Mercados

Apetito por el riesgo está volviendo a mercados esperanzados por una Fed menos dura

Los volúmenes de negociación bajaron a mínimos del año por el día de acción de gracias, pero también cayó la cantidad de declaraciones agresivas de miembros de la Fed

Imagen de la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Denitsa Tsekova
25 de noviembre, 2022 | 03:59 PM

Bloomberg — Bajo la superficie de una de las semanas más tranquilas del año en Wall Street, algunos gestores de dinero están volviendo a las apuestas especulativas. Los motiva la esperanza de una Reserva Federal menos dura.

Sí, se están preparando para cerrar el peor año desde la crisis financiera hace más de 10 años. Pero queda cierto optimismo, y se deja ver en ciertos activos: una carrera hacia el crédito corporativo está favoreciendo algunos de los sectores más arriesgados del mercado, y los bonos basura están recibiendo los mayores flujos de dinero en los registros.

La exposición a la renta variable de los quants ha pasado a ser positiva y la de los gestores de fondos activos ha vuelto a acercarse a las medias a largo plazo. La apuesta de inflación se está desmoronando a medida que el dólar se encamina a su mayor caída mensual desde 2009 y los rendimientos del Tesoro de referencia con una baja de 30 puntos básicos en noviembre.

PUBLICIDAD

Los volúmenes de negociación bajaron a mínimos del año mientras los operadores se desconectaban por el día de acción de gracias. Pero también se redujo la cantidad de declaraciones agresivas de miembros de la Fed.

Las más recientes minutas de la Fed sugieren que sería apropiado un endurecimiento más moderado, justo después de que la presidenta del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, Loretta Mester, dijera que no tiene ningún problema en que el banco central reduzca pronto el ritmo de las subidas de tasas.

Restablecida la fe en el pivote de la Fed, los inversores terminaron la semana en alza, y el S&P 500 se encamina hacia un segundo avance mensual. Incluso el atribulado índice bursátil europeo ha ganado durante seis semanas consecutivas. Pero, al igual que con los anteriores repuntes durante el mercado bajista de 2022, puede resultar que las esperanzas del mercado choquen con la realidad de la Fed.

PUBLICIDAD

“Son menos hawkish de lo que eran, lo que sigue siendo mucho más halcones de lo que el mercado quiere que sean”, dijo Ben Kumar, estratega de inversión senior de Seven Investment Management LLP.

Los futuros sugieren unas subidas de tasas más y luego recortesdfd

Y, por supuesto, los mercados estaban posicionados de forma bajista cuando se produjo la última subida, lo que provocó una prisa mayor de lo habitual por cubrir las posiciones cortas. Sólo los operadores sistemáticos se tragaron unos US$150.000 millones en acciones este mes, y más esta semana, según una estimación de Scott Rubner, director gerente de Goldman Sachs Group Inc (GS).

Las apuestas por una senda más moderada de subidas de tasas se vieron catalizadas este mes por el enfriamiento del índice de precios al consumo de octubre. La encuesta manufacturera de la Fed de Richmond de esta semana se situó ligeramente por debajo de las expectativas y se sumó a la narrativa de la inflación máxima.

Los precios de los futuros indican un cambio a la baja hacia un aumento menor, de 50 puntos básicos, cuando los responsables políticos se reúnan los días 13 y 14 de diciembre, en contraste con las subidas de 75 puntos básicos que se habían convertido en la norma, y el ciclo terminará el año que viene con la tasa clave cerca del 5%. Mester, al menos, dijo que no cree que las expectativas del mercado estén “realmente equivocadas”.

“El sentimiento de las actas de la Reserva Federal, más dóciles, se está trasladando”, dijo Esty Dwek, director de inversiones de Flowbank SA. “Todos los indicadores de suavización del crecimiento están jugando en la narrativa de la inflación más suave, que es otro apoyo para la Fed llegando al final de su ciclo relativamente pronto”.

Las esperanzas de pivote se pueden ver en la actividad de los compradores de bonos que acudieron de forma fiable para impulsar los repuntes pandémicos y que ahora vuelven a estar en vigor, según el estratega de JPMorgan Chase & Co. (JPM) Nikolaos Panigirtzoglou.

PUBLICIDAD

Los bonos corporativos de alto rendimiento han tenido sus dos mejores meses de entradas registradas, atrayendo US$13.600 millones de entradas de fondos cotizados en bolsa en octubre y noviembre, según datos recopilados por Bloomberg. Los fondos cotizados que siguen las acciones de crecimiento son los que más dinero reciben, frente a los fondos que compran acciones de valor, que han estado entre los ganadores de la alta inflación.

En el caso de las acciones, el aumento general de la exposición al riesgo puede verse en una encuesta de la Asociación Nacional de Gestores de Inversiones Activas (NAAIM, por sus siglas en inglés), en la que los grandes asignadores de dinero han aumentado sus participaciones en acciones cerca de su media a largo plazo.

Fiebre de bonos basuradfd

Sin embargo, los anteriores brotes de optimismo resultaron ser de corta duración, y su colapso se vio acelerado por la suposición de que los mercados en alza son en sí mismos una amenaza para el objetivo de la Fed de reducir la inflación. Las condiciones financieras están cerca de los niveles que en junio y septiembre llevaron a los responsables de la política monetaria a dar marcha atrás.

PUBLICIDAD

“El mercado se mueve mucho más rápido de lo que lo hará la Fed”, dijo Kumar en Seven Investment. “Cada vez que el mercado no les cree, suaviza las condiciones financieras, lo que hace que el sesgo de la Fed hacia unas tasas más altas esté más arraigado”.

Las ganancias, que llegan en medio de uno de los periodos más tranquilos para los mercados este año, pueden ser ilusorias. En los tres primeros días de negociación de esta semana, 28.200 millones de acciones cambiaron de manos en las bolsas estadounidenses, el segundo volumen de tres días más bajo de este año. Al mismo tiempo, el indicador de miedo de Wall Street, el índice de volatilidad Cboe, cayó a su nivel más bajo en más de tres meses.

PUBLICIDAD
Los volúmenes previos al día de acción de gracias están entre los menores del añodfd

Los fondos de acciones registraron una salida de US$4.000 millones tras la entrada de US$24.000 millones de la semana pasada, según datos de EPFR Global. Y algunos grandes gestores de dinero siguen al margen mientras aumentan los temores de estanflación. El temido escenario es que la Reserva Federal fracase tanto en su misión de extinguir el crecimiento de los precios como en la de diseñar un aterrizaje suave.

Aun así, la vuelta al riesgo es un giro sorprendente desde septiembre, cuando un porcentaje récord de gestores de fondos globales encuestados por Bank of America (BAC) tenían asignaciones de renta variable infraponderadas.

“Lo que estamos viendo básicamente es que los activos menos queridos tienen un rendimiento superior”, dijo James Athey, director de inversiones de abrdn, con sede en Edimburgo. “La compra de caídas impulsada por la Fed no desaparece fácilmente tras un año de endurecimiento de la Fed”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD