Mercados

Coberturas financieras, el contraste de anticiparse a las fluctuaciones en los precios

Las principales coberturas que adoptan las empresas se centra en el tipo de cambio y tasas de interés

Adquirir coberturas permite a la empresa limitar las presiones en la rentabilidad o en los costos; además de que limita el incremento en el precio final para los consumidores.
05 de agosto, 2022 | 04:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — La volatilidad actual que registra el mercado deterioró los ciclos donde los empresarios podían intuir comenzar a adquirir coberturas para evitar presiones en la rentabilidad; sin embargo, cada vez son más las empresas que se acercan a comprar este tipo de instrumentos, de acuerdo con el director de Soluciones en Divisas y Derivados en Banco Base, Guillermo Mateos.

“Sí está creciendo mucho y afortunadamente hay mucho tramo por avanzar”, dijo en entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

En los últimos meses, el mercado se enfrenta al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, los problemas en la cadena de suministro, presiones inflacionarias, ciclo de alzas en la tasa de interés, el reciente conflicto entre China y EE.UU, y una posible recesión económica. Estos elementos afectan los ciclos que anteriormente se tenían identificados y que permitían establecer coberturas temporales.

“Despierta la necesidad de que en semanas o días los proyectos pueden dejar de ser rentables y comienza a haber más apetito por cubrir”.

PUBLICIDAD

Una cobertura financiera es una inversión que realizan las empresas para reducir el riesgo en los movimientos abruptos en los precios. Dentro de las coberturas también se encuentran los derivados.

“Son valores que se mueven en términos de uno o más activos subyacentes. Incluyen opciones, swaps, futuros y contratos a plazo. Los activos subyacentes pueden ser acciones, bonos, productos básicos, divisas, índices o tasas de interés”, menciona una nota informativa de Rankia.

Desde México se pueden adquirir a través del Mercado de Derivados (MexDer) o en EE.UU. a través de las casas de bolsa.

De acuerdo con el estratega en Banco Base, las principales coberturas que adoptan las empresas se centra en el tipo de cambio y tasas de interés. Sin embargo, dijo que hace falta información al respecto ya que existe un desconocimiento de las bondades de las coberturas y los beneficios que genera a las empresas.

PUBLICIDAD

Adquirir coberturas permite a la empresa limitar las presiones en la rentabilidad o en los costos; además de que limita el incremento en el precio final para los consumidores. Un ejemplo es Volaris. La aerolínea de bajo costo utiliza coberturas en el combustible y, con ello, minimizar los impactos potenciales sobre la utilidad neta y sobre las necesidades de capital de la emisora.

Al segundo trimestre del año, Volaris reportó un aumento de 61% por el incremento en el precio de la turbosina, principal combustible utilizado en las aeronaves. El documento detalla que el costo por galón aumentó 107%, situación que presionó la rentabilidad de la compañía. En el periodo mostró una pérdida neta de US$49 millones.

PUBLICIDAD

El reporte refiere que, hasta la fecha de la emisión del documento trimestral, Volaris no cuenta con coberturas por el precio del combustible.

“Volaris contrata instrumentos financieros derivados con el fin de contar con protección contra aumentos en el precio de combustible; a la fecha de este reporte, Volaris no cuenta con instrumentos financieros derivados de combustible”.

PUBLICIDAD

En el listado de empresas también destaca Gruma, la fabricante de tortillas de maíz y harina, quien a diferencia de Volaris, reportó un gasto neto de US$5 millones, frente a los US$23,9 millones del segundo trimestre del 2021.

“El cambio se debió principalmente a ganancias en las posiciones de coberturas de Gruma, lo cual mitigó los mayores costos del maíz en el costo de las ventas en el 2T21″, mencionó en el documento corporativo.

PUBLICIDAD

Gruma cubre parte de los requerimientos de producción a través de contratos futuros, swaps y opciones con la finalidad de reducir los impactos en el precio del maíz, trigo, gas natural y diesel. Además, contrató instrumentos financieros como swaps de tasas de interés y forwards de tipo de cambio.

La compra de este tipo de instrumentos de cobertura no se limita a las empresas que cotizan en bolsa. De acuerdo con el estratega en Banco Base, desde las medianas empresas que tengan interacción con el comercio exterior o que comercializan bienes en dólares pueden cubrirse.

“Cualquier empresa que tiene un pasivo financiero, que tiene un crédito tiene un riesgo de tasa, no es necesario que esté en bolsa”.

PUBLICIDAD