Asia

Xi inquieta a los mercados con promesa de que China liderará el mundo para 2049

El cambio de prioridad del desarrollo económico a la seguridad es un punto de preocupación central en los análisis sobre los planes de Xi y China para los próximos años y décadas

Xi Jinping
Por Bloomberg News
26 de octubre, 2022 | 08:34 AM

El presidente chino, Xi Jinping, está en una posición para liderar a China durante al menos una década. Y posiblemente durante el resto de su vida. La pregunta ahora es qué hará con todo ese poder.

Por un lado, Xi ha dejado en claro sus planes para China, Al comienzo del Congreso del Partido Comunista la semana pasada, reiteró el objetivo de que sea una potencia socialista moderna para 2035. Ello implica impulsar el ingreso per cápita a niveles de ingresos medios y modernizar las fuerzas armadas.

Para 2049, en tanto, cuando sea el 100° aniversario de la República Popular China, quiere asegurarse de que el país “lidere al mundo en términos de fuerza nacional compuesta e influencia internacional”.

PUBLICIDAD

Es la manera de llegar hacia allí lo que está inquietando a los mercados. Los activos chinos se desplomaron a principios de esta semana luego de que Xi se rodeara de aliados durante el cambio de liderazgo en el partido, algo que sucede dos veces por década.

Se destaca la decisión de colocar al jefe del partido de Shanghai, Li Qiang, como primer ministro, a pesar de su falta de experiencia en el gobierno central. También señaló un cambio de prioridades, desde el desarrollo económico hacia la seguridad, lo que aumentó la ansiedad de los inversores sobre cómo un Xi sin restricciones dirigirá el país.

“Querría que su legado en la historia fuera que logró el objetivo de 2049″, dijo Charles Parton, ex diplomático británico y miembro del Consejo de Geoestrategia y del Real Instituto de Servicios Unidos. “Lo cual, si lo traducimos del lenguaje del partido, es convertirse en líder, desbancar a Estados Unidos de su posición y ordenar el mundo de manera que su gobernanza se adapte mejor a los intereses y valores de China”.

PUBLICIDAD

Pero la hoja de ruta de Xi está cargada de contradicciones: Impulsar el crecimiento económico al tiempo que se confinan las ciudades bajo la estrategia Cero Covid; garantizar la autosuficiencia tecnológica al tiempo que se eliminan US$1,5 billones del sector tecnológico; abrirse más al mundo al tiempo que se restringen los flujos de habla y de capital. Y quizás lo más importante de todo, lograr esta gran visión al tiempo que se arriesga a una guerra catastrófica por Taiwán para completar una “misión histórica” y “un requisito natural para realizar el rejuvenecimiento de la nación china”.

“Tiene como objetivo ocupar un lugar importante en los libros de historia”, dijo Liu Dongshu, profesor adjunto de la City University de Hong Kong. “Muchas cosas, incluida la cuestión de Taiwán, forman parte de la narrativa que puede utilizar para justificar sus extraordinarios esfuerzos por conseguir un tercer e incluso un cuarto mandato. Si quiere romper la regla, necesita una razón”.

“En el pasado, si algo estaba en contradicción con el desarrollo económico, mucha gente sabe que China no lo haría”, añadió Liu. “Pero ahora parece que China está dispuesta a sacrificar el desarrollo económico y la confianza del mercado en mayor medida”.

Cuando Xi ascendió al poder en 2012, se esperaba que siguiera a su padre reformista, Xi Zhongxun, en la búsqueda de la liberalización de China en el país y una mayor apertura al resto del mundo.

La ex secretaria de Estado Hillary Clinton dijo en una conferencia bancaria estadounidense que el nuevo líder chino “tenía mundo”, era “sofisticado” y “más eficaz” que su predecesor, Hu Jintao, según documentos incluidos en sus correos electrónicos de campaña hackeados y publicados por WikiLeaks. Poco después de asumir el cargo, Xi viajó a Shenzhen en un viaje que parecía un eco de la gira por el sur realizada en 1992 por el antiguo líder Deng Xiaoping, cuya política de “reforma y apertura” puso en marcha el milagro económico de China.

Xi con los nuevos miembros del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China
dfd

En cambio, Xi acabó aumentando el papel del partido en la gestión de la economía y centralizando el control para convertirse en el líder más poderoso de China desde Mao Zedong. Puso fin a la época en que China se escondía en la escena mundial, aplastó la disidencia desde Xinjiang hasta Hong Kong y erosionó cuatro décadas de reparto de poder en los niveles superiores del Partido Comunista.

PUBLICIDAD

Xi adoptó un tono desafiante en su discurso de apertura del congreso del partido de este mes, afirmando que China no cambiaría de rumbo aunque se enfrente a “peligrosas tormentas” en un mundo más hostil. En su lugar, ofreció enérgicamente el modelo de China como una alternativa a EE.UU. y sus aliados, prometiendo esencialmente superar los esfuerzos de la administración Biden para frenar el desarrollo de la nación privándola de chips y otras tecnologías avanzadas.

“La modernización china ofrece a la humanidad una nueva opción para lograr la modernización”, dijo Xi.

Hasta ahora, los inversores no confían en que pueda lograrlo. Después de que Xi presentara el nuevo Comité Permanente del Politburó de élite, las acciones de Hong Kong protagonizaron el lunes su peor día desde la crisis financiera mundial de 2008 y el yuan se debilitó hasta alcanzar un mínimo de 14 años. Desde entonces, la histórica venta se ha recuperado ligeramente, ya que los funcionarios chinos han tratado de tranquilizar a los inversores.

PUBLICIDAD

El congreso del partido ha desvanecido las esperanzas de los inversores de que Xi estaba convirtiendo a China en “un modelo híbrido de capitalismo restringido y una filosofía comunista reformista”, dijo Gary Dugan, CEO de la Oficina Global CIO.

“Los acontecimientos de la semana pasada sólo refuerzan el temor de que Xi esté llevando la política china de vuelta al comunismo”, dijo Dugan. “Su visión de la apertura no se alinea del todo con la de Occidente”.

PUBLICIDAD

Los optimistas consideran que la consolidación del poder de Xi ayudará a suavizar la aplicación de las políticas. En su equipo, Li, como primer ministro entrante, es conocido por haber apoyado a empresas como Alibaba Group Holding (BABA) y Tesla Inc. (TSLA) cuando dirigía Zhejiang y Shanghai.

Imagen del Congreso del Partido Comunista Chinodfd

Sin embargo, al mismo tiempo, Li también supervisó el duro confinamiento por pandemia de dos meses para los 25 millones de residentes de Shanghai a principios de este año. Y China sigue sin tener un camino claro para salir del Cero Covid, que ha perjudicado aún más a una economía lastrada por la crisis inmobiliaria y el choque tecnológico con Occidente.

“La seguridad nacional será probablemente la principal prioridad de China, dada la inestabilidad del entorno internacional”, dijo Vivian Zhan, profesora asociada de política china en la Universidad China de Hong Kong. “China tiene que intensificar la innovación autóctona”.

PUBLICIDAD

Lo único de lo que no tiene que preocuparse Xi es de la estabilidad política, ya que no hay nadie en las altas esferas chinas que pueda interponerse en su camino. Pero eso no significa que su trabajo sea más fácil: Las cuestiones más importantes en torno a Covid-19, la propiedad, los chips, Taiwán y una batalla ideológica con Estados Unidos no tienen soluciones fáciles.

“Hay una contradicción entre la confianza en sí mismos que parecen tener los dirigentes, por un lado, y la preocupación por la seguridad, por otro”, dijo Jean-Pierre Cabestan, profesor emérito de ciencias políticas de la Universidad Baptista de Hong Kong. “Los próximos cinco años van a ser más difíciles para Xi Jinping que los últimos cinco años”.

-- Con la ayuda de Abhishek Vishnoi y Philip Glamann.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD