EE.UU. planea reducir límites de inversión tech en China, probablemente para 2024

Los controles de inversión saliente son parte del esfuerzo más amplio de la Administración Biden para limitar las capacidades chinas en el desarrollo tecnológico de punta

China
Por Eric Martin - Jenny Leonard - Daniel Flatley - Anna Edgerton
18 de julio, 2023 | 12:08 PM

Bloomberg — El gobierno del presidente Biden planea que los límites a la inversión en China se restrinjan únicamente en las tecnologías de vanguardia y en las inversiones nuevas, por lo que es probable que no entren en vigor hasta el 2024.

Las autoridades pretenden terminar a final de agosto una propuesta para el demorado programa de vigilancia y posible prohibición de inversiones en los sectores de la tecnología de semiconductores, la computación cuántica y la IA en China, según fuentes conocedoras de los planes, que han solicitado no ser mencionadas porque los pormenores son aún confidenciales.

En un indicio de la forma en que se han reducido las aspiraciones iniciales del gobierno, probablemente solo se aplicarán las prohibiciones a las inversiones nuevas, y el gobierno también se ha decidido a no aplicarlas a los campos biotecnológico y energético, según estas fuentes.

En una entrevista concedida este lunes a Bloomberg Television, Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos, subrayó el reducido alcance de estos planes, asegurando que las limitaciones serían “estrictamente selectivas”. Esto supondrá algún alivio para las compañías que buscan una apertura hacia el mercado chino o para los inversionistas inquietos por un crecimiento más general de la economía.

PUBLICIDAD

“Estos no serían controles amplios que afectarían ampliamente la inversión estadounidense en China o, en mi opinión, tendrían un impacto fundamental al afectar el clima de inversión para China”, dijo.

Incluso cuando las propuestas estén completas, el ritmo de la maquinaria de formulación de políticas de Estados Unidos significa que el programa, que se emitirá por orden ejecutiva, probablemente no entrará en vigencia hasta 2024 como muy pronto. Eso decepcionará a los halcones de China que buscan una acción más dura y rápida, pero podría darle a la administración más tiempo para navegar entre su deseo de imponer controles efectivos y al mismo tiempo aliviar las tensiones con China, que se ha irritado con los límites anteriores.

Un portavoz de la Casa Blanca y el Consejo de Seguridad Nacional se negó a comentar.

PUBLICIDAD

China rechazó la idea de los límites de inversión propuestos. “China se opone a que Estados Unidos politice y convierta en armas los asuntos comerciales y tecnológicos”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Mao Ning, durante una conferencia de prensa regular el martes. “A nadie le interesa imponer restricciones arbitrarias a la cooperación y el comercio tecnológicos normales”.

Los llamados controles de inversión saliente son parte del esfuerzo más amplio de la Casa Blanca para limitar las capacidades de China en el desarrollo de la tecnología de próxima generación que se espera que domine la seguridad militar y económica. Eso incluye medidas para limitar las ventas de semiconductores avanzados y las herramientas para desarrollarlos.

Relaciones turbulentas

Esos esfuerzos han complicado las relaciones con Pekín, que ve las restricciones como un intento de contener y aislar a China justo cuando su economía se tambalea. También enfurecieron a las firmas estadounidenses de chips, incluidas Intel Corp. (INTC) y Nvidia Corp. (NVDA), que esperan que el enorme mercado del país impulse el crecimiento de los ingresos. Sus CEOs estuvieron en Washington el lunes en un último esfuerzo para presionar a los funcionarios de la Casa Blanca para que no vayan más allá de las restricciones existentes.

Mientras tanto, en el mundo del capital de riesgo, la decisión de Sequoia Capital de dividir sus operaciones en EE.UU. y China en entidades separadas ilustra cómo las tensiones entre las dos principales economías corren el riesgo de entorpecer el flujo de dinero y experiencia que ayudó a ganar miles de millones en los últimos años de las nuevas empresas chinas.

Los inversionistas deberían sentirse aliviados de que “realmente hay un énfasis de la administración en que están haciendo esto con cuidado”, dijo Emily Weinstein, investigadora que se enfoca en la competencia tecnológica entre Estados Unidos y China en el Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown.

“Solo sus cosas más flagrantes estarán totalmente prohibidas”, dijo Weinstein, como invertir en los fabricantes de semiconductores avanzados que incluyen al ejército chino como cliente.

La redacción y verificación del programa involucra a la Casa Blanca y un grupo de departamentos del gabinete, incluidos el Tesoro, Defensa, Estado y Comercio.

PUBLICIDAD
VER +
Por qué restricciones de metales de China podrían tener efecto contrario al deseado

Cuando se le preguntó por qué tomó tanto tiempo proponer las restricciones, Yellen dijo el lunes que los funcionarios “quieren asegurarse de que si hacemos esto, lo hagamos bien, y hemos estado trabajando en los detalles”.

La administración planea permitir un período de comentarios públicos y compromiso con Wall Street y las industrias afectadas, que se espera que dure meses. Luego deberá incorporar esa retroalimentación, lo que probablemente impulse el proceso hasta el próximo año.

Yellen hizo una vista previa del programa para el gobierno del presidente chino, Xi Jinping, en su viaje a Pekín a principios de este mes. El objetivo, en parte, era asegurarse de no tomar por sorpresa al mayor rival geopolítico de Estados Unidos, así como a uno de sus mayores socios comerciales y tenedores de deuda.

El Tesoro administrará el programa, que ha sido descrito como un proceso inverso al del Comité de Inversiones Extranjeras de EE.UU., o CFIUS (por sus siglas en inglés), el proceso dirigido por el Tesoro que revisa las inversiones extranjeras en busca de amenazas a la seguridad nacional.

PUBLICIDAD

Emily Kilcrease, investigadora sénior del Center for a New American Security y exrepresentante comercial asistente adjunta, dijo que las restricciones tendrán fuerza real para prohibir algunas transacciones, pero serán una decepción para algunos halcones de China que habían buscado propuestas más radicales.

“Ciertamente, hay algunas personas en el espacio político de Washington que querrían un conjunto de controles mucho más amplio”, dijo Kilcrease. “Pero creo que lo que ella está diciendo indica claramente que no es hacia donde se dirige la administración”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Annmarie Hordern, Viktoria Dendrinou y Lucille Liu.

Lea más en Bloomberg.com