético, es poco probable que se llegue a un acuerdo”, dijo Carlos Petersen, analista político de Eurasia Group. “Esto no pondrá en peligro el T-MEC en su conjunto, pero sin duda creará tensiones y posibles medidas de represalia por parte de EE.UU. y Canadá”.

Esta semana, EE.UU. y Canadá solicitaron conversaciones para la resolución de disputas en el marco del T-MEC argumentando que México está violando el libre comercio con sus medidas para priorizar la energía de su empresa estatal de servicios públicos sobre la de empresas privadas de energías renovables.

Ambos países argumentan que las políticas de AMLO han conducido a negaciones y revocaciones de la capacidad de las empresas estadounidenses para operar en el sector energético de México.

La oficina de AMLO restó importancia a la posibilidad de una disputa.

“No hay intención de conflicto, todo lo contrario, diálogo tranquilo”, dijo Jesús Ramírez, vocero de AMLO, en una entrevista posterior a las declaraciones del presidente. “Sí nos interesan las inversiones de las empresas de EE.UU. y de Canadá”.

Oportunidades perdidas

A la larga, la disputa podría afectar el atractivo de México y Norteamérica para los inversionistas, señaló en una entrevista Luis de la Calle, exfuncionario de comercio de México.

PUBLICIDAD

En medio de las interrupciones en las redes de envíos globales, el cambio en la ruta de las cadenas de suministro provenientes de Asia podría impulsar las exportaciones de México en más de US$35.300 millones al año, según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo.

Pero la disputa comercial pone parte de eso en riesgo, dijo De la Calle.

Los problemas económicos en China y Europa han convertido a Norteamérica en la región más competitiva del mundo en este momento, sostuvo De la Calle.

Si los tres países no logran llegar a un acuerdo, el principal costo es el costo de oportunidad para México y Norteamérica de no aprovechar el contexto internacional que favorece tremendamente a Norteamérica.

PUBLICIDAD

En virtud de las normativas del T-MEC, la queja comercial le da a México hasta 30 días para acceder a programar consultas. Si después de 75 días no se llega a un acuerdo, EE.UU. podría solicitar que un panel formal escuche los argumentos de ambas naciones.

Si bien ese proceso se enfoca en lograr que México acepte acciones correctivas, los conflictos prolongados pueden, a la larga, llevar a que EE.UU. imponga aranceles punitivos a las importaciones de México en virtud del pacto comercial de dos años de antigüedad.

PUBLICIDAD

López Obrador ha dicho que el sector petrolero está excluido del acuerdo, un argumento que Smith y otros expertos en comercio ponen en duda.

El miércoles de 20 julio, en su conferencia de prensa diaria, después de que EE.UU. anunciara su queja, AMLO puso una canción titulada “Uy, qué miedo”, que parecía restar importancia a sus preocupaciones.

También dijo que estaba protegiendo al país contra empresas voraces y agregó que, al iniciar la disputa, la Administración Biden corría el riesgo de parecer que está apoyando a empresas corruptas.

López Obrador ha trabajado para que México regrese a una independencia energética respaldando al productor estatal de petróleo y gas Petróleos Mexicanos, conocido como Pemex, y a la eléctrica estatal CFE. El Gobierno se ha negado a otorgar permisos a varios proyectos energéticos extranjeros casi terminados.