Mercados

Euro vuelve a caer debajo de paridad con el dólar; estrategas ven mayores caídas

La moneda está en uno de los momentos de mayor debilidad frente a la moneda estadounidense en dos décadas y marca el fin de un breve período de calma

El euro volvió a caer debajo de la paridad con el dólar
Por Libby Cherry
22 de agosto, 2022 | 09:57 AM

Bloomberg — El euro volvió a caer por debajo de la paridad con el dólar este lunes, siendo la segunda vez que sucede en poco más de un mes, a medida que una divisa estadounidense más fuerte y la perspectiva de un duro invierno en Europa afectan las expectativas. Distintos estrategas creen que será solo el inicio de una caída más pronunciada.

Morgan Stanley (MS) estima que el euro caerá a 0,97 unidades este trimestre, un nivel que no se veía desde principios de la década del 2000. Nomura International Plc (NMR) ubica la cifra en 0,975 para finales de septiembre, tras lo cual se podría bajar hasta 0,95 o aún más, a medida que las presiones sobre los suministros energéticos aumenten las chances de apagones e incremente las importaciones en euros.

La moneda cayó hasta 0,9990 el lunes antes de recuperar algunas pérdidas, en medio de una fortaleza generalizada del dólar. Esto implica uno de los momentos de mayor debilidad frente a la moneda estadounidense en dos décadas y el fin del breve período de calma que lo llevó a 1,03 este mes.

PUBLICIDAD

El cambio llega cuando los operadores se centran en el temor a un corte prolongado del suministro de gas ruso a Europa, sobre todo desde Rusia, que podría llevar a la región a una recesión y avivar la inflación.

Morgan Stanley está entre los estrategas que predicen una caída del euro hasta los 0,97dfd

El final del verano (boreal) ve al euro de nuevo bajo presión, en parte porque el dólar está más fuerte y en parte porque la espada de Damocles que pende sobre la economía europea no desaparece”, escribió el estratega de divisas de Societe Generale SA, Kit Juckes, en una nota a los clientes.

Los mercados estarán atentos a cualquier aclaración en el simposio de Jackson Hole sobre las respuestas de los bancos centrales a las fuerzas en conflicto: los riesgos de recesión y la subida de los precios. Se espera que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reitere el compromiso del banco central con la lucha contra la inflación. También estará acompañado por funcionarios del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra.

PUBLICIDAD

“Es probable que el euro sea especialmente susceptible de una revisión de las expectativas subyacentes de la Fed, ya que el BCE ha adoptado la segunda posición dovish más fuerte posible entre los bancos centrales del G10″ después del Banco de Japón, según el estratega de Commerzank AG, Ulrich Leuchtmann. El estratega considera que el par euro-dólar alcanzará el 0,98 a finales de año, según escribió en una nota.

Un catalizador importante

La relajación de los indicadores de las condiciones financieras de EE.UU. durante el verano, a pesar de un ritmo agresivo de subidas de tasas, podría ser otro impulso para el endurecimiento de la Fed, según el estratega de Morgan Stanley David Adams, haciendo que el tono de Powell en Jackson Hole sea un catalizador potencialmente importante para el dólar.

Los datos de los gestores de compras europeos de esta semana, y una posible lectura sombría de la encuesta Ifo de Alemania también podrían ser una oportunidad para que los operadores persigan al euro a la baja. La región ha estado luchando con precios del gas natural, en máximos históricos, y con un suministro ya escaso que se ha visto aún más reducido por la interrupción del transporte marítimo de productos básicos clave tras un verano inusualmente seco.

El euro también marcó el lunes un nuevo mínimo de siete años frente al franco suizo, y nuevos indicios de recesión podrían llevarle a debilitarse aún más frente a la divisa refugio. Los estrategas de Goldman Sachs Group Inc. ven la posibilidad de que el par caiga hasta los 80 o los 90 céntimos por euro en la situación de una grave recesión económica, dado el limitado suministro de gas ruso.

El euro no es la única divisa que sufre como consecuencia de la fortaleza del dólar. La operación en corto con el yen (short yen trade), una de las posiciones macro preferidas este año, podría volver a aparecer, con los operadores atentos al nivel clave de 140. Y la libra esterlina tampoco está lejos de su mínimo de dos años frente al dólar, a pesar del repunte de los rendimientos de los bonos británicos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD