Colombia, ante “consecuencias impredecibles” por inflación: ¿qué más se puede hacer?

Desde el Gobierno consideran que se han adoptado medidas antinflacionarias estructurales, pero ciertos sectores las consideran insuficientes. ¿Existe una mejor receta?

Un supermercado en Cúcuta, Colombia.
17 de enero, 2023 | 01:29 PM

Bogotá — Aunque el presidente colombiano, Gustavo Petro, manifestó que el congelamiento del precio del diésel y de los peajes son medidas antinflacionarias estructurales, desde el sector empresarial y ciertos analistas económicos advierten sobre la urgencia de priorizar estas acciones y evitar “consecuencias impredecibles”, según lo manifestó este martes la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham).

Los recientes anuncios del Gobierno “son medidas que pueden ayudar a que la inflación no siga subiendo, ya que este asume el mayor costo. Sin embargo, no creo que sean estructurales porque el Gobierno no tiene recursos infinitos”, advirtió en conversación con Bloomberg Línea la economista jefa de IN ON Capital, Ana Vera.

Explicó que financiar estos rubros implica que se deben subir impuestos para garantizar la caja del Gobierno y el dilema es que “esos mayores tributos se trasladan a los consumidores al final”.

En la misma vía, el economista jefe de Corficolombiana, Julio Romero, indicó a este medio que la perspectiva es que “la inflación va a tener mayor persistencia de lo esperado, a pesar de las medidas anunciadas” y se podría mantener en dos dígitos durante todo 2023.

PUBLICIDAD

Entre las principales razones que explican este fenómeno se refirió a la indexación a niveles altos de servicios como arriendos y educación, que tienen un peso importante en la canasta de consumo, lo que “dificultará que la inflación disminuya con fuerza este año”.

Precios más altos | Los precios al consumo de Colombia superan el 13% y presionan a un mayor endurecimiento de las tasas de interés. Fuente: Bloombergdfd

También influirá el hecho de que la tasa de cambio podría mantenerse este año a niveles superiores a los $4.600.

Julio Romero analiza que un dólar más alto implica que “los costos de insumos para el agro y la industria, así como los precios de productos importados (vehículos, electrodomésticos) están un 15% o 20% más altos con respecto a otros países de la región”.

PUBLICIDAD

También influirían otros factores que agregan presión como los impuestos que entraron en vigencia este año (ropa importada, tiquetes aéreos, restaurantes) y el aumento de precios de los combustibles.

La más reciente encuesta de expectativas del Banco de la República muestra que para diciembre de este año la proyección de los analistas es que la inflación termine en 8,63%, mayor a la previsión del mes pasado cuando esperaban que terminara en el 7,74%.

Pero los analistas más pesimistas creen que podría ser de casi dos dígitos la inflación al terminar el 2023.

La apuesta mayor para el IPC de 2023, según la encuesta, es de 9,91%, mientras que el más optimista de los analistas proyecta que sea de 5,76%. En todo caso, por fuera del rango meta de la Junta del Banco de la República.

Incluso, para los analistas la inflación en diciembre de 2024 seguiría más de 200 puntos por encima de la meta. La encuesta muestra que el promedio ubica la inflación al cierre del próximo año en 5,05%.

María Claudia Lacouture, presidenta de AmCham Colombia, explica que “el costo de los alimentos y los servicios públicos representa una buena parte de los gastos de las familias que no han logrado estabilizar ahorros desde la pandemia, con el agravante de que las medidas restrictivas del Banco de la República, además de encarecer el dinero, desestimulan la formalidad bancaria y empodera el gota a gota”.

“La inflación merece más atención que todas las reformas anunciadas y las que están sobre la mesa, requiere de una acción rápida, que permita poner en marcha una estrategia en múltiples niveles y no esperar a que la economía y los precios se contraigan simplemente porque la gente deja de comprar ya que no le alcanza el dinero”, profundizó.

PUBLICIDAD

¿Qué más se puede hacer para luchar contra la inflación?

En opinión de Ana Vera, de IN ON Capital, lo mejor que puede hacer Colombia en este contexto es cuidar la confianza de los inversionistas para que se puedan hacer negocios en el país, “ya que solo con mayor oferta de bienes y servicios se pueden contener las presiones de precios”.

Por su parte, Lacouture propuso “una articulación del Gobierno con el Congreso y el sector privado para tener un acuerdo que contribuya a que los precios se mantengan bajo control sin que se afecte el empleo o el crecimiento económico”.

Y desde Corficolombiana Julio Romero dijo que “las medidas para desacelerar la inflación no son mágicas. La economía responde a fuerzas de oferta y demanda, la intervención estatal en los precios (con muy pocas excepciones) no es una medida efectiva en el mediano plazo para reducir la inflación, todo lo contrario. El control de precios genera escasez, desabastecimiento, mercados paralelos y más inflación”.

“Creo que las medidas deberían encaminarse a aumentar la oferta y reducir los costos, pero eso no ocurre de un día para otro. Por el lado de la demanda, ya viene haciéndose la tarea con el incremento de tasas de interés y por la misma inflación tan alta que debilita el consumo”, analizó.

PUBLICIDAD

En este sentido, señaló que “para aumentar la oferta se necesita inversión, condiciones amigables para el capital que aumente la producción, el comercio y la disponibilidad de bienes y servicios”.

“Los costos a nivel internacional ya vienen cediendo, en Colombia deberíamos ver un alivio en la inflación hacia el segundo semestre. Reducir la incertidumbre política podría aliviar el dólar y permitir una reducción en los costos de productos importados”, remató.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram