La insignia del club Manchester United se coloca en el tablero durante el partido de la Premier League entre el Fulham FC y el Manchester United en Craven Cottage el 09 de febrero de 2019 en Londres, Reino Unido. (Foto de Catherine Ivill/Getty Images)
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Según el viejo refrán del fútbol, la esperanza es lo que te mata.

Seguramente los seguidores del Manchester United desearon por un momento que Elon Musk, el hombre más rico del mundo, hubiera hablado en serio cuando tuiteó que iba a comprar el histórico pero tambaleante club de fútbol inglés.

PUBLICIDAD

Sin embargo, no fue así, ya que quizás olvidó que, además de poseer el récord de 20 títulos de primera división, el club también cotiza en la Bolsa de Nueva York como Manchester United Plc. (MANU). Lo último que necesita Musk es más problemas con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC).

El cofundador y CEO de Tesla Inc. (TSLA), que se ha visto en problemas con los reguladores por su afición a tuitear casi cualquier cosa a sus 100 millones de seguidores en Twitter (TWTR), sería sin duda un propietario controvertido. Sin embargo, a pesar de ser uno de los pocos equipos deportivos profesionales de cualquier liga con una base de aficionados verdaderamente global (incluido este corresponsal en Tokio, además de Musk cuando era niño), el Manchester United es ahora un caos en el terreno de juego. Los aficionados necesitan urgentemente una buena noticia. El club ha perdido los dos partidos de la temporada de la Premier League, incluido el 4-0 de la semana pasada ante el humilde Brentford; hace casi 10 años que no gana un título de liga.

PUBLICIDAD

Eso hace que incluso Musk parezca una mejor alternativa como administrador que los hijos del difunto Malcolm Glazer, que compró el club en una polémica compra apalancada en 2005. Así que vamos a darnos el gusto por un momento: ¿Cómo habría sido una adquisición del Manchester United por parte de Elon Musk?

Musk es rico, por supuesto, al menos mientras el precio de las acciones de Tesla se mantenga. Dado que el Chelsea FC se vende por unos US$5.200 millones, Musk probablemente podría haber adquirido el United (que actualmente tiene un valor empresarial de US$2.700 millones) con el dinero obtenido de las acciones de Tesla que vendió la semana pasada (suponiendo que un tribunal de EE.UU. no le obligue a comprar Twitter Inc.) y le quedaría algo de dinero para comprar un delantero que sustituya a Cristiano Ronaldo. En un momento en el que el club se esfuerza por comprar jugadores para ayudar a su nuevo y asediado entrenador, Erik ten Hag, una inyección de dinero sería bienvenida. Y piense en las posibles sinergias con los productos de Tesla: Elon todavía tiene que demostrar una versión en movimiento de su próximo robot Optimus, pero incluso un bot estático sería probablemente una mejora en el centro del campo en comparación con Scott McTominay.

PUBLICIDAD

Pero el problema de los Glazer no es, como suelen quejarse los aficionados, que no hayan gastado lo suficiente. El problema es cómo lo han gastado. En la última década se han gastado más de US$1.000 millones en jugadores, y casi todos han sido un fracaso.

Desde que el brillante periodo de 27 años de Alex Ferguson llegó a su fin en 2013, el United ha cambiado el rumbo de los directivos una y otra vez en un intento de perseguir la gloria a corto plazo. David Moyes recibió un contrato de seis años para suceder a Ferguson y fue despedido después de 10 meses. A continuación se permitió a Louis van Gaal dos años para demoler y reconstruir el equipo, antes de deshacerse ignominiosamente de él justo cuando empezaba a ganar. José Mourinho, su sustituto en 2016, fue un fracaso que cualquiera podía ver venir: acababa de ser despedido del mismo puesto en el Chelsea. En julio del año pasado, Ole Gunnar Solskjaer recibió un nuevo contrato y se le mostró la puerta apenas cinco meses después. Y así sucesivamente.

PUBLICIDAD

A pesar de todos los defectos de Musk, la falta de visión a largo plazo no es uno de ellos. Tesla y SpaceX hacen cosas que otros consideraban imposibles. Y seguramente no podría haberlo hecho sin contratar a los mejores ejecutivos, algo en lo que los Glazer han sido pésimos.

Y probablemente Elon no sería el propietario más provocador del mundo, ni siquiera de la Premier League, que está plagada de propietarios controvertidos y de sospechas de lavado deportivo (sportswashing). El Newcastle United fue adquirido el año pasado por el fondo soberano de Arabia Saudita apenas tres años después del asesinato de Jamal Khashoggi. El gasto del Manchester City, propiedad del viceprimer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mansour, ha atraído casi tanta atención como su éxito en el campo. Los propietarios estadounidenses que conforman más de la mitad de la Premier League parecen estar en ella por el rendimiento del capital, cuando lo que los aficionados quieren es normalmente un gasto ilimitado y ambición. La oleada de compras de clubes europeos por parte de los chinos a mediados de la década de 2010 levantó ampollas, aunque en gran medida se ha reducido.

PUBLICIDAD

Si Musk hubiera pasado la prueba de “idoneidad” para la propiedad del fútbol inglés es una pregunta que, por ahora, podremos evitar responder. Pero ahora que el United se enfrentará a su rival, el Liverpool, contra el que perdió por un total de 9-0 en dos partidos la temporada pasada, perdonen a los aficionados por esperar que el tuit de Musk inspire a otro multimillonario benévolo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com