Estilo de vida

Este exclusivo restaurante italiano solo tiene una mesa para dos

Cenar en Solo per Due es como estar en un cruce entre la antigua Roma y un episodio de Downton Abbey

La mesa individual para dos en Solo per Due, cerca de Roma.
Por Andrew Davis
25 de septiembre, 2022 | 07:00 AM

Bloomberg — ¿Se puede descubrir una experiencia gastronómica singular en los alrededores de Roma que parezca un secreto? ¿Algo que no haya explotado gracias a la película Searching for Italy de Stanley Tucci o a las andanzas del difunto Anthony Bourdain? Pues sí, es posible. Ese lugar es Solo per Due, que cuenta con una sola mesa para dos personas y se autodenomina el restaurante más pequeño del mundo.

Ubicado en las verdes y poco concurridas colinas de las Sabinas, a unos 70 kilómetros del centro de Roma, Solo per Due lleva más de 30 años siendo un lugar para cenas románticas, dice su fundador Remo Di Claudio. El objetivo de la experiencia es tanto ganar puntos con la cita como experimentar la comida.

Esta exclusividad no es económica. Una comida de cuatro platos para dos personas con vino y postre cuesta 500 euros (US$495). Ese es el precio del menú degustación de siete platos del restaurante La Pergola de Roma, con tres estrellas Michelin, en el que los ambiciosos platos pueden incluir sepia a la parrilla realzada con gel de vinagre ahumado.

PUBLICIDAD

El menú de Solo per Due es mucho más informal. También es muy elaborado, ya que se organiza con una semana de antelación con Di Claudio en función de los gustos de los comensales y de la disponibilidad de carnes y productos de temporada. Decidimos que nuestra comida de cuatro platos se centraría en el marisco, porque mi esposa, Helen Bannigan, es pescatariana, pero Di Claudio puede adaptar el menú a los carnívoros o hacerlo totalmente vegetariano. Los platos van desde el risotto de espárragos y la berenjena a la parmesana hasta el filete de Chianina, la excelente carne de vaca del centro de Italia.

La banda sonora de la velada también se puede personalizar, y se pueden organizar toques especiales, como un espectáculo profesional de fuegos artificiales, por un precio adicional que parte de los 700 euros.

La comida se sirve en el salón de una villa del siglo XIX situada en la Alta Sabina, en una zona alfombrada de olivos que producen uno de los mejores aceites de Italia. La sala, de 400 metros cuadrados, está repleta de bustos de emperadores, candelabros, muestras florales y grabados de escenas campestres bucólicas. Es un cruce entre la antigua Roma y un episodio de Downton Abbey.

PUBLICIDAD
Fotógrafo: Andrew Davis/Bloombergdfd

Al acercarse nuestra reserva de agosto, Di Claudio sugirió que empezáramos a las 9 de la noche, tarde incluso para los estándares italianos. “Para las luces”, dijo.

La entrada es ciertamente dramática. Los bustos romanos iluminados por las llamas de las velas flanquean el patio de entrada; el camino que hay detrás está iluminado por antorchas brillantes que atraviesan un jardín de palmeras y cipreses.

El comedor en miniatura está en la parte trasera, cerca de las ruinas de una villa del poeta romano Horacio. Está decorado con grandes sillas de cuero rojo frente a una chimenea. Las noches en Solo per Due comienzan ahí, con una botella de prosecco con hielo.

Cuando se haya acomodado, aparecerá Di Claudio, elegante con un esmoquin blanco. Llevará un ramo de flores en la mano: Helen recibió girasoles locales junto con una nota personalizada que él y yo organizamos con antelación. Es un buen comienzo para una cita nocturna.

En Solo per Due no hay camareros, sino una campana de plata. Tócala y Di Claudio aparecerá. Las comidas tienen lugar en la mesa de comedor cercana, iluminada por grandes candelabros de plata y abundantemente decorada con flores (en nuestra noche, rosas y margaritas).

Di Claudio es también uno de los cocineros, lo que hace que el equipo de Solo per Due sea reducido. Por lo general, hay dos o tres camareros que también participan en la cocina. La noche que cené, uno de ellos estaba de vacaciones, y Di Claudio reclutó a su hijo, Giovanni, que interrumpió sus vacaciones para ayudar.

PUBLICIDAD

Las comidas pueden empezar, como la nuestra, con un plato de tres enormes camarones o langostinos gigantes a la parrilla, con un relleno de pan rallado delicadamente sazonado para complementar el dulzor del marisco.

Otros platos podrían incluir pasta con langosta, con un montón de tagliolini al dente, salpicado de trozos de marisco tierno y cremoso. Es posible que esté lleno cuando llegue el último plato salado; para nosotros, una brocheta de calamares y gambas a la plancha con aceite y una generosa pizca de sal. Pero seguirás adelante porque los platos tienen un sabor muy fresco y son muy apetecibles.

En este restaurante poco convencional, no hay carta de vinos. En su lugar, Di Claudio presenta una serie de botellas para que los comensales elijan. Tuvimos la oportunidad de elegir entre cinco blancos fríos para acompañar nuestro menú pescatariano. Seleccionamos un blanco afrutado y seco de Umbría de Arnaldo-Caprai, más conocido por ser uno de los principales productores del gran tinto de Umbría Montefalco Sagrantino.

PUBLICIDAD

Los postres se sirven invariablemente sobre un lecho de rosas. Nuestra tarta de mousse de pistacho tenía forma de corazón, con nuestros nombres escritos en el glaseado. La sobremesa la tomamos junto a la chimenea, con un surtido de frutas, como higos pelados, uvas y fresas.

En una época en la que muchos restaurantes del Reino Unido y de Estados Unidos establecen límites de tiempo para sentarse, una comida aquí es especialmente relajante. Las cenas en Solo per Due suelen durar más de tres horas.

PUBLICIDAD

Di Claudio dice que fundó Solo per Due para las parejas que estaban atrapadas en la Siberia de los comedores de los restaurantes que priorizan las mesas más grandes y rentables. De hecho, Solo per Due ha sido el escenario de docenas de propuestas de matrimonio, y también de lo que el propietario denomina Últimas Cenas, una comida final antes de que se concrete un divorcio.

Si todo el montaje parece artificioso y exagerado, es que lo es. De la misma manera que enviar una docena de rosas rojas de tallo largo el día de San Valentín. Eso no impide que la experiencia sea encantadora.

Sin embargo, las comidas largas y tranquilas conllevan desafíos inesperados. Las listas de reproducción pueden agotarse: La clásica se convirtió en Muzak de piano, y Don’t Cry for Me Argentina se convirtió en el tema de Love Story.

PUBLICIDAD

Otro problema de la cena en Solo per Due es la logística. La ubicación es remota: la mayoría de los hoteles cercanos están a kilómetros de distancia, por carreteras oscuras y sinuosas que serpentean por las colinas de Sabine. (Di Claudio recomienda La Torretta en la ciudad medieval de Casperia, un bed and breakfast de siete habitaciones en un palazzetto restaurado del siglo XV; las habitaciones dobles con desayuno cuestan a partir de 100 euros). Solo per Due también puede organizar un chófer para el viaje de una hora desde Roma o desde y hacia los pueblos cercanos.

Fotógrafo: Andrew Davis/Bloombergdfd

Solo per Due está abierto para el almuerzo y la cena. Es de la vieja escuela; las reservas, que deben hacerse con mucha antelación, sólo pueden hacerse por teléfono. Y si estás en una primera cita y piensas impresionar a tu pareja sacando tu tarjeta Black de American Express, olvídalo. Solo per Due no acepta tarjetas de crédito.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD