Panaderos hacen llamado urgente al nuevo Gobierno colombiano para salvar negocios

Desde Adepan hacen un llamado al nuevo Gobierno para que considere el desmonte del impuesto al consumo del 8% que estaría pesando sobre la actividad

Un trabajador ubica el pan recién horneado en la sección de panadería dentro de un hipermercado.
27 de julio, 2022 | 03:00 AM

Bogotá — Al menos un 80% de las panaderías en Colombia son emprendimientos familiares que en los últimos meses han estado presionados por el alza de los precios que afectan los costos de producción en un entorno económico adverso que amenaza su actividad.

Se ha presenciado el cierre de panaderías principalmente, esos negocios de barrio que tienen menos posibilidades de maniobra con unos precios como los actuales”, dijo en una entrevista con Bloomberg Línea la directora de la Asociación de Panaderos de Colombia (Adepan), Marcela Morales.

Se estima que en la actualidad este sector genera alrededor de unos 400.000 empleos directos, siendo una importante fuente de ingresos para los hogares dada su característica de estar conformado en su mayoría como emprendimientos familiares.

Morales reconoce que desde la agremiación están preocupados por el tema de la rentabilidad de estos negocios, en un país en donde se consume cerca de 25 kilogramos por persona al año de pan.

PUBLICIDAD
VER +
Trigo y maíz: ¿en qué momento Colombia prefirió importar más que producir?

“La rentabilidad es lo que nos preocupa, que de alguna manera se salga ya de manejo y que de alguna forma no les dé el negocio”, manifestó Marcela Morales sobre el cierre de panaderías que ya viene ocurriendo, aunque no se refirió a una cifra en concreto.

Desde Adepan indicaron que la mayor parte de esta problemática se ha centrado en los aumentos de los precios de las materias primas con los que ha tenido que soportar la industria, por lo que hacen un llamado urgente al Gobierno a tomar medidas sobre esto.

En lo corrido del año hasta junio la inflación de materias primas esenciales para esa actividad se mantuvo en un punto alto y en el caso del trigo y sus derivados se ubicó en el 28,65%, de acuerdo a cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

PUBLICIDAD
Croissants a la venta en una panadería y cafetería francesa en Chicago, Illinois, Estados Unidos, el sábado 16 de julio de 2022.dfd

En la categoría denominada otros productos de panadería la inflación anual a junio fue de 17,42%, en la de otras harinas, cereales y almidones de 15,32%; de mantequilla de vaca en 30,32%; de margarinas y grasas animales y vegetales de 13,45% y de azúcar y otros endulzantes del 16,77%.

Todos estos factores han llevado a que el alza de los precios del pan sea del 25,50% anual hasta junio, según las cifras oficiales.

“Desde hace ya más de un año venimos con aumentos reiterativos y en casi todas las materias primas que se necesitan para la producción del pan”, lamentó Morales.

¿Pan a mil pesos?

En una reciente entrevista con Bloomberg Línea, el gerente general de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales, Leguminosas y Soya (Fenalce), Henry Vanegas, señaló que con la subida de precios actuales para el cierre del año ya no iba a haber pan de $700 sino de $1.000.

“Nosotros esperamos que el pan no llegue a $1.000, lo que menos queremos desde el sector es esto”, comentó al respecto la directora de Adepan, Marcela Morales, quien destacó que en medio de todo este producto “todavía tiene un precio asequible”.

“Es un alimento de todos los días y realmente son muchas las familias que se pueden ver afectadas con un incremento de precios (…) en la medida en la que sigan subiendo los precios será muy difícil seguir manteniendo el negocio para las panaderías de barrio, que son los negocios más afectados”, dijo.

Por lo anterior manifestó que ya están hablándole al gobierno entrante de Gustavo Petro para tener unos canales de comunicación que permitan abordar estos desafíos, dado que compartió que con la Administración actual no obtuvieron una respuesta en estos meses.

PUBLICIDAD
VER +
El ocaso del algodón: ¿cómo consiguió Colombia destruir su propia industria?

Ante esta situación, desde Adepan hacen un llamado al nuevo Gobierno para que considere el desmonte del impuesto al consumo del 8% que estaría teniendo impactos negativos sobre la actividad. “Ese impuesto regresó en enero y pensamos de pronto que no era el año para tenerlo nuevamente por estas dificultades”, apuntó la directora de Adepan.

La propuesta de esta agremiación consiste en volver a aplazar ese impuesto, al mismo tiempo que se buscan otro tipo de fuentes de recaudo hasta que se estabilice el precio de las materias primas.

“Indiscutiblemente todos estos factores externos nos afectan y es parte de esta situación. Es todo ese entorno global, la inflación, el precio del dólar, que se refleja en estos insumos. Considerando además que el trigo en Colombia se importa en un 97%, lo que producimos es mínimo, y este insumo es el principal en el proceso de panificación”, concluyó.