Ganancias de mercados bursátiles están cada vez más concentradas en menos acciones

Una increíblemente pequeña cantidad de acciones componen la mayor parte de los retornos en el último siglo, y esa cantidad se está achicando aún más, según un nuevo estudio

Wall St.
Por Lu Wang - Carly Wanna
27 de junio, 2023 | 09:53 AM

Bloomberg — Para aquellos que están ansiosos porque cada vez menos acciones de gigantes tecnológicos concentran más proporción de la riqueza en el mercado bursátil, aquí algo de perspectiva: no es nada nuevo.

La conclusión se desprende de un estudio de seis años de duración de Hendrik Bessembinder, cuyo trabajo muestra cuan disparejas son las recompensas del mercado a lo largo de las décadas.

VER +
En cinco gráficos: así le fue a Wall Street en el primer semestre del 2023

Bessembinder, profesor de la Universidad de Arizona, tituló al estudio: Shareholder Wealth Enhancement, 1926 to 2022. En el indica que no solo una increíblemente pequeña cantidad de acciones componen la mayor parte de los retornos en el último siglo, sino que esa cantidad se está achicando aún más.

El artículo de Bessembinder es de interés para cualquiera que se haya preocupado por el hecho de que la locura por la inteligencia artificial haya confinado las ganancias del S&P 500 a media docena de empresas que representan prácticamente todo el avance de este año. Tratar este patrón básico como inusual es un error, sugiere su trabajo. De hecho, hay razones para creer que la situación es permanente y que es probable que se intensifique.

PUBLICIDAD

“No puedo decir qué empresas van a ser las grandes ganadoras en los próximos 30 años, pero estoy seguro de que unas pocas dominarán el mercado”, afirma en una entrevista. “Parece que se está convirtiendo en un fenómeno aún más fuerte que la mejora de la riqueza se concentre en relativamente pocas acciones”.

Bessembinder causó sensación hace seis años con un estudio que demostraba que, debido a que empresas como Apple Inc. (AAPL) y Exxon Mobil Corp. (XOM) superaban ampliamente a sus homólogas en términos de rentabilidad, menos del 4% de los valores cotizados desde la década de 1920 han generado la mayor parte de la subida del mercado. Su nuevo estudio plantea la posibilidad de que la situación se esté consolidando: Mientras que cinco valores fueron responsables del 10% de la expansión de la riqueza hasta 2016, el número se redujo a cuatro en 2019 y es solo tres en la actualidad.

VER +
Mercado de bonos de EE.UU. se prepara para mayor inversión de curva de su historia
Cada vez menos acciones representan una mayor proporción de las ganancias del mercado

Incluso los observadores casuales del mercado son conscientes de las advertencias de que el rally bursátil de 2023 descansa precariamente en solo unas pocas empresas gigantes. En realidad, rara vez se ha producido un rally en la última década en el que no haya saltado la misma alarma. Se aconsejó una precaución similar durante la carrera alcista fomentada por Faang a finales de la década de 2010. Si se hubiera hecho caso, los inversores se habrían mantenido al margen de una de las rachas de cinco años más fuertes de la historia del mercado.

PUBLICIDAD

¿Por qué se produce la concentración? En el nivel más simple, refleja el papel de los beneficios: las empresas más grandes ganan más. Un análisis de Nir Kaissar, columnista de Bloomberg, demostró que cuanto más dinero gana una empresa, mayor suele ser su valor de mercado. Los ingresos netos de los últimos 12 meses de las empresas del S&P 500 están estrechamente vinculados a su valor de mercado, con una correlación de 0,82 a lo largo del tiempo. (Una correlación de 1 implica que dos variables se mueven perfectamente en la misma dirección).

Otro factor es el efecto de la capitalización. Aunque el estudio de Bessembinder utiliza una comparación con los bonos del Tesoro, un enfoque que controla la inflación, la capacidad de algunas empresas para acumular ganancias sobre ganancias significa que cierta concentración es inevitable cuando se trata de rendimientos bursátiles. Es decir, el azar por sí solo garantiza que unas pocas empresas aumenten de tamaño con el tiempo.

Sin embargo, el grado de concentración plantea la posibilidad de que otras fuerzas contribuyan a la asimetría.

Está claro que el mercado tiende a recompensar las innovaciones y los productos de gran demanda: la industria manufacturera en los años veinte, la energía en los setenta y la tecnología de Internet en los noventa. Es posible que el aumento de las barreras de entrada y las ventajas de la escalabilidad -lo que a veces se denomina la economía de “el ganador se lo lleva todo”- estén reduciendo la lista de campeones. En el mundo actual, basado en el conocimiento, las megacapitales del software e Internet tienen un poder de mercado casi monopolístico y parten con ventaja en términos de desarrollo.

VER +
Estratega de Morgan Stanley ve un “muro de preocupaciones” y venta masiva de acciones

Este año, las siete mayores empresas -desde Apple hasta Microsoft Corp. (MSFT) y Nvidia Corp. (NVDA) -, todas ellas beneficiadas por el auge de la IA, han sumado un total de US$4 billones al valor de sus acciones, un aumento que supera en un 47% el valor combinado de todas las empresas del índice Russell 2000 de empresas de pequeña capitalización, según muestran los datos recopilados por Bloomberg.

“Los mercados nos dicen que creen que son relativamente pocas las empresas capaces de captar una mayor tajada de los flujos de caja”, afirma Bessembinder. “¿Son las empresas que están posicionadas para sacar provecho de la IA? Parece plausible, pero no puedo ir más allá”.

Bessembinder realizó un seguimiento de 28.114 acciones individuales a lo largo de casi un siglo, calculó los cambios en su valor a lo largo del tiempo y tuvo en cuenta el impacto de las acciones corporativas que añaden o restan valor a una acción para los accionistas, como dividendos, recompras de acciones y ofertas adicionales. A continuación, utilizó los rendimientos de las letras del Tesoro para obtener una cifra sobre cuánta riqueza ha creado o destruido una empresa para sus accionistas durante su vida en relación con una inversión sin riesgo.

PUBLICIDAD

Según sus cálculos, las acciones estadounidenses han generado US$55 billones en valor agregado para los inversores en más de nueve décadas. A lo largo de este periodo, Apple, Microsoft y Exxon Mobil son las mayores máquinas de hacer dinero, con casi el 11% del incremento total.

Aunque cuatro de las cinco primeras son empresas tecnológicas, la lista se diversifica más a medida que se desciende en la clasificación. Los siguientes 10 mayores creadores de riqueza abarcan sectores que van desde el comercio minorista hasta la sanidad y las finanzas.

Tres acciones generaron el 10% de la riqueza del mercado entre 1926 y 2022

El estudio forma parte de una serie de trabajos publicados por el investigador en los últimos años sobre la sobrecarga del mercado bursátil, que han suscitado un acalorado debate sobre las ventajas relativas de la inversión activa y pasiva.

La dependencia del mercado de las ganancias gigantescas en unos pocos grandes ganadores -un concepto conocido como asimetría- ofrece munición a los seleccionadores de valores para alardear de sus habilidades y demostrar su valía. Al mismo tiempo, los partidarios de la inversión pasiva afirman que predecir las futuras estrellas es casi imposible y que sería mejor que los inversores se ciñeran a una simple estrategia de comprar y mantener en el mercado general.

PUBLICIDAD

Para Bessembinder, que trabaja como asesor de la firma de inversión escocesa Baillie Gifford & Co, ambos enfoques tienen sentido y la elección se reduce a la capacidad de cada uno para elegir valores.

“No sería bueno que alguien le dijera a LeBron James que las probabilidades están en su contra”, afirma. Sin embargo, “para la mayoría de los individuos, ésta no es su ventaja comparativa”.

Lea más en Bloomberg.com