Actualidad

Cinco cosas que la Ley Climática de Biden cambiará para los fabricantes de autos

Entre las innovaciones se encuentra un crédito de US$4.000 para la compra de vehículos eléctricos usados

Carga eléctrica
Por Keith Laing
16 de agosto, 2022 | 06:49 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, promulgó el martes la Ley de Reducción de la Inflación, que asciende a US$437.000 millones, y que se centra en el clima, las prestaciones de salud y el apoyo contra la sequía. Esta ley introducirá grandes cambios en la industria automotriz estadounidense, empleando incentivos para estimular a los fabricantes de autos a incrementar la producción de los denominados vehículos no contaminantes, en un intento por cumplir los compromisos con el medio ambiente.

Los fabricantes de automóviles y sus grupos de presión pueden quejarse de muchas cosas en la letra pequeña. La más importante es la restricción que limita progresivamente los créditos fiscales a los vehículos ensamblados en América del Norte y con baterías fabricadas con materias primas provenientes exclusivamente de países con los que Estados Unidos ha suscrito acuerdos de libre comercio.

La administración Biden, con el fin de ayudar a los consumidores, ha publicado un listado de los vehículos de los años 2022 y 2023 que, según indica, podrían cumplir el requisito del proyecto de ley de “ensamblaje final” en Norteamérica. Por otra parte, puso a disposición un sitio de internet donde los consumidores y los concesionarios pueden introducir su número de identificación de vehículo a fin de comprobar su elegibilidad, además de una lista de preguntas habituales.

PUBLICIDAD

Los compradores que suscriban un contrato vinculante para tomar posesión de un vehículo eléctrico antes del 16 de agosto podrán reclamar el crédito aunque aún no hayan recibido el vehículo, dijo el Departamento del Tesoro.

Éstas son cinco cosas que cambiarán próximamente para los fabricantes de automóviles con la nueva ley:

1) Al principio, calificarán menos vehículos eléctricos. La nueva regla que requiere el ensamblaje en América del Norte elimina alrededor del 70% de los 72 modelos que actualmente son elegibles para los créditos fiscales de US$7.500 que los hacen atractivos para los compradores, dice la Alianza para Innovación Automotriz. Y se vuelve aún más difícil: cuando las reglas de materia prima entren en vigencia en 2023, la Alianza dice que la cantidad de vehículos que califican actualmente se reduciría a cero.

PUBLICIDAD

2) Eliminación de un límite sobre cuántos EV son elegibles. Según la política anterior, solo los primeros 200.000 vehículos eléctricos vendidos por un fabricante determinado calificaban para los créditos, lo que molestaba a General Motors Co. (GM), Tesla Inc.(TSLA) y Toyota Motor Corp. (TM), que habían superado el límite. A partir del próximo año, sus vehículos volverán a ser elegibles, siempre y cuando cumplan con los nuevos requisitos de América del Norte y de fuentes minerales.

3) Los vehículos eléctricos usados, al menos los baratos, se unen a la fiesta. Un crédito de US$4.000 para autos eléctricos usados estará disponible por primera vez después del 31 de diciembre, siempre que los vehículos eléctricos tengan un precio de no más de $25.000 y los ingresos del comprador alcancen un máximo de US$75.000 para un contribuyente que presenta una sola declaración o US$150.000 para contribuyentes conjuntos. También por primera vez, a partir de 2024, los consumidores que compren vehículos limpios nuevos o usados en concesionarios registrados podrán recibir descuentos en el punto de venta equivalentes al valor de sus créditos.

4) Las empresas también tienen un descanso. Los vehículos comerciales que no funcionan con un motor de combustión interna pueden calificar para un crédito fiscal máximo de US$7.500, con parte del valor determinado por las restricciones de peso.

5) No se trata solo de vehículos eléctricos. La energía de hidrógeno se incluiría en el crédito por primera vez, en virtud de una disposición que amplía la definición de un “automóvil limpio” para incluir modelos alimentados por celdas de combustible. Anteriormente, había un crédito por separado para vehículos con celdas de combustible.

Con la asistencia de Ari Natter.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD