Mercados

Estrategas de Goldman dicen que las acciones no reflejan el riesgo de recesión

Un modelo ve probabilidad del 39% de una desaceleración del crecimiento de EE.UU. el próximo año, pero los activos de riesgo solo valoran un 11%

Operadores trabajan en la Bolsa de Nueva York (NYSE) el 11 de noviembre de 2022 en la ciudad de Nueva York.
Por Sagarika Jaisinghani y Norah Mulinda
28 de noviembre, 2022 | 01:00 PM

Bloomberg — Los mercados bursátiles verán escenarios de mucha volatilidad el año que viene, ya que aún no reflejan el riesgo de una recesión en Estados Unidos, según los estrategas de Goldman Sachs Group Inc. (GS) y Deutsche Bank.

El equipo dijo que su modelo implica una probabilidad del 39% de una desaceleración del crecimiento de EE.UU. en los próximos 12 meses, pero los activos de riesgo sólo están valorando una probabilidad del 11%. “Esto aumenta el riesgo de nuevos sustos de recesión el próximo año”, escribieron en una nota.

Binky Chadha, de Deutsche Bank, espera que el índice S&P 500 se desplome hasta los 3.250 puntos (un 19% por debajo de los niveles actuales) en el tercer trimestre de 2023, cuando comience la recesión, antes de recuperarse en el cuarto trimestre.

PUBLICIDAD

Estos pronósticos son una advertencia después de que la renta variable haya subido con fuerza en los dos últimos meses por las apuestas de que un pico de inflación llevará a una suavización de las políticas de los bancos centrales. Los estrategas de Goldman afirman que, aunque la política monetaria debería ser menos un viento en contra el año que viene, la ralentización del crecimiento mundial mantendrá las acciones bajo presión.

“Las primas de riesgo de las acciones parecen bajas teniendo en cuenta el elevado riesgo de recesión y la incertidumbre sobre la combinación de crecimiento e inflación”, escribieron los estrategas de Goldman, con un riesgo de caída de las acciones más alto en medio de un crecimiento y una volatilidad débiles, junto con unas valoraciones elevadas. El S&P 500 cotiza a 17,5 veces su relación precio-beneficio futura, por encima de su media de 20 años de 15,7 veces.

Los estrategas de Goldman dicen que los mercados aún no reflejan el riesgo de una contraccióndfd

El análisis de Goldman muestra que la renta variable tiende a repuntar una vez que la inflación ha tocado techo si se evita una recesión. Sin embargo, en caso de contracción, bajan otro 10% de media en los seis a nueve meses posteriores al máximo. Aunque consideran que el riesgo de recesión en EE.UU. es relativamente bajo, señalan que la preocupación por la estabilidad financiera y los indicadores de estrés del mercado (como el riesgo de liquidez y el de solvencia) ha aumentado en todas las clases de activos.

PUBLICIDAD

En general, prefieren los bonos a las acciones, diciendo que ofrecen una mejor relación riesgo/recompensa y que deberían estar menos correlacionados positivamente con las acciones más adelante en 2023.

Los estrategas de Goldman estimaron la semana pasada que el S&P 500 terminará el año 2023 en 4.000 puntos del índice, casi sin cambios respecto al cierre del viernes. Esperan una mayor volatilidad al entrar en el próximo año, seguida de una recuperación en la segunda mitad, dijeron el lunes. El equipo de Deutsche Bank también prevé un repunte del índice en el cuarto trimestre, para terminar el año en 4.500 puntos.

Entre las otras previsiones de Goldman, los estrategas dijeron

Permanecer “relativamente defensivo” en un horizonte de tres meses; sobreponderar efectivo/crédito, neutral en materias primas e infraponderar bonos/acciones.

Centrarse en el rendimiento a corto plazo; gustar el crédito de alta calidad y ser selectivos con los activos procíclicos

Esperar oportunidades para añadir riesgo en 2023; neutral en todos los activos y sobreponderado en materias primas en un plazo de 12 meses

PUBLICIDAD

Tras la reciente reactivación de las acciones, están empezando a aparecer grietas a medida que el sentimiento se vuelve negativo, en parte impulsado por la estrategia de salida de China de Covid Cero, cada vez más complicada, y que amenaza el impulso del mercado de renta variable en noviembre.

El momento es muy inoportuno en este caso, ya que el S&P 500 se acerca a una línea de resistencia técnica crucial en su media móvil de 200 días. Si se evapora el reciente impulso alcista, las operaciones tácticas bajistas a corto plazo podrían provocar una toma de beneficios.

Los contratos del S&P 500 y del Nasdaq 100 bajaron el lunes por la mañana, ampliando el descenso del viernes tras la festividad de Acción de Gracias. El creciente malestar en China por las restricciones de Covid y los problemas de fabricación hicieron bajar a las petroleras, a Apple Inc. (AAPL) y a las acciones chinas que cotizan en Estados Unidos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD