Tensión en el Congreso aumenta preocupación sobre potencial de default de EE.UU.

No lograr elevar o suspender el techo de la deuda a tiempo podría dar paso a un default técnico del país o alentar a las agencias crediticias a rebajar su calificación

Imagen de la Cámara Baja de EE.UU.
Por Alexandra Harris
06 de enero, 2023 | 07:16 AM

Bloomberg — Los inversores están prestando cada vez más atención al momento en el que EE.UU. podría llegar a su límite de endeudamiento legal, a medida que la prolongada lucha por la presidencia aumenta el riesgo de que los legisladores no se pongan de acuerdo sobre como evitar romper el techo de la deuda este año.

VER +
Caos en Cámara Baja de EE.UU.: republicanos siguen sin acuerdo sobre presidente

No lograr elevar o suspender el techo de la deuda a tiempo podría dar paso a un default técnico del país o alentar a las agencias crediticias a rebajar su calificación, algo que Standard & Poor’s hizo en el marco de una tensión por el techo de la deuda en 2011. Dado el potencial disruptivo de ese tipo de eventos en los mercados financieros, los operadores analizan la posible fecha clave.

Aproximándose al techo de la deuda

No es un cálculo simple, pero hay analistas que estiman que la fecha específica ocurriría en algún momento del tercer trimestre de este año.

En un entorno en el que los líderes políticos puedan alcanzar un acuerdo factible, esto debería dejar tiempo de sobra. Pero el hecho de que la Cámara de Representantes ni siquiera haya elegido a un presidente sugiere que cualquier acuerdo será muy reñido.

PUBLICIDAD

El estancamiento actual de la Cámara “elimina casi por completo cualquier posibilidad de que se gestione sin problemas, que ya era bastante baja”, dijo el economista de Jefferies LLC Thomas Simons.

El techo de deuda ya inquieta a los mercados, sobre todo a los de renta fija, ya que los vencimientos cortos hacen que los valores de esa parte de la curva sean más susceptibles de default. Aunque las letras del Tesoro no muestran preocupación por el límite de deuda por el momento, con el tiempo los inversores empezarán a evitar los vencimientos más vulnerables.

Esto se debe a que si EE.UU. se queda sin capacidad de endeudamiento, la deuda que vence inmediatamente después podría no ser reembolsada a tiempo. Los inversores en esos valores tienden a exigir una compensación por el riesgo en forma de mayores rendimientos de las letras. Las letras a más largo plazo suelen pagar tasas más altas que las de más corto plazo, y así sigue siendo por ahora, aunque eso podría cambiar una vez que el mercado empiece a aglutinarse en torno a la fecha en que el Gobierno probablemente agote su capacidad de endeudamiento.

PUBLICIDAD

El Congreso saliente, en el que el Partido Demócrata tenía el control de ambas cámaras, optó por no abordar la cuestión durante su sesión de pato cojo - el período comprendido entre la elección en noviembre de nuevos miembros y la toma de posesión de los mismos en enero. En su lugar, se centró en otras prioridades legislativas para ese limitado periodo de tiempo.

Mientras tanto, la mayoría de la nueva Cámara pertenece al Partido Republicano, que se opone al Presidente Joe Biden. Los analistas ya habían anticipado que encontrar una resolución sobre el límite de la deuda podría ser difícil en esas circunstancias. Pero ahora se preparan para un desenlace más complicado, en medio de una agitación que ha visto cómo Kevin McCarthy, del Partido Republicano, no logra los votos suficientes para la portavocía en numerosas votaciones.

Oficialmente, el Gobierno está a US$78.000 millones de alcanzar el límite estatutario de US$31,4 billones. Pero el Tesoro ha empleado históricamente varias medidas extraordinarias para evitar rebasar el tope. Entre ellas se incluyen recortar la cantidad de letras del Tesoro que emite, gastar el efectivo que mantiene aparcado en el banco central y suspender los pagos a los fideicomisos del gobierno.

Fecha límite

El momento y la forma en que se apliquen estas medidas -y exactamente cuáles decida utilizar el Tesoro- contribuirán a determinar la fecha límite definitiva. También lo hará el flujo de desembolsos e ingresos públicos. Es probable que la entrada de dinero procedente de los impuestos en abril proporcione un colchón, aunque con el deterioro de la situación económica y del valor de los activos, no se espera que los flujos sean tan abundantes como el año pasado. Por otro lado, el pago de las devoluciones de impuestos puede acelerar los flujos de salida.

El volumen de las subastas de letras es otro factor determinante. El Tesoro empezó a reducirlas a finales de 2022, retrasando aún más el uso de sus trucos contables para prolongar su autoridad de endeudamiento. Pero no es un camino recto y hay un límite a lo bajo que puede llegar el tamaño de las ventas, ya que el Tesoro todavía necesita refinanciar las deudas existentes y financiar los pagos del Gobierno.

Los estrategas de Bank of America Corp. (BAC), UBS Securities (UBS) y Wrightson ICAP han identificado una fecha de caducidad en algún momento del tercer trimestre.

La lucha de 2011

Lo más cerca que ha estado Estados Unidos del precipicio fue en 2011. Por aquel entonces, un enfrentamiento entre la Administración demócrata de Barack Obama y los líderes republicanos llevó finalmente a S&P a retirar a Estados Unidos su máxima calificación crediticia. El acuerdo de entonces -y en algunos episodios posteriores- ha sido que se eleve el techo a cambio de futuros recortes del gasto, y existe la posibilidad de que así sea de nuevo.

PUBLICIDAD

Pero esta vez puede ser diferente. Muchos de los mismos republicanos que actualmente mantienen el mazo del presidente fuera del alcance de McCarthy también se preparan para una pelea sobre el límite de la deuda, exigiendo a los líderes del partido que utilicen la amenaza de impago como palanca para forzar profundos recortes del gasto. Y existe el riesgo de que las concesiones que haga McCarthy para convertirse en presidente acaben limitando su capacidad para sacar adelante la legislación sobre el límite de deuda.

Biden y otros líderes demócratas, por su parte, se han negado rotundamente a ceder a lo que califican de “toma de rehenes” con la economía estadounidense.

En medio de la paralización, el demócrata californiano Brad Sherman propuso el miércoles un posible acuerdo que cambiaría los votos demócratas para convertir a McCarthy en presidente de la Cámara a cambio de normas destinadas a evitar un cierre del Gobierno estadounidense o una crisis del límite de deuda.

Sin embargo, independientemente de cómo se resuelva este particular punto muerto, el hecho de que la cámara esté tan fracturada y que tantos sean potencialmente hostiles a la supresión del límite, significa que la batalla será probablemente dura.

PUBLICIDAD

“Mi opinión en noviembre era que esto iba a ser un lío con el GOP en el poder en la Cámara”, dijo Blake Gwinn, jefe de estrategia de tipos de interés de EE.UU. en RBC Capital Markets. “Mi opinión ahora es que esto va a ser un lío con el partido republicano en el poder en la Cámara”.

Lea más en Bloomberg.com