Negocios

Colapso de financieras no bancarias en México borra US$5.000 millones para tenedores de bonos

Wall Street se pregunta qué vendrá después de los incumplimientos de Alpha Credit, Crédito Real y Unifin

Los analistas de Wall Street se muestran cada vez más pesimistas sobre las financieras no bancarias de México
Por Sydney Maki y María Elena Vizcaíno
05 de octubre, 2022 | 04:49 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — En abril de 2021, un sábado por la noche, un prestamista de nómina con oficinas centrales en Ciudad de México le dio la razón a Alexis Panton. El entonces estratega de deuda en Nueva York para Stifel, Nicolaus & Co., había estado advirtiendo con sarcasmo que los números de Crédito Real SAB de CV no cuadraban.

Los fondos de cobertura y los grandes bancos lo habían ignorado y, en cambio, respaldaron a la compañía, una estrella en ascenso de la industria bancaria paralela de México que tomaba prestado efectivo de grandes inversionistas extranjeros y otorgaba préstamos más pequeños a personas y empresas de bajos ingresos.

Pero en una revisión a medianoche, la microprestamista admitió que su libro de préstamos incobrables era un 82% mayor de lo que reveló originalmente, justo el tipo de problema sobre el que Panton había advertido.

PUBLICIDAD

La revisión, junto con un error contable revelado la misma semana por un prestamista de nómina más pequeño llamado Alpha Holding SA de CV, conocido como AlphaCredit, eventualmente conduciría al colapso del sector bancario alternativo de México, una pérdida de casi US$5.000 millones para los tenedores de bonos extranjeros y una serie de batallas de reestructuración de deuda en los opacos tribunales del país que están socavando la fe de los inversionistas en la segunda mayor economía de América Latina.

Eso sin mencionar la pesadilla que les queda a los mexicanos que dependen de tales préstamos no bancarios para manejar emergencias financieras o para mantener sus negocios en funcionamiento.

Omotunde Lawal, director de deuda corporativa de mercados emergentes de Barings Ltd., compara la situación de las firmas financieras no bancarias con la de los constructores de viviendas mexicanos en un colapso de hace una década.

PUBLICIDAD

“Los negocios eventualmente desaparecen y otras instituciones retoman el negocio”, dice Lawal. “Parece claro que el mercado tendrá un gran nivel de desconfianza y escepticismo en el futuro”.

Hace solo unos años, la industria de las financieras no bancarias parecía llena de promesas. En una nación donde solo el 37% de los adultos tienen cuentas bancarias, estas empresas estaban prestando mucho más dinero que los bancos regulados para hipotecas y financiamiento de empresas, según cifras del banco central de México .

Para los inversionistas en Wall Street y más allá, eso olía a oportunidad. Además, el entonces recién elegido presidente Andrés Manuel López Obrador estaba de acuerdo en permitir que la industria siguiera estando poco regulada. Si bien se le consideraba de izquierda, López Obrador rechazó una oferta de su partido para regular las tarifas financieras y dijo a principios de 2019 que “los bancos deberían ser regulados por los bancos”.

Por supuesto, empresas como AlphaCredit, Crédito Real y Unifin Financiera SAB de CV, ahora en incumplimiento, no eran realmente bancos. En su mayor parte, tomaban prestado efectivo a tasas de interés de un solo dígito, y luego lo prestaban a tasas de dos dígitos a los mexicanos que no podían obtener financiamiento de los bancos grandes y conservadores del país.

El crecimiento en el modelo de negocio se basó en originar cada vez más préstamos, pero hacerlo fue a expensas de la calidad crediticia.

Panton, quien desde entonces fue contratado por BNP Paribas SA y se negó a comentar para esta nota, vio que el negocio de Crédito Real comenzaba a desmoronarse incluso antes de que el presidente de México decidiera no proporcionar estímulo económico en respuesta a la pandemia de Covid-19, lo que provocó que la economía entrara en recesión. Ya en la primavera de 2020, señaló que algo andaba mal en los ingresos de las empresas distribuidoras que en realidad otorgaron los préstamos de Crédito Real.

PUBLICIDAD

Crédito Real tiene sus raíces en un fabricante de electrodomésticos con sede en la capital mexicana, Controladora Mabe, SA de CV. La familia que controla Mabe creó Crédito Real a partir de lo que había sido una pequeña operación de financiamiento que otorgaba préstamos a los clientes que compraban refrigeradores y otros productos de Mabe.

Eventualmente, la compañía se convirtió en un favorito de los inversionistas al hacerse un hueco en el sistema financiero de México con préstamos de nómina para empleados gubernamentales y jubilados, transacciones que eran demasiado pequeñas y difíciles para interesar a los grandes bancos.

A partir del tercer trimestre de 2021, Crédito Real dijo que estaba otorgando préstamos a pequeñas y medianas empresas por un promedio de MXN$3,3 millones (US$165.000) a una tasa de interés típica del 23,6%, préstamos para autos usados de MXN$202.103 al 28% y, más dramáticamente, los créditos de nómina por un valor de MXN$68.354 a una tasa pasiva del 54,4%.

PUBLICIDAD

Durante un tiempo, no faltó el entusiasmo entre los administradores de dinero, que obtuvieron alrededor de $5.000 millones en ventas internacionales de bonos de las tres compañías ahora en incumplimiento, desde 2016 hasta fines de 2021, según datos compilados por Bloomberg.

AlphaCredit fue cofundada por dos MBA de Harvard, José Luis Orozco y Augusto Álvarez, y comenzó a operar en 2011 como una empresa de tecnología financiera que ofrece préstamos de nómina en México. Estaba vendiendo deuda internacional en 2017 y lanzó una aplicación de préstamos digitales un año después.

PUBLICIDAD

En las primeras semanas de 2020, antes de que Covid-19 causara el cierre de actividades en las ciudades, SoftBank Group Corp. anunció una inversión de US$125 millones en el negocio de AlphaCredit, lo que marcó un punto máximo de euforia de los inversores globales.

Los bonos en dólares de Crédito Real y Unifin cotizaban por encima de par en abril de 2021 cuando AlphaCredit reveló un error de contabilidad de derivados que hizo que sus bonos cayeran más de 40 centavos por dólar. Días después, Crédito Real revisó el tamaño de su cartera de préstamos incobrables en alrededor de US$36 millones, o un 82% más de lo que había revelado originalmente.

Ambas empresas incumplieron. AlphaCredit y Crédito Real no respondieron a los mensajes en busca de comentarios.

PUBLICIDAD
El precio de los bonos se desploma | Las notas emitidas por Crédito Real y Unifin cotizaban por encima de par el año pasado cuando la deuda de AlphaCredits se desplomódfd

Las empresas que no pueden pagar a los tenedores de bonos aún esperan que los clientes se mantengan al día con los pagos. Un mensaje en el sitio web de AlphaCredit advierte que, aunque ya no ofrece nuevos préstamos, los prestatarios existentes deben seguir pagando o enfrentar un “mal historial crediticio”.

Unifin, el prestamista no bancario más grande de México, incumplió en agosto de 2022, solo unas semanas después de que su director ejecutivo criticara a los inversionistas durante una llamada con analistas e inversionistas sobre la salud de la empresa.

Unifin, que se especializa en el arrendamiento de equipos comerciales, era un incondicional de la industria y había insistido durante los colapsos de AlphaCredit y Crédito Real en que expandiría su negocio y prosperaría. Unifin se negó a comentar.

PUBLICIDAD

Wall Street se pregunta qué vendrá después. “Esto puede alejar completamente a los inversores de la industria”, dijo Omar Zeolla, analista de Oppenheimer & Co., después del incumplimiento. “Hasta ahora pensábamos que Alfa y Crédito Real eran ocurrencias únicas. Pero el anuncio de Unifin hace que esto sea más un problema de la industria”.

Por ahora, los inversionistas en AlphaCredit, Crédito Real y Unifin esperan acuerdos de reestructuración que paguen una parte de los saldos de deuda pendientes en bonos que se negocian por centavos de dólar. Pero el proceso ya está resultando arduo, con un liderazgo corporativo en constante cambio y casos que se procesan en tribunales estadounidenses y mexicanos.

Los analistas de Wall Street se muestran cada vez más pesimistas sobre el sector. En agosto, Bank of America rebajó las calificaciones de los bonos emitidos por otras financieras no bancarias a los que sigue, incluidos Operadora de Servicios Mega, Financiera Independencia, Mexarrend y Credivalores-Crediservicios, a “infraponderar”.

S&P Global Ratings también rebajó la calificación de la deuda de cuatro de las seis instituciones financieras no bancarias mexicanas restantes que monitorea, bajando la calificación de Mexarrend en un escalón a B-. El prestamista para pequeñas y medianas empresas con sede en la Ciudad de México tiene un bono de USD$30 millones que vence en octubre.

El futuro parece sombrío para las prestamistas no bancarias de México, según Rafael Elias, director gerente de renta fija de BancTrust Investment Bank Ltd. en Nueva York. El negocio depende de un fuerte gasto de los consumidores, dice, que no se ha recuperado en México desde la pandemia.

Y sus clientes son personas consideradas “no financiables”, agrega. “Eventualmente, el sector desaparece, el sector dedicado a los préstamos de consumo y las pequeñas y medianas empresas”, dice Elias. “Hay otras empresas que lo hacen ahora: Servicios Mega, Financiera Independencia, Mexarrend. Pero no veo por qué los bancos locales y los mercados internacionales les prestarían capital cuando Unifin, posiblemente el más fuerte de todos, no pudo obtenerlo”.

--Con la asistencia de Michael O’Boyle .

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD