Actualidad

Mastercard se enfrenta a negativa de los minoristas por los pagos a plazos

Se estableció un límite mínimo de compras para poder utilizar este sistema y proteger al consumidor

Mastercard
Por Jenny Surane
14 de agosto, 2022 | 03:09 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — La compañía de tarjetas de crédito Mastercard Inc. (MA) es objeto de críticas por parte de los minoristas por un nuevo producto que permite a sus clientes pagar sus compras a plazos.

De acuerdo con personas conocedoras del tema, el gigante del sector de los pagos comenzó a notificar a los minoristas y a sus entidades bancarias que les cobrará el 3% del precio de la compra cada vez que un consumidor elija utilizar el nuevo programa. Los comercios se inscribirán de forma automática en el nuevo servicio de “compre ahora y pague después” de Mastercard, si bien podrán optar por no hacerlo.

La tarifa sorprendió a algunos de los grandes minoristas de EE.UU., ya que muchos de ellos han llegado a acuerdos separados con las compañías emisoras de tarjetas de crédito y con los proveedores de “compre ahora y pague después”, cosa que podría obstaculizar la oferta de servicios competitivos a sus consumidores.

PUBLICIDAD

Por el contrario, otros están adoptando el nuevo servicio, dado que el costo del 3%, pese a ser más alto que cualquiera de las tarifas normales de Mastercard por aceptar tarjetas de crédito, es inferior a lo que cobran la mayoría de los proveedores independientes por el mismo producto de compre ahora y pague después.

Chiro Aikat, vicepresidente ejecutivo de productos e ingeniería de Mastercard, con sede en Buy (Nueva York), afirmó en un comunicado enviado por correo electrónico que “la promesa de compre ahora y pague después (BNPL, por sus siglas en inglés) se cumplirá completamente cuando todos se beneficien, los prestamistas, los comerciantes y, en última instancia, el cliente”. “En 2021, cuando elaboramos nuestro programa, queríamos ofrecer otra forma de pago transparente y sin fisuras, con el mismo grado de confianza y seguridad que se espera de Mastercard”.

El conflicto es el episodio más reciente en el drama de larga duración entre los minoristas y Mastercard y su rival Visa Inc. (V). Los comerciantes se han vuelto cada vez más expresivos sobre el costo de aceptar pagos electrónicos, con tarifas de procesamiento que se dispararon a US$137.800 millones solo el año pasado, según la publicación de la industria The Informe Nilson.

PUBLICIDAD

Afterpay y Klarna

Mastercard estrenó el programa de cuotas el año pasado como parte de la respuesta de las redes al aumento del interés de los consumidores en dividir el costo de sus compras. La medida se produjo después de que las empresas de tecnología financiera centradas en el espacio de comprar ahora y pagar después, firmas como Afterpay (AFTPY) y Klarna, ya habían desviado hasta US$10.000 millones en ingresos anuales de los bancos, según McKinsey & Co.

Cuando estuvo listo para anunciar el nuevo servicio, Mastercard ya se había asociado con prestamistas, incluido el proveedor de tarjetas de tiendas Synchrony Financial y la unidad de tarjetas de EE.UU. de Barclays Plc (BARC) para desarrollar el nuevo producto.

La idea era que esos prestamistas y otros, junto con las nuevas empresas de tecnología financiera y las empresas que ofrecen billeteras digitales, pudieran aprobar a los consumidores para un préstamo a plazos antes de una compra u ofrecer la opción durante el pago.

En cuestión de meses, Mastercard anunció que minoristas como Walgreens Boots Alliance Inc. (WBA), American Airlines Group Inc. (AAL) y Bass Pro Shops habían acordado trabajar con la red en el lanzamiento del nuevo servicio. En junio, el gigante tecnológico Apple Inc. (AAPL) anunció que usaría Mastercard para su nuevo producto Pay Later.

“Al usar la red Mastercard, Apple Pay Later solo funciona con Apple Pay y no requiere integración para los comerciantes”, dice Apple en su sitio web .

Comida, gasolina

Aún así, otros minoristas, algunos en la industria de comida rápida, junto con estaciones de servicio y tiendas de conveniencia, le han dicho a la red en los últimos meses que optarán por no ofrecer el nuevo servicio, según algunas de las personas familiarizadas con el asunto, quien pidió no ser identificado discutiendo discusiones internas.

PUBLICIDAD

En la mayoría de los casos, eso se debió a que a los minoristas les preocupaba que sus clientes tomaran préstamos a plazos para pagar compras más pequeñas, dijeron las personas. No querían que los consumidores se sintieran insatisfechos pagando un tanque de gasolina o una comida meses después de que se acabara.

Sin embargo, Mastercard no tenía la intención de dirigirse a tales comerciantes, ya que buscaba alinear participantes para el nuevo programa, dijo una de las personas. También estableció un mínimo de US$50 para comprar ahora y pagar después como parte de sus esfuerzos para proteger a los consumidores.

La compañía dijo que compilaría una lista de los comerciantes que optaron por no aceptar el nuevo servicio, pero algunos minoristas se enfadaron con esa idea, temiendo que pudiera alejar a los clientes.

PUBLICIDAD

En cambio, Mastercard informará a los emisores de tarjetas qué minoristas han optado por no recibir el servicio para que no promuevan ni autoricen esas transacciones de esos comerciantes, según una de las personas. Los proveedores de billeteras digitales no harán que la opción esté disponible cuando los clientes paguen en esos minoristas, dijo la persona.

Tarifas por pasar la tarjeta

Mastercard y Visa se han enfrentado durante mucho tiempo a la ira de los comerciantes porque establecen las tarifas que se cobran a los minoristas cada vez que un consumidor pasa una de sus tarjetas al momento de pagar. Los bancos cobran la mayor parte de las llamadas tarifas de transferencia antes de entregar una parte de ellas a los dos gigantes de los pagos.

PUBLICIDAD

Los comerciantes obtuvieron una victoria reciente en la batalla por las tarifas de transferencia cuando dos senadores estadounidenses introdujeron una legislación que les daría a los comerciantes la capacidad de enrutar transacciones con tarjetas de crédito a través de redes alternativas.

La medida se produjo después de que Visa y Mastercard introdujeran una serie de cambios en las tarifas de transferencia a principios de este año, lo que provocó protestas entre los minoristas que dicen que ya están lidiando con los efectos de la inflación en su nivel más alto en 40 años.

“Esto conlleva todo tipo de nuevas dimensiones que van más allá de las frustraciones con las tarjetas de crédito”, dijo Doug Kantor, asesor general de NACS (por sus siglas en inglés), un grupo comercial que representa a la industria de las tiendas de conveniencia. “Definitivamente es una fuente de frustración. Nadie debe optar automáticamente por ningún servicio en este contexto. Y, francamente, el servicio que ofrecen no tiene sentido para muchos minoristas”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD