Estilo de vida

Los 10 mejores restaurantes de Nueva York para almorzar

Desde menús de US$125 a tacos de pastrami, estos restaurantes pueden impresionarte

Wall Street
Por Kat Odell
01 de octubre, 2022 | 01:44 PM

Bloomberg — El término “almuerzo de poder” fue acuñado por Esquire en 1979 para describir la congregación de personas de alto poder adquisitivo para una comida en el desaparecido restaurante Four Seasons, en el edificio Seagram de Park Avenue. A raíz de la pandemia, esas comidas se acabaron. Ahora, a lo largo y ancho de la ciudad, las comidas de negocios se están recuperando. Cerca del 50% de los empleados neoyorquinos vuelven a acudir al trabajo en las oficinas en un día laborable medio.

Michael McCarty, fundador del veterano restaurante Michael’s del centro de la ciudad, dice que estos días, la hora de la comida de martes a jueves está tan repleta que es “full metal jacket”.

Un resurgimiento similar se ha producido en la Gramercy Tavern. William Carroll, CEO del restaurante, lo ve en las reservas y el consumo de alcohol. A lo largo de este año, casi el 22% de las mesas pidieron una bebida con licor, frente al 16,5% de 2019; más del 42% de las mesas pidieron vino, frente al 39,4% de hace tres años; y más del 3% de los grupos pidieron cerveza.

PUBLICIDAD

En las cercanías, en el abcV de Jean-Georges Vongerichten, basado en plantas, el negocio del mediodía ha vuelto a los niveles prepandémicos. “Hay una cantidad similar de almuerzos de negocios”, dice el chef ejecutivo Neal Harden. “Parece que incluso la gente que trabaja desde casa queda para comer”.

En la dinámica brasserie Frenchette, el copropietario y chef Lee Hanson dice que ha visto más grupos grandes que reservan almuerzos de negocios.

Estos son los lugares más destacados de Manhattan para almorzar, desde los nuevos locales del centro de la ciudad hasta los lugares del centro que siguen atrayendo a la gente de la empresa.

PUBLICIDAD

Lodi

En este restaurante del Rockefeller Center, que tiene un año de antigüedad y es propiedad del chef Ignacio Mattos, la especialidad son los platos pequeños del norte de Italia y los spritzes. Cuando hace calor, el acogedor patio delantero de la plaza se llena de gente de los repletos edificios de oficinas cercanos. La mayoría de las mesas piden la cesta de pan de la casa, que contiene una de las mejores focaccias con aceite de oliva de la ciudad. Hay un puñado de platos grandes, como la salchicha de cerdo con mostarda, pero los antipastos variados, incluida la ricotta de la casa, y frijoles de mantequilla hinchados con panceta, con razón, se llevan toda la atención.

Ci Siamo

La chef ejecutiva Hillary Sterling puso la urbanización Manhattan West en el mapa culinario de la ciudad con su sublime cocina italiana de confort en Ci Siamo. Su comedor resulta cómodo para las oficinas de los cercanos Hudson Yards, como las de SAP SE y Meta Platforms Inc. (META). Además de una buena selección de pasta, Sterling ofrece platos como la trucha entera rellena de verduras y el pollo con chiles de Fresno, que se preparan en un horno de leña. De postre, pruebe el affogato y la torta de limón con aceite de oliva de la legendaria pastelera Claudia Fleming.

Le Bernardin

La institución gastronómica del chef Eric Ripert, situada en la calle 51 Oeste, lleva especializándose en marisco refinado desde 1986. Bancos, empresas tecnológicas y editoriales han ido y venido del barrio, pero Le Bernardin sigue llenando de comensales el almuerzo. Hay varias opciones: En el salón más informal, los comensales pueden pedir rollo de langosta o rillette de salmón a la carta u optar por un prix fixe de tres platos de US$90. Muchos de los clásicos de Ripert, como su emblemático atún de aleta amarilla con foie gras, se pueden encontrar en el menú de US$120 que se ofrece en el comedor principal.

Frenchette

Desde que abrió sus puertas hace cuatro años, esta brasserie de lujo de los chefs Riad Nasr y Lee Hanson, que dirigieron las cocinas de Balthazar y Minetta Tavern, ha sido un destino en el centro de la ciudad para degustar steak frites y côte de boeuf por la noche. El menú diurno para los comensales de las oficinas de Tribeca se centra en excelentes versiones de los platos franceses favoritos, como la brouillade con trufa (huevos revueltos suaves), así como las frites de steak tartare y la soupe de poisson.

The Grill

Major Food Group, el equipo que está detrás del omnipresente Carbone y del que pronto abrirá Torrisi, reconvirtió el icónico restaurante del Four Seasons en 2017 en una lujosa oda a la cocina americana de mediados de siglo. The Grill sigue haciendo de East 52nd Street el lugar al que ir para un almuerzo a lo grande, donde el menú se dirige a clásicos bien ejecutados como club sándwiches, cócteles de camarones de gran tamaño y una selección de carne de vacuno envejecida en seco.

Empellon

En este local de dos niveles en Midtown East, frente a Jeffries Financial Group Inc. (JEF) y a un paso de las oficinas de BlackRock Inc (BLK)., el chef Alex Stupak se especializa en una versión singular de la comida mexicana. Su versión del plato de carne del centro de la ciudad son los tacos de pastrami sobre tortillas de maíz hechas en casa, y la bebida elegida es la margarita de azafrán en lugar de un martini. Para la mesa: una bandeja de inspiradas y coloridas salsas, guacamole y nachos de cangrejo.

PUBLICIDAD

abcV

Desde su debut en 2016 en Flatiron, el elegante restaurante del chef Jean-Georges Vongerichten, basado en plantas, en ABC Carpet & Home, se ha llenado de comensales que van desde la multitud de yoga después del trabajo hasta ejecutivos que necesitan una comida verde. En el espacio blanco del restaurante, el chef ejecutivo Neal Harden ofrece platos como tazas de lechuga con aguacate y ñame asado, e iteraciones de dosa, la torta india a base de lentejas y arroz, con condimentos como sambal de cúrcuma (la salsa de chile del sudeste asiático). Hay una pizarra de bebidas funcionales de fruta fresca que incorporan hierbas que favorecen el bienestar y setas chaga que refuerzan la inunidad.

Nami Nori

El minimalista salón de rollos de mano del West Village, Nami Nori, dirigido por los antiguos chefs de Masa, Jihan Lee y Taka Sakaeda, ha sido un éxito desde que abrió hace tres años. Los almuerzos suelen estar repletos, con reuniones en el mostrador y en el comedor semiprivado de la parte trasera sobre temaki (pequeños rollos de mano abiertos) con una gama de rellenos que van desde el atún y las cebollas crujientes hasta la langosta picante escalfada con mantequilla.

Estiatorio Milos

En este restaurante griego, elegantemente minimalista, que sigue creyendo en los manteles blancos, el aceite de oliva es amarillo neón y el yogur importado sabe a leche fresca. El restaurante es conocido por sus mariscos preparados con sencillez y traídos a diario desde Grecia, que invariablemente tienen un precio elevado. Eso hace que el almuerzo a precio fijo de US$45, que ofrece la opción del pescado entero del día a la parrilla servido con la salsa de aceite de limón ladolemo.

PUBLICIDAD

Michael’s

Gracias a su larga proximidad a las oficinas de las agencias de espectáculos y a potencias inmobiliarias como Related Cos Inc, Michael’s, situado en la calle 55 Oeste, es el restaurante más antiguo de Nueva York. Michael McCarty, que abrió su restaurante homónimo en 1989, fue uno de los primeros defensores de la cocina californiana de temporada en la ciudad. La ensalada Cobb, la favorita de la casa, es un plato muy bien preparado con trozos de pollo y tocino a la parrilla, tomates cherry, queso azul y huevo duro, todo ello aderezado con un sabroso aliño balsámico.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD