Asia

Ciudades y fábricas chinas piden a contagiados de Covid-19 que vuelvan al trabajo

La política sanitaria ha dado un total giro minimizando el virus de tal manera que solo se sabe del contagio de un trabajador si este lo informa

Una clínica de Pekín
Por Bloomberg News
21 de diciembre, 2022 | 01:15 PM

Bloomberg — En China, a los empleados con síntomas leves de Covid-19 se les ha indicado que regresen al lugar de trabajo en determinadas ciudades, lo que supone un completo giro en la manera en que se percibe el virus, a medida que los responsables sanitarios del país intentan contener el efecto económico de la proliferación de casos tras la reapertura.

A los funcionarios de la metrópolis occidental de Chongqing se les dijo que podían seguir trabajando si no presentaban o presentaban síntomas leves de Covid-19, según declararon las autoridades durante el fin de semana. Los funcionarios de Zhejiang, núcleo manufacturero de la costa oriental de China, y de una ciudad de la vecina provincia de Anhui, también permitieron trabajar esta semana a las personas con Covid-19, de acuerdo con informes de los medios de comunicación de la zona.

Las medidas llegan solo unas semanas más tarde del abrupto cese del riguroso programa Cero Covid-19, lanzándose de lleno a la reapertura pese a las reducidas cifras de inmunización y a un clima más frío. Este giro ha ido de la mano de una avalancha de contagios en los más importantes núcleos urbanos, y Pekín ha cargado con el peso de lo que los expertos pronostican como un maremoto de casos de Covid-19 en toda China.

PUBLICIDAD

No obstante, el objetivo del plan gubernamental consiste en hacer frente rápidamente a la primera oleada de reapertura y lograr que la actividad económica, debilitada durante meses por los devastadores cierres de empresas, la imposición de cuarentenas obligatorias y los controles y pruebas, vuelva a aumentar de forma continuada.

Permitir que las personas con Covid-19 positivo trabajen, especialmente en las fábricas, sin duda impulsará la propagación. Sin embargo, algunas empresas están dispuestas a correr ese desafío, especialmente si sus trabajadores más jóvenes no se enferman demasiado.

Incentivo para seguir trabajando

La mayoría de los trabajadores de primera línea en la fábrica de Peter Yu que fabrica vehículos en la provincia de Hubei, en el centro de China, siguen trabajando con síntomas leves. A los empleados se les paga por la cantidad de productos que fabrican, dijo, por lo que existe un incentivo para seguir trabajando incluso si están infectados. Dado que China ha desmantelado en gran medida su otrora omnipresente sistema de pruebas de PCR, la empresa solo sabe si un trabajador es Covid-19 positivo si lo informa él mismo.

PUBLICIDAD

“Para nuestra empresa, la capacidad de producción es realmente importante: detenerse incluso por un solo día significa una gran pérdida”, dijo Yu. “Si lo informan, les recomendaremos que se queden en casa y se recuperen. Pero la situación real es que muchos trabajadores están infectados, no tienen síntomas graves, optan por seguir trabajando y no denunciar sus casos”.

Es distinto al enfoque más cauteloso desplegado en otros países cuando pasaron de eliminar el Covid-19 a vivir con él. La mayoría de los lugares tenían reglas establecidas sobre cuándo una persona con Covid-19 positivo, o incluso cualquier persona expuesta al virus, podía salir al público e ingresar a los lugares de trabajo. Esas restricciones tenían como objetivo aplanar la curva y minimizar el impacto en los hospitales a medida que circulaba el virus.

Minimizando el Covid-19

China ha tenido que construir clínicas improvisadas en Pekín después de que los primeros días de propagación más amplia vieran hospitales abrumados con personas infectadas. Desde entonces, la propaganda oficial se ha centrado en restar importancia a la gravedad del Covid-19 y en decirle a la gente que lo aguante en casa, si puede, un cambio total respecto a cómo se describió el virus en China durante los últimos tres años.

Pekíndfd

Ahora que la explosión inicial de casos parece estar disminuyendo, Pekín les ha dicho a los trabajadores que no necesitan demostrar que son negativos para regresar al lugar de trabajo siempre que hayan pasado una semana de aislamiento en el hogar.

Otras empresas en China todavía están tratando de limitar la propagación dentro de sus fábricas, con objetivos cruciales de producción a la vista para fin de año. El gigante automotriz alemán Volkswagen AG (VOW3) está pidiendo a los trabajadores libres de Covid-19 que trabajen más horas en una de sus fábricas en el sur de China, dado que tiene una gran cantidad de empleados enfermos.

SES AI Corp. (SES), que desarrolla baterías de metal de litio para vehículos eléctricos, también está tratando de mantener en funcionamiento su planta de fabricación en Shanghái. La planta allí tiene alrededor de 100 empleados y la mayoría se ha contagiado de Covid-19, dijo una portavoz el miércoles. Para mantener el sitio en funcionamiento, SES está dividiendo los turnos de los trabajadores, los empleados infectados con Covid -19 van a trabajar los lunes, miércoles y viernes y el personal no infectado trabaja los martes y jueves.

PUBLICIDAD

Empresas como el proveedor de Apple Inc (AAPL), Foxconn Technology Co. (2354) y el fabricante de automóviles Geely mantienen a sus trabajadores en sistemas de circuito cerrados a medida que se propaga la ola de Covid-19. Los sistemas ven a los empleados confinados en el campus de la fábrica y sometidos a pruebas periódicas para evitar la entrada del virus.

La reapertura ha ido acompañada de escasez de personal y reducción de la producción de empresas en otras partes del mundo, y se espera que China tenga una experiencia similar, a una escala mucho mayor, a medida que elimine el cero Covid-19. El ausentismo masivo y los retrasos en la segunda economía más grande del mundo podrían tener implicaciones significativas para las cadenas de suministro y el crecimiento global.

Alentar a los casos leves o asintomáticos a trabajar puede ayudar a silenciar ese impacto hasta cierto punto, pero también potenciaría el brote, lo que generaría más casos y probablemente muertes.

PUBLICIDAD

Una ventaja de reabrir en esta época del año es que suele ser lento para algunas industrias en China.

Alrededor del 60% de las fábricas en los centros industriales de Cantón, Zhejiang y Shandong planean enviar a los trabajadores a vacaciones más largas a fines de este mes, mientras esperan que lleguen nuevos pedidos en el nuevo año. Los brotes de Covid-19 también hicieron que algunas plantas cerraran temprano para las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que caen a fines de enero, según el Futures Daily de China.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Danny Lee y Kathy Chen.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD