Startups

Las 5 reglas de oro para startups que salen a levantar capital ante vientos de recesión

¿Cómo pueden las startups llamar la atención de los inversores ante la amenaza de una recesión mundial? El ‘tiburón’ Mauricio Hoyos comparte cinco claves con Bloomberg Línea

Estudiantes trabajan con ordenadores durante una clase de código en la incubadora StartUp Lisboa Tech para empresas tecnológicas en Lisboa, Portugal, el jueves 26 de noviembre de 2015.
17 de octubre, 2022 | 12:01 AM

Bogotá — Factores como un menor crecimiento económico, una inflación galopante, mercados bajistas y un mundo corporativo que se aprieta el cinturón podrían ser señales de que el mundo se dirige a una recesión, lo que por su puesto ha tenido eco en el ecosistema de startups, que ahora tiene que lidiar con menos capital disponible y altas tasas de interés que generan un cambio en las reglas de juego.

En medio de este panorama las startups han tenido que cambiar el chip, priorizando una serie de factores que en el pasado fueron nublados por las millonarias rondas de inversión que obtenían y de las altísimas valoraciones en el afán por alcanzar estatus como el de unicornios, compañías con valuación por encima de los US$1.000 millones.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

PUBLICIDAD

El mercado global está dando señales claras de la llegada de una recesión global en menos de seis meses. Sin embargo, en el mundo de las startups de etapa temprana esto no implica malas noticias: las mejores compañías de la historia reciente (Google, Facebook, Airbnb o hasta Uber) nacieron y crecieron durante crisis financieras globales”, destacó en entrevista con Bloomberg Línea el director general del fondo de capital de riesgo Cube Ventures, Santiago Rojas.

Esto, dijo el directivo, “aunado con más de US$250.000 millones en dry powder (capital acumulado y administrado por fondos de venture capital) nos da señales que el emprendimiento no va a frenar durante los próximos dos años”.

De acuerdo a cifras de Transactional Track Record y Datasite (TTR), en lo corrido del año hasta agosto se contabilizaron un total de 699 operaciones relaciones con capital de riesgo en Latinoamérica, una variación negativa del 0,4% en el número de operaciones.

PUBLICIDAD

Entre tanto, el monto de estas operaciones se ubicó en los US$6.659 millones, lo que significó un desplome del 49% en el importe de las mismas en términos interanuales.

Este escenario ha puesto más presión a las startups para obtener capital y ajustar sus planes de negocio a una realidad mucho más austera.

Por lo anterior, “los emprendedores deben practicar disciplina y rigurosidad financiera, sostener el ritmo de crecimiento siendo eficientes en el manejo de recursos y buscando buenos márgenes unitarios”, afirmó Santiago Rojas.

Entrevistado por Bloomberg Línea, el emprendedor serial colombiano Mauricio Hoyos, uno de los inversionistas del programa Shark Thank, resumió las reglas básicas para las startups que salen a levantar capital ante vientos de recesión:

1. Emprender con un propósito: más que nunca los inversores están siendo selectivos a la hora de inyectar capital a los negocios y el propósito es uno de los factores que asocian con esa escalabilidad tan anhelada. Problemas globales requieren soluciones globales. “Yo creo que es lo más importante, tratar de dejar un mejor mundo para mañana, ojalá temas medioambientales, de conectividad, energías renovables, soluciones financieras para la base de la pirámide, educación digital. Ojalá emprendan en algo que pueda dejar un mejor mañana. Cuando uno emprende con propósito la va a sacar del estadio. La inversión que más crece en el mundo obviamente es la que tiene impacto. Compañías que no estén pensando en un mejor mañana, probablemente no van a existir en el corto plazo”, dijo Hoyos.

2. Foco en los números: en este escenario los emprendedores deberían hacer cuentas en un escenario pesimista porque “la mayoría de las empresas se mueren por falta de flujo de caja”. Dejar atrás la quema de capital debe ser el mantra de las organizaciones.

PUBLICIDAD

3. Ofrecer claridad al inversionista: las startups deben ser claras con respecto a los retornos que les van a ofrecer a los inversores, puesto que en este contexto estos están siendo muy rigurosos en ese aspecto. “Ya no estamos en un escenario en el que el dinero está listo para ser recogido sobre valoraciones que no tienen sentido. Hay que preparar la estructura de valoración muy bien basados en esos números”, apuntó.

4. Conformar equipos sólidos: navegar en medio de esta tormenta puede ser complicado para los emprendedores, por lo que rodearse del mejor talento es indispensable para la supervivencia. Mauricio Hoyos dice que “emprender es difícil en sí, pero emprender solo es prácticamente imposible. Trata de vincular a mentores, talento, en fin, todos los de tu ecosistema que te aporten mucho valor y que realmente no estén solo en las buenas sino en las situaciones difíciles para acompañarte en el proceso”.

5. Priorizar la cultura organizacional: como los tiempos son cambiantes, los emprendedores también tienen que tener un alto grado de adaptabilidad y saberlo transmitir a los inversores. “Desafortunadamente se crearon unas culturas organizacionales enfocadas en crecimiento, crecimiento y crecimiento, ahora creo que hay que enfocarla en sostenibilidad y cómo de verdad puedo hacer que el negocio sea sostenible en el largo plazo y que pueda llegar a rentabilidad muy rápido. Ese es un tema que va permeado en la cultura organizacional desde el principio”.

PUBLICIDAD