Ford teme que un mundo en llamas se de por vencido con respecto al clima

La industria automotriz se encuentra a la espera que el Departamento de Transporte finalice su normativa de vehículos de cero emisiones, que entrería en vigor el 1 de enero

Ford
Por Craig Trudell
06 de agosto, 2023 | 09:09 AM

Bloomberg — La semana pasada, el jefe de Ford Motor Co. (F) en Gran Bretaña realizó una visita al gran complejo de fabricación en Turquía, con temperaturas de hasta 41ºC. En su país, había un tema que acaparaba las portadas: la posibilidad de que el primer ministro Rishi Sunak relajara los objetivos verdes de su gobierno.

La discrepancia inquietaba a Tim Slatter, un veterano de Ford con veinticinco años de trayectoria.

“Corremos el riesgo de hacer creer que el planeta está ardiendo; que es ya muy tarde”, declaró Slatter durante una entrevista. “Ese no es el caso. Si deseamos que esto suceda, podemos conseguirlo. Podemos disminuir las emisiones de dióxido de carbono, y posiblemente consigamos reducirlas a tiempo. Pero necesitamos avanzar”.

La exhortación de Ford a continuar con el proceso se contrapone a la tendencia cada vez mayor del Partido Conservador británico a hacer concesiones en materia de políticas energéticas y medioambientales para beneficiarse políticamente. Una de las medidas por las que Sunak está sufriendo más presiones para que retroceda es la promesa de Boris Johnson, que pretende terminar con la venta de vehículos que funcionen únicamente con gasolina y gasóleo a partir del año 2030.

PUBLICIDAD

En el mes de noviembre de 2020, el antiguo primer ministro británico presumió de haber conseguido que Gran Bretaña fuera el país del Grupo de los Siete que más rápidamente descarbonizara su parque automotor. Por ahora, está más o menos en el mismo sendero que la UE.

VER +
Ford retrasa planes de producción de vehículos eléctricos; culpa la guerra de precios

Los tories no están tan entusiasmados con la política de 2030 como lo estaban hace tres años. Su cambio tiene que ver con la inesperada victoria electoral especial del mes pasado en el noroeste de Londres. El partido se aferró al antiguo escaño parlamentario de Johnson al convertir efectivamente la votación en un referéndum no oficial sobre el plan del alcalde Sadiq Khan para expandir la Zona de Emisiones Ultra Bajas, o ULEZ (por sus siglas en inglés), que requiere que los propietarios de autos más viejos paguen más para conducir sus vehículos contaminantes.

El ministro del Gabinete del Reino Unido, Michael Gove, sugirió el mes pasado que ser más flexible con respecto a las promesas ecológicas reforzará las posibilidades de los tories contra los laboristas en las próximas elecciones generales.

PUBLICIDAD

“Si la gente piensa que estás tratando la causa del medio ambiente como una cruzada religiosa, en la que estás dividiendo el mundo en buenos y malos, entonces estás enajenando el apoyo que necesitas para el ambientalismo reflexivo”, dijo Gove en una entrevista con el Telégrafo.

Si bien hasta ahora Sunak se ha resistido a los llamados explícitos para revertir la política de 2030, camina por una línea muy fina y le dijo al mismo periódico la semana pasada que está del lado de los conductores .

Rishi Sunakdfd

Slatter, que dejará su trabajo como presidente de Ford Reino Unido en las próximas semanas para asumir un papel global, no quiere ni espera ver un retroceso en la política de 2030. No sería del interés del fabricante de automóviles, ya que está comprometido a tener una línea de automóviles de pasajeros totalmente eléctricos para Europa para fines de la década.

VER +
La crisis inflacionaria que atraviesa Reino Unido dudaría otros 10 meses

El tambaleo del gobierno correría el riesgo de enviar una señal equivocada a las empresas e inversores con los que Ford cuenta para construir suficiente infraestructura de carga para respaldar el cambio a los vehículos eléctricos.

Lo que Ford y la industria automotriz del Reino Unido en general podrían usar más que un debate sobre las reglas para 2030 es una mayor iniciativa en torno a políticas a más corto plazo. La industria automotriz todavía está esperando que el Departamento de Transporte finalice su mandato de vehículos de cero emisiones, o ZEV (por sus siglas en inglés), que está programado para entrar en vigencia el 1 de enero.

El objetivo mínimo de ZEV propuesto para las ventas de cada fabricante el próximo año del 22% sería exagerado para la mayoría de las empresas, considerando que aproximadamente el 16% de los autos nuevos vendidos en la primera mitad del año eran eléctricos a batería. Esa participación en toda la industria incluye las ventas de Tesla Inc. (TSLA), que solo vende vehículos eléctricos.

A Slatter le preocupa que el mandato no reconozca los últimos pronósticos de la industria que sugieren que la adopción de EV se desacelerará debido al costo que el aumento de los costos de vida está cobrando a los consumidores. También está en el aire si los fabricantes de automóviles pueden evitar los aranceles del 10% sobre los vehículos eléctricos fabricados en la UE que ingresan al mercado del Reino Unido debido a las reglas del acuerdo Brexit que requieren que los materiales de la batería se obtengan localmente.

PUBLICIDAD

Sin más refinamiento y claridad del mandato ZEV, el plan de Ford de traer nueve VE al mercado para 2025 “se enfrentará a más dificultades”, dijo Slatter, y agregó que las reglas comerciales de la UE “representan una amenaza para nuestros negocios y planes de inversión. "

Lea más en Bloomberg.com