Argentina

Por qué Augusto Darget está bullish con Argentina por primera vez en 20 años

Para el presidente de Silver Could Advisors, hay acciones argentina en la Bolsa que pueden multiplicar por seis, ocho veces, principalmente en áreas de servicios y energía

Foto: Peter Juelich/Bloomberg
21 de diciembre, 2022 | 11:01 AM

Buenos Aires — Augusto Darget se puso bearish con los activos argentinos en el 2002, el mismo año en el que cofundó Silver Cloud Advisors, la primera consultora en ser aprobada por la Comisión Nacional de Valores (CNV) como Agente Asesor Global de Inversión. La postura que asumió el año después de la gran crisis del 2001 le duró dos décadas, pero pegó un giro en el último año, de cara a las elecciones presidenciales del 2023 en Argentina.

“Por primera vez en 20 años estoy muy bullish con Argentina. Me parece que hay acciones en la Bolsa que pueden multiplicar por seis, ocho veces. En general todas de servicios y de energía”

Augusto Darget

Ante una sociedad argentina que exhibe actualmente “el mismo desánimo que cuando terminaba el gobierno de [Raúl] Alfonsín”, el próximo Gobierno inyectará a la economía local, muy probablemente, más capitalismo.

Y sea quien sea que llegue a la Casa Rosada en diciembre del año próximo, para Darget “el solo hecho de no pensar que vamos a ser bolivarianos va a ser un driver espectacular [para los activos] para el 2023″.

PUBLICIDAD
Augusto Darget, Presidente de Silver Cloud Advisorsdfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad

Un hilo que compartiste recientemente en Twitter dice que, en su último discurso, Jerome Powell inauguró el próximo mercado alcista para la Bolsa, porque estos mercados suelen empezar cuando hay señales claras de que la inflación se está moderando. ¿Estás de acuerdo con ese argumento?

En realidad es muy temprano para decir que esto está terminado, pero hay algunos indicios por el lado de la oferta que te muestran que alguna de esas inflaciones, llamadas estacionales, producto de la falta de oferta en épocas de pandemia, de alquiler de autos, de servicios y demás, se está reestableciendo [por la oferta]. Eso hace que yo me torne, por lo menos, optimista. El discurso de Powell además agregó que quizás la agresividad de la suba de tasas de tres cuartos se postergaba para una menor de 0,50, confirmando estas apreciaciones. Lo que tomo muy en cuenta es que evidentemente las autoridades de la Fed tienen mucha más información que nosotros, y pueden seguir el día a día y el segundo a segundo de cada movimiento de precios de cualquier bien. Y además el profesionalismo y la credibilidad con la que cuentan hace tantos años hacen que uno crea las palabras de su presidente. Entonces soy optimista. Más allá de eso mi optimismo con los mercados radica que solamente en cuatro oportunidades Estados Unidos tuvo recesiones sin ningún evento crediticio, y me refiero a quiebras de bancos o problemas de solvencia y demás, y en esas cuatro oportunidades a lo largo de los últimos 100 años los mercados financieros rebotaron con muchísima fuerza. Porque se dieron recesiones leves sin ningún trauma financiero y de ahí viene mi optimismo.

¿Estás viendo que la recesión el año que viene en Estados Unidos no sería grave, que sería leve?

En la confianza del consumidor todos los meses, en el empleador tomando empleo con sus números tan robustos. En retail sales lo que estás notando es que la Reserva Federal conoce que esta es la medicina apropiada para terminar con esta enfermedad. Ya lo ha logrado en el pasado. Es una medicina amarga, fea, dolorosa, pero que termina dando su efecto. Y el paciente está con muchas ganas de consumir. El paciente está con ganas de crecer. El paciente sigue tomando empleados a pesar de tomar esta medicina amarga. Entonces sí, me da la sensación de que va a ser una recesión muy leve, y que va a venir acompañada por baja de inflación y por menores subas de tasas. Y quizás el paciente está totalmente reestablecido en el segundo o tercer trimestre del año entrante. Creo que vamos a volver a los días felices de las finanzas, por así decirlo.

PUBLICIDAD

¿Puede ser que nos nublamos a veces por los titulares sobre despidos masivos? Sobre todo en empresas tecnológicas: Amazon, Google o Apple, frenando contrataciones o reduciendo equipos. El resto de la economía no parece reflejar esa tendencia, ¿no?

No, y lo que hacemos mal es argentinizar esa mirada porque acordáte que no es tan traumático y están acostumbrados a eso. Los americanos si ven buenas condiciones te toman miles de empleados en un minuto y si ven que las condiciones cambian los despiden fácilmente.

Es un mercado laboral más dinámico.

Muy dinámico, muy ágil. Y por el contrario, si la preocupación de Powell es justamente que los números de empleo muestran aún una fortaleza enorme, quizás estos indicadores son bien vistos por el mercado, más que traumáticamente.

¿Cómo ves la recuperación de las valuaciones de las empresas tecnológicas?

Acordáte que para sacar el valor presente de las compañías el flujo de fondos se descuenta a la tasa de 10 años. Y esa tasa es libre, no está tocada por nadie. La dirige el mercado. Apenas el mercado tenga la sensación de que la inflación dejó de ser un problema y que las subas de tasas quedaron en el pasado, vas a ver bajando violentamente esas tasas de 10 años y volando nuevamente las valuaciones de las tecnológicas. Son las más sensibles por el nivel de apalancamiento que tienen en general. Me parece que por eso han pagado el costo que pagaron durante este año. Y la reversión en general es muy rápida.

¿Cómo ves el potencial alcista para el sector energético, y para YPF, en particular?

Voy a ser más extremista para dejar claro el concepto: Yo desde el año 2002 que soy escéptico con todos los activos argentinos. Por primera vez en 20 años estoy muy bullish con Argentina. Me parece que hay acciones en la Bolsa que pueden multiplicar por seis, ocho veces. En general todas de servicio y de energía. Y no me sorprendería para nada ver a YPF en 12, 15 o 20 dólares en uno o dos años. Me parece que es una de las indicadas. De hecho ha presentado uno de los mejores balances de su historia YPF. Y me parece que por lo que es Argentina en general, con sus bonos cotizando a 30 dólares de su valor nominal, nadie está pagando más por acciones locales. Pero ya sabemos cómo cambia el humor rápidamente en este país. La sola expectativa de cambio de gobierno, la sola expectativa de prestar atención y fijarse que en ninguna mesa familiar se discute si vamos a ser Venezuela o no, como sí se discutía hace tres años atrás, de que estén tirando nombres al azar y que todos tengan “mood capitalista”, creo que, junto a la baja de tasas en algún momento del año que viene, va a ser un driver espectacular para que la Bolsa argentina sea de las mejores de los países no ya emergentes lamentablemente, los stand alone. De este tipo de países creo que Argentina va a ser el más beneficiado.

Si un nuevo Gobierno se topa inmediatamente con limitaciones para llevar a cabo una agenda reformista y de ajuste, ¿cuán en riesgo estaría ese potencial alcista que mencionas?

Yo te había comentado que desde el 2002 no tenía activos argentinos. No fui de los optimistas en la época de Macri por varias razones, entre ellas, por tener minoría en ambas Cámaras. Yo creo que el próximo gobierno va a ser muy similar al de [Carlos] Menem, porque la sociedad argentina se encuentra con el mismo desánimo que cuando terminaba el gobierno de [Raúl] Alfonsín. Con salarios cercanos a los US$300, con gente haciendo colas en las embajadas para irse a otro país. con falta de energía, con altísima inflación. El próximo gobierno va a tener demasiado apoyo y va a poder hacer los cambios que tiene que hacer. Acordándome de esa época del famoso Merval de US$900, cuando lo anunciaba [Martín] Redrado, acordándome de que Menem había sido el más estatista de los estatistas antes de llegar a la Presidencia y olfateó que la sociedad estaba buscando algo cercano al capitalismo, viendo que la Ucedé había sacado el 2% en esa época, que era todo un logro para un partido liberal, bueno, ahora es quizás más extremista. Ahora te hablan de [Javier] Milei con 15 o 20 puntos de intención de voto. Con un país devastado, una pobreza cercana al 45%, una inflación galopante y desánimo. El próximo gobierno va a tener apoyo por todos lados. No me imagino un gobierno similar al de Macri con minoría en las dos Cámaras para nada, sea cual fuera el color político. De hecho me imagino hasta que [Sergio] Massa podría llegar a ser el candidato oficialista con un perfil, que todos conocemos, de tratar de incentivar la inversión, creyente de los mercados y demás. El solo hecho de no pensar que vamos a ser bolivarianos va a ser un driver espectacular para el 2023.

Hoy menos de la mitad de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street de Argentina tienen un market cap que supera los US$1.000 millones. ¿Van a valer todas más de US$1.000 millón?

La posición técnica del mercado local es espantosa. No hay inversores internacionales, nadie te llama. Si te llama alguien de afuera son latinos que están olfateando esto, chilenos, brasileros. Me parece que sí, que los múltiplos son ridículos. Las empresas cotizan a dos EBITDA, una cosa realmente insostenible. Con muy buenos números. Acordáte que por esto de no querer invertir, de no poder comprar dólares, de no pagar dividendos, se han ocupado de bajar sus deudas continuamente entonces las empresas argentinas están muy sanas, ganan plata y cotizan a múltiplos ridículos comparables con cualquiera de la región. Me parece realmente una gran oportunidad.

PUBLICIDAD

¿Tienen que agradecerle al kirchnerismo por esos números?

Argentina está en decadencia hace 200 años. Hemos sido muy pobres desde que hicimos la revolución. Pensábamos que nos iban a quedar las minas de Potosí y los españoles de ninguna manera lo permitieron. No somos ni ultra capitalistas ni somos comunistas, somos un híbrido, somos un gris. Cuando creemos que somos ejemplo del mundo capitalista nos vienen a hablar de la redistribución del ingreso y cuando estamos devastados por políticas populistas nos creemos que volvemos a ser liberales. Uno vive en el país que quiere y tiene que desarrollar las herramientas para vivir en el país que quiere por su familia, sus amigos, sus olores, sus gustos, su club de fútbol, y manejar la frustración. Creo que depende de cada uno de nosotros.

¿Cómo estás viendo que pueda evolucionar la crisis de deuda en pesos el año que viene?

Yo soy de los que creo que es insostenible la deuda en pesos. Sobre todo la parte que le toca a los bancos con las Leliq. Creo que cualquier persona que tenga poder en el próximo gobierno si este problema subsiste, en la primera semana va a tener que tomar manos en el asunto. No podés tener dos bases monetarias en los bancos remuneradas semanalmente. Claro, vos me preguntaste el año que viene. El año que viene yo creo que la expectativa de cambio va a ser tan grande que probablemente se favorezca que esto siga continuando de esta manera sin ningún drama en el medio. Es muy probable. Como ves que el dólar no sube a pesar de la inflación y de los temas políticos. Justamente todos tenemos en la cabeza el cambio de expectativas. Me parece que eso va a durar todo el año y es probable que el gobierno consiga fondeo para hacer rollover de toda esta deuda.

PUBLICIDAD