Un asistente muestra el casco de realidad virtual (RV) Meta Quest Pro durante una presentación a los medios en la Meta Store de Burlingame, California, EE.UU., el martes 25 de octubre de 2022.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Ahora que 2022 terminó, es natural pensar en qué esperar de 2023. Estoy interesado sobre todo en la tecnología. Indudablemente habrá mejoras continuas que proporcionarán beneficios inmediatos, así como avances que prometen cambios en más o menos una década. Yo me centro en algo intermedio, una tecnología que existe desde hace unos 20 años y que tiene el potencial de irrumpir en la conciencia general en 2023 y ser transformadora durante la próxima década: la metaóptica.

En términos sencillos, los metaópticos son superficies planas que pueden actuar como lentes. Puede parecer rudimentario, pero no hay que olvidar que las lentes de telescopios y microscopios fueron motores clave del desarrollo de la ciencia moderna y se utilizan en muchos dispositivos actuales: gafas, teléfonos, autos, cámaras. Las lentes modernas apenas se diferencian de las de hace 500 años y, a diferencia de casi todo lo demás, no pueden hacerse más pequeñas ni más delgadas.

PUBLICIDAD

Estos dispositivos son mucho más que sustitutos de las lentes actuales. Por un lado, las lentes no pueden hacerse pequeñas ni planas, y se necesitan muchas lentes para los fines más útiles. Tu teléfono probablemente tenga seis lentes, por eso no puede ser tan fino como una tarjeta de crédito. Otra diferencia es que las lentes curvadas son pasos lentos en muchos procesos de fabricación, que hechas de una en una. En principio, las metaópticas pueden fabricarse de forma más barata y directa a escala industrial, dando visión a todo tipo de productos.

Los metaópticos que compre o utilice en 2023 serán probablemente sustitutos de lentes con ciertas ventajas para coches, dispositivos médicos, escáneres, fabricantes industriales y otros productos. Puede que no las note, pero puede esperar posibilidades como:

PUBLICIDAD
  • Dispositivos aparatosos como prismáticos, telescopios, visores 3D, heads-up displays y cámaras que se transformarán en un único dispositivo portátil no más pesado que unas gafas.
  • Visión 3D integrada en todos los electrodomésticos, no sólo en los detectores de movimiento de los dispensadores de jabón de los baños públicos, sino en funciones tan sofisticadas como que el termostato vea que te pones un jersey o que la lámpara ilumine su libro o a alguien que entra en la habitación.
  • Sus electrodomésticos comunicándose entre sí y con usted a través de la luz, en lugar de las más primitivas Wi-Fi o Bluetooth.

En el lado negativo, puede que se acabe la privacidad en la era metaóptica: puede estar seguro de que las fuerzas policiales secretas del mundo siguen de cerca este campo.

Los dispositivos metaópticos captan mucho más que las lentes o los ojos humanos. Pueden detectar todas las frecuencias de la luz, además de la polarización y la fase, incluso los estados cuánticos. Las lentes y los cerebros ven en dos dimensiones y una parte importante del cerebro se dedica a dar la ilusión de visión tridimensional. La metaóptica puede ver realmente en tres dimensiones. Además, puede proyectar con la misma facilidad con la que ve: hologramas tridimensionales, calor, información e incluso (en teoría) naves espaciales eléctricas. La meta-óptica puede igualar la visión térmica y de rayos X de Superman y hacer muchas cosas que Superman no puede.

PUBLICIDAD

No todo esto llegará en 2023, pero creo que en 2033 la metaóptica será omnipresente y marcará la diferencia en la vida cotidiana tanto como el correo electrónico o los teléfonos móviles. Mi predicción es que 2023 será el primer año en que se compre o utilice un dispositivo metaóptico. Las aplicaciones más visionarias de la metaóptica presentan considerables obstáculos técnicos, así como retos de escala, económicos y de aceptación en el mercado. Pero la metaóptica es real, ya está aquí y su futuro es tan brillante que hay que llevar gafas de sol (metaópticas).

No veo oportunidades a corto plazo para los inversores, pero es un sector importante que hay que tener en cuenta para futuras oportunidades. En la actualidad, las empresas públicas de metaóptica son minúsculas, pierden dinero y son muy especulativas, incluso si se está seguro de que la metaóptica despegará. Los mayores presupuestos y los trabajos más prometedores corresponden a gigantes tecnológicos como Apple Inc (AAPL), Alphabet Inc (GOOGL), empresa matriz de Google, y Samsung Electronics Co.

PUBLICIDAD

Mi sensación es que el sector es demasiado importante y especializado para que exista solo en startups y divisiones de grandes empresas. La fabricación y las aplicaciones pueden permanecer dentro de las grandes empresas, pero los diseños visionarios y los productos totalmente nuevos pueden provenir de empresas medianas bien capitalizadas que se conviertan en la próxima generación de gigantes tecnológicos. Por tanto, los inversores deben estar atentos a la metaóptica, porque pronto la metaóptica estará muy atenta a los inversores, y a todos los demás.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.