Actualidad

Por qué la fortuna de US$251.000 millones de Musk depende cada vez más de SpaceX

Mientras las acciones de Tesla caen en 2022 junto con el desplome de las tecnológicas, la compañía de cohetes sigue aumentando su valuación

Elon Musk
Por Blake Schmidt
30 de agosto, 2022 | 09:53 AM

Bloomberg — Elon Musk cuenta con inversores como Spyridon Mentzas para apuntalar su estatus de persona más rica del mundo.

Mentzas, antiguo codirector de renta variable de Mizuho Securities, se propuso crear su propia empresa con el único objetivo de comprar acciones de SpaceX, la compañía de cohetes de Musk.

La compañía, Hijojo Partners, tardó tres años, pero finalmente logró obtener una participación en el negocio, valorado en US$125.000 millones tras su más reciente ronda de financiación.

PUBLICIDAD

Está lejos de ser el único en buscar un pedazo. Edoardo Zarghetta, gestor de fondos del PreIPO Club, con sede en Miami, empezó a comprar acciones de SpaceX hace dos años en el mercado secundario, donde todavía se negocian con primas de más del 10%. Inversores desde Noruega hasta Hong Kong dicen que son fans de Musk y que están en el negocio a largo plazo, aunque algunos reconocen que se enfrentan a información financiera turbia en torno a la empresa con sede en Hawthorne, California, que rápidamente consume su efectivo.

“Para mí, es simplemente poder formar parte de ello”, dijo en una entrevista desde Amberes Olav Trent, que dirige Rex Fund, un fondo de cobertura para familias ricas noruegas. “Seríamos la única empresa noruega que participaría en el programa espacial”.

SpaceX siempre ha sido una parte vital de la fortuna de Musk. Tan recientemente como a finales de 2019, su participación en SpaceX, con un valor de US$14.600 millones en ese momento, superaba el valor de sus acciones de Tesla Inc (TSLA).

PUBLICIDAD
SpaceX ha estado ganando en valor en comparación con Tesladfd

Pero la pandemia de Covid-19 y el aumento de las acciones de alto vuelo como Tesla echaron por tierra esa proporción. En enero de 2021, la posición de Musk en Tesla, excluyendo las opciones, había alcanzado los US$135.300 millones, frente a los US$18.700 millones de su participación en SpaceX, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Eso significaba que su fortuna estaba más sesgada hacia Tesla que en cualquier otro momento desde al menos 2018.

El panorama se ve muy diferente estos días. Los mercados han castigado a esas acciones en 2022: las acciones de Tesla han casi un 50% en un momento dado desde su pico de noviembre. Y Musk, el CEO de Tesla, ha vendido unos US$15.000 millones de las acciones del fabricante de coches eléctricos desde abril, cuando lanzó su oferta para comprar Twitter Inc (TWTR). Ahora está tratando de salir de la adquisición de US$44.000 millones. De hecho, el martes realizó una presentación citando las recientes acusaciones de un denunciante como una nueva razón para que se le permita salir del acuerdo.

Mientras tanto, SpaceX ha seguido adelante sin inmutarse. Algunas de las acciones de la compañía se vendieron por US$250 millones en una transacción secundaria de cinco inversores no revelados, según una presentación regulatoria del 5 de agosto, y recientemente se asoció con T-Mobile US Inc. para ofrecer servicio de telefonía inalámbrica en partes remotas de los Estados Unidos donde la cobertura es irregular.

Como resultado, la participación de Musk en la empresa, de US$46.900 millones, vale casi la mitad de su posición en acciones de Tesla, la mayor desde los primeros días de la pandemia, aunque esa proporción se reduce si se incluyen sus US$72.900 millones en opciones vinculadas al fabricante de coches eléctricos.

Una de las claves del éxito de SpaceX es que está cuidadosamente controlada por Musk y sus confidentes cercanos, como su hermano Kimbal y su compañero cofundador de Paypal Luke Nosek, que han sido directores. Nosek cofundó en 2017 Gigafund, que ha invertido más de US$1.000 millones en SpaceX.

Un Falcon 9 de SpaceXdfd

No es tan sencillo para los inversores más pequeños como Mentzas.

PUBLICIDAD

Descubrió que unirse a una ronda de financiación requería profundas conexiones en Silicon Valley o los costos asociados a los vehículos de propósito especial utilizados para juntar inversores más pequeños: hasta un 5% para los honorarios de gestión, más hasta la mitad en intereses devengados, según varios inversores. Además, cuando el mercado estaba en su punto más álgido el año pasado, había una “comisión de acceso” de varios puntos porcentuales. La otra opción era comprar acciones en el mercado secundario, pero la demanda era tan alta que las transacciones multimillonarias se cerraban en un instante.

Sin embargo, la gran necesidad de financiación de la empresa de cohetes hace que dependa de un flujo constante de inversores como Mentzas, que compraron una parte pero no necesariamente una posición lo suficientemente importante como para superar a los grandes propietarios de SpaceX en la llamada tabla de capitalización. Otros patrocinadores de SpaceX son la oficina familiar del rapero Jay-Z y las empresas de inversión estatales de Abu Dhabi.

“Todos nosotros, como empresarios, hemos cometido el error de dejar entrar a inversores que resultaron ser una pesadilla”, dijo Meagan Crawford, cofundadora de SpaceFund, que posee una parte del gigante de los cohetes. “No importa cuáles sean los vehículos, sino quiénes son las personas con las que se va a relacionar. ¿Quiénes son los que están en las reuniones de la junta directiva, lo van a dejar hacer lo que sabe?”

PUBLICIDAD

Muchos inversores que están acostumbrados a tomar posiciones de mando en empresas tecnológicas se contentan con tener una pequeña parte de SpaceX, dijo Zarghetta del PreIPO Club. Musk, que según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg posee alrededor del 44% de la empresa, sería la vigésimo cuarta persona más rica del mundo sólo por su participación en SpaceX.

“Así son las cosas con Elon, pero lo aceptamos”, dijo. “Con estas misiones espaciales para la NASA, no quieres que cada hombre y su perro planteen preocupaciones por el cumplimiento”.

PUBLICIDAD

Aunque la mayoría de los inversores entrevistados esperan que Musk saque a bolsa el negocio Starlink de SpaceX en los próximos años, muchos también están preparados para un largo tiempo sin retornos. Aun así, hay grandes incentivos para que Musk salga a bolsa, como la necesidad de reclutar y mantener el talento. Los ingenieros son más felices si pueden cobrar sus acciones.

Wall Street está dividido sobre si SpaceX podría llegar a ser más valiosa que Tesla. Una encuesta de Bloomberg MLIV Pulse de finales de julio encontró que el 44% de los 1.562 encuestados esperaba que SpaceX, incluyendo Starlink, valiera más dentro de cinco años.

ECI Group, una empresa de capital riesgo con sede en Atlanta que ha invertido en SpaceX, espera que la empresa de cohetes acabe “teniendo una valoración y una importancia superiores a las de Tesla”, según la directora de relaciones con los inversores, Georgia Robertson.

PUBLICIDAD

SpaceX “es una apuesta a largo plazo por la economía espacial, que creemos que va a formar parte de las próximas décadas”, dijo Warren Hui, socio de Soul Ventures, con sede en Hong Kong. Su empresa, que ayuda principalmente a las oficinas familiares asiáticas a coordinar sus inversiones en tecnología en EE.UU., entró en la empresa con una valoración de US$74.000 millones.

Uno de los principales riesgos a corto plazo es cuándo el gigante de los cohetes escindirá su empresa Starlink: Musk dijo recientemente a sus empleados que podrían pasar otros tres o cuatro años. Mentzas dijo que depende en gran medida de la cuenta de Twitter de Musk para las actualizaciones de Starlink, que informan sus proyecciones.

“No tenemos toda la información financiera y los detalles sobre la empresa”, dijo. “Algunos inversores piensan que no es suficiente información para invertir”.

PUBLICIDAD

“Así es como opera”, dijo Mentzas sobre Musk. Su plan es seguir creciendo junto al multimillonario, con el objetivo de ser algún día lo suficientemente grande como para unirse a la mesa de capitalización de SpaceX.

-- Con la ayuda de Jack Witzig.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD