¿Qué pasa si el Tesoro de EE.UU. se queda sin efectivo?

La secretaria del Tesoro ha seguido el ejemplo de sus predecesores al abstenerse de explicar con exactitud qué haría el departamento en el peor de los casos

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EE.UU., en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS) de la Universidad Johns Hopkins en Washington, DC, EE.UU., el jueves 20 de abril de 2023.
Por Viktoria Dendrinou
11 de mayo, 2023 | 01:57 PM

Bloomberg — La pregunta más urgente en el duro enfrentamiento de Washington sobre el límite de la deuda federal es una que el Tesoro estadounidense se niega a responder: ¿qué ocurre si se queda sin efectivo?

Aunque en el pasado los legisladores y las administraciones han estado a punto de no elevar el límite de la deuda a tiempo (a horas de distancia en de 2011), siempre han llegado a un acuerdo antes de que el saldo de caja del Departamento del Tesoro fuera demasiado bajo para hacer frente a todos los pagos federales que vencían.

Esta vez, según algunos observadores, podría ser diferente. El caso base de Goldman Sachs Group Inc. (GS) es que se llegue a un acuerdo el día de la llamada fecha X, más o menos un día; en otras palabras, el enfrentamiento podría prolongarse un día más. Morgan Stanley (MS) dice que existe un “riesgo significativo” de que se supere la fecha X.

JPMorgan Chase & Co. (JPM) ha creado una “sala de guerra” para estudiar contingencias, según declaró el jueves el CEO Jamie Dimon en una entrevista en Bloomberg Television.

PUBLICIDAD

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha seguido el ejemplo de sus predecesores al abstenerse de explicar con exactitud qué haría el departamento en el peor de los casos, si el Congreso no consiguiera elevar o suspender a tiempo el techo de la deuda. Detallar cualquier plan podría sugerir que se podrían mitigar los daños derivados del suceso, lo que reduciría el incentivo de los legisladores para actuar. También se correría el riesgo de atizar a los opositores hacia cualquier contingencia que conciba el Tesoro.

El Tesoro de EE.UU. se ha quedado sin efectivo para hacer pagos

Aun así, Yellen reconoció esta semana que habrá que tomar decisiones si los legisladores no actúan a tiempo.

“Si el Congreso no eleva el techo de la deuda, el presidente tendrá que tomar algunas decisiones sobre qué hacer con los recursos que tenemos”, dijo Yellen en una entrevista el 8 de mayo con la CNBC.

PUBLICIDAD

La administración podría seguir haciendo todos los pagos invocando la 14ª Enmienda de la Constitución (que dice que la validez de las deudas públicas “no será cuestionada”), pero eso implicaría una lucha legal de alto riesgo, como señaló el presidente Joe Biden a principios de este mes.

VER +
Yellen dice que “no hay buena opción” salvo que Congreso levante límite de deuda

Si se deja de lado esa opción, una suposición generalizada es que el Tesoro utilizaría el efectivo y los ingresos de que dispone para garantizar el pago de la deuda pública.

Salvaguardar los bonos del Tesoro

La mayoría de los economistas e inversores consideran que el incumplimiento del servicio de los bonos del Tesoro, que constituyen el mayor mercado de bonos del mundo y una referencia para los costos de endeudamiento en todo el mundo, es una conmoción que podría desencadenar un colapso financiero, y un riesgo que los funcionarios no correrían.

Nadie gana en esta situación desde el punto de vista político, pero desde la perspectiva de “hacer el menor daño posible” a largo plazo, uno quiere proteger el servicio de la deuda”, dijo Stephen Myrow, socio gerente de Beacon Policy Advisors y ex funcionario del Tesoro.

Esa suposición se basa en parte en las transcripciones de las conferencias telefónicas de emergencia de la Reserva Federal en 2011 y 2013, durante anteriores enfrentamientos por el límite de la deuda. Un funcionario de la Reserva Federal que había trabajado con sus homólogos del Tesoro dijo a los responsables de formular las políticas en agosto de 2011 que los supuestos incluían “que el principal y los intereses de los valores del Tesoro seguirían haciéndose efectivos a tiempo”.

Yellen (que participó en esas reuniones de 2011 y 2013 como vicepresidenta de la Fed) ha intentado introducir algunas dudas sobre esa contingencia. Dijo en una entrevista en enero que el plan nunca se acordó, y que las discusiones de entonces muestran que “no hay garantías de que funcione”.

Seguridad Social

Consultado por los planes de contingencia el jueves, el Tesoro se remitió a las últimas declaraciones de Yellen sobre el límite de deuda. La funcionaria reiteró durante una visita a Japón “la necesidad urgente” de que el Congreso actúe lo antes posible.

PUBLICIDAD

El jueves, Dimon también destacó la imprevisibilidad de la situación cuanto más se acerca EE.UU. a la fecha X. “Tenemos que tener mucho cuidado con una situación que se acerca a eso”, dijo, debido al riesgo de un comportamiento de “pánico”. “El pánico es lo único que asusta a la gente. Toman decisiones irracionales”.

Aun así, suponiendo que el Tesoro siguiera efectuando los pagos de los títulos de deuda, el gobierno de Biden tendría que decidir a continuación si sigue pagando la enorme cantidad de otras obligaciones, que van desde la Seguridad Social y los pagos de defensa hasta los salarios federales y los organismos gubernamentales, desde la Administración Federal de Aviación hasta Aduanas y Protección de Fronteras.

“Es poco probable que el gobierno federal pueda emitir pagos a millones de estadounidenses, incluidas nuestras familias militares y los ancianos que dependen de la Seguridad Social”, advirtió Yellen en febrero.

VER +
Biden se reúne con McCarthy por techo de deuda en medio de ansiedad en los mercados

Problemas logísticos

No todos piensan lo mismo. Un antiguo asesor económico de la Casa Blanca que ahora asesora a los participantes en el mercado dijo que, una vez enfrentado a una elección brutal, el Tesoro intentaría al menos dar prioridad a los pagos adeudados a los beneficiarios de la Seguridad Social. En marzo había casi 52 millones de beneficiarios de la jubilación.

PUBLICIDAD

Sin embargo, puede resultar difícil. Los pagos del Tesoro se gestionan a través de Fedwire, un sistema de pagos distinto del que gestiona las prestaciones del gobierno y los pagos a los contratistas, por lo que éstos podrían ser más fáciles de separar.

Según Wendy Edelberg, directora del Proyecto Hamilton e investigadora principal de estudios económicos de la Brookings Institution, sería “mucho más difícil” desde el punto de vista logístico que el sistema de pagos retirara algunos pagos sin intereses y mantuviera otros.

PUBLICIDAD

Edelberg calcula que si el Tesoro decidiera seguir efectuando sus pagos de intereses, habría que recortar otros desembolsos en un 25% aproximadamente. Si también siguiera efectuando pagos a la Seguridad Social, el golpe a otras obligaciones podría llegar a ser de aproximadamente un tercio.

“Más allá de la logística, es una idea terrible que el Tesoro decida unilateralmente, sin legislación promulgada por el Congreso, qué pagos hacer y qué pagos aplazar”, añadió. También se producirían impugnaciones legales, señaló.

Lea más en Bloomberg.com