Una maqueta del avión supersónico Overture en el stand de Boom Technology Inc. durante el segundo día del Salón Aeronáutico Internacional de Farnborough, Reino Unido, el martes 19 de julio de 2022.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — American Airlines Group Inc. (AAL) acaba de acordar la compra de 20 aviones supersónicos de Boom Supersonic, diseñados para transportar hasta 80 pasajeros. Entonces, ¿cuándo se podrá comprar un boleto para volar a 1,7 veces la velocidad del sonido desde Nueva York a Londres y reducir el tiempo de viaje a la mitad? Probablemente jamás.

Aunque la idea de un vuelo supersónico comercial es atractiva, los obstáculos financieros y tecnológicos para reemplazar al legendario Concorde, que dejó de volar en 2003, serán increíblemente empinados. Hay razones para que ningún fabricante de aviones haya construido un sustituto de ese icónico avión a pesar de los avances en ingeniería. El Concorde, que realizó sus primeros vuelos regulares de pasajeros en 1976, fue más un éxito de culto que uno comercial. Por eso los aviones siguen volando muy por debajo de la barrera del sonido, que es de unos 680 kilómetros por hora a 30.000 pies.

PUBLICIDAD

A la gente le gustaría volar más rápido y ahorrar tiempo. Pero, ¿están dispuestos a pagar un precio superpremium por ello? La respuesta para el Concorde fue no. La economía de esto no funcionaba. Además, el avión estaba plagado de motores ruidosos y de una explosión sónica que podía hacer saltar las alarmas de los autos y sacudir los objetos de las estanterías. Además, el accidente del verano de 2000 causó la muerte de 113 personas y supuso el fin de la aeronave.

Boom ha conseguido algunos socios impresionantes y un par de aerolíneas han acordado hacer compras. Esto no significa que el avión vaya a construirse nunca. Los socios, entre los que se encuentra el gigante de la defensa Northrop Grumman Corp (NOC), están a bordo por ahora, pero no tienen la obligación de quedarse. No hay nada en juego.

PUBLICIDAD

Lo mismo ocurre con American Airlines, United Airlines Holdings Inc. (UAL) y Japan Airlines Co (9201)., que se han sumado a la cartera de pedidos del avión supersónico de Boom, el Overture, que cuesta US$200 millones. Pero ahora no están pagando nada cercano a esa cifra. Es fácil que una aerolínea ponga una pequeña cantidad de dinero por la posibilidad de que una startup lo consiga y reinicie la era de los viajes supersónicos. Es más parecido a una inversión de riesgo. El pago inicial de American Airlines no es reembolsable, dijo Boom en el comunicado del martes. Nadie ha revelado la cantidad, así que seguro que es ínfima.

Si todo esto suena un poco familiar, es porque lo es. Recordemos este titular de un artículo de Bloomberg News de mayo de 2021: “El sueño de un multimillonario de Texas muere al desaparecer Aerion”. La desaparición de la startup se produjo justo cuando parecía que iba a producir realmente su avión supersónico, el AS2. La empresa había contratado a muchos ejecutivos con experiencia en la industria de la aviación, tenía muchos pedidos y, lo que es más importante, tenía un fabricante de motores. General Electric Co. (GE) estaba intentando desarrollar el motor perfecto, silencioso y capaz de navegar eficazmente por encima y por debajo de la velocidad del sonido.

PUBLICIDAD

Aerion acabó debiendo US$32 millones a GE por trabajos en los motores, según una lista de activos en venta que se publicó el año pasado. Development Specialists Inc., que está gestionando la venta de los pocos activos que tiene Aerion, ha fijado el 7 de septiembre como fecha límite para presentar ofertas.

Aerion contaba con todos los socios adecuados, incluida Boeing Co. (BA), y tenía como cliente de lanzamiento a Flexjet, el segundo mayor operador de aviones privados. La lista de personas adineradas dispuestas a inscribirse para tener la oportunidad de comprar un avión de exhibición que haría volar por los aires a todos los cacharros de sus rivales creció. NetJets, el mayor operador de aviones privados, propiedad nada menos que de Berkshire Hathaway Inc. (BRKB) de Warren Buffett, firmó para comprar 20 AS2 en marzo de 2021. Dos meses después, Aerion se hundió. Robert Bass, el multimillonario tejano de la cabecera, no quiso seguir apoyando el proyecto justo cuando estaba a punto de trazar su camino hacia la fabricación. Cuando fracasó un último intento de conseguir inversionistas (según los rumores, de Arabia Saudita), el proyecto se vino abajo.

PUBLICIDAD

La experiencia de Aerion no significa que Boom vaya a correr la misma suerte, pero los retos son similares y formidables.

Las normas medioambientales y de limitación del ruido hacen que el reto de desarrollar un motor para un avión supersónico civil sea increíblemente desalentador. La normativa que restringe los viajes supersónicos sobre tierra tendrá que cambiar, pero Boom afirma que hay cientos de rutas aéreas sobre el océano para estimular la demanda. La empresa también afirma que sólo utilizará combustible sostenible para aviones (SAF), que es caro y escaso.

PUBLICIDAD

“La economía es realmente importante”, dijo el CEO de Boom, Blake Scholl, en una entrevista telefónica. “Lo que tenemos que conseguir con Overture es bajar el costo de las operaciones para que los boletos puedan tener un precio bajo y mucha más gente pueda permitirse volar. Eso es absolutamente esencial”.

Scholl dijo que su avión Overture será “muy rentable” con un boleto de ida y vuelta de Nueva York a Londres a US$5.000. Sería una gran oferta para reducir a la mitad las siete horas de vuelo desde el aeropuerto JFK a Heathrow. Para el motor, Boom está en conversaciones con Rolls Royce Plc (RR), que tiene un diseño técnico, y otras empresas no identificadas, dijo Scholl. Safran SA, la unidad Collins de Raytheon Technologies Inc. (RTX), Eaton Corp. (ETN) y otros conocidos proveedores están pagando su propia investigación para el proyecto, dijo.

PUBLICIDAD

El proyecto plantea una pregunta: Si la oportunidad de negocio fuera tan sólida, ¿por qué uno de los experimentados fabricantes de aviones como Boeing Co, Airbus SE o Lockheed Martin Corp. (LMT) no tendría ya un avión de este tipo en desarrollo? Es cierto que las empresas emergentes pueden generar disrupción, y de hecho lo hacen, en las industrias establecidas, pero la fabricación de un avión tan complejo, dentro del presupuesto y el plazo previstos para mantener el precio por pasajero, requiere algo más que el descaro empresarial. Los pasajeros probablemente no van a pagar mucho más que un billete de clase ejectuvia para reducir el viaje de Los Ángeles a Hawai a unas tres horas desde las cinco actuales.

Además, el desarrollo de un avión supersónico va a requerir mucho capital, y ese costo está aumentando a medida que la Reserva Federal se mueve agresivamente para aplastar la inflación. El martillo del banco central tiene a muchos preocupados por la posibilidad real de una recesión. Es probable que no haya mucho apetito de riesgo por parte de los fabricantes de motores, que están azotando la cadena de suministro para mantenerse al día con la necesidad existente de alimentar las plantas de energía de Boeing y Airbus. Lo más probable es que el director general de GE, Larry Culp, no esté deseando hacer una gran apuesta por los supersónicos como uno de los primeros proyectos de su empresa aeroespacial independiente.

PUBLICIDAD

Scholl tiene una visión, y le deseo suerte. Pero no espere volar más rápido que la velocidad del sonido hasta dentro de muchos años, si es que lo hace.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.