Una mayor volatilidad del S&P 500 podría desencadenar ventas forzadas

Cuando fondos de control de volatilidad se encuentran con fases de baja volatilidad unidas a subidas de las acciones, tienden a acumular. El caso es el contrario con mucha volatilidad, más allá de su dirección

Operadores trabajan en el parqué de la Bolsa de Nueva York (NYSE) en Nueva York, EE.UU.
Por Jan Patrick Barnert - Sagarika Jaisinghani
10 de agosto, 2023 | 07:56 AM

Bloomberg — El estratega de activos cruzados de Nomura (NMR), Charlie McElligott, sugiere que un movimiento del 1% en el S&P 500, ya sea al alza o a la baja, que se produzca diariamente durante una semana, podría ejercer una presión significativa sobre el actual repunte de las acciones estadounidenses.

La escalada del riesgo emana de la elevada exposición de los fondos de control de la volatilidad a la renta variable. Estos fondos, conocidos como fondos de paridad de riesgo, han visto aumentar su susceptibilidad a una posible liquidación debido a su mayor participación en la renta variable, espoleada por un periodo de negociación tranquila en los últimos tiempos.

Cuando los fondos de control de volatilidad se encuentran con fases de baja volatilidad unidas a subidas de las acciones, tienden a acumular renta variable. Sin embargo, esto lleva a una situación en la que deben desprenderse cuando las condiciones del mercado se vuelven turbulentas, independientemente de si el mercado está subiendo o bajando.

Un precedente ilustrativo revela que el S&P 500 registró por última vez una fluctuación superior al 1% diario durante toda una semana a principios de febrero. Este periodo coincidió con el único mes negativo que registró el índice en el año en curso.

PUBLICIDAD
VER +
Mercados emergentes: operadores saltean malos datos de China en busca de carry trade

La “asimetría” entre el potencial de venta de estos fondos frente a la compra adicional es “enorme”, dijo McElligott en un correo electrónico. Un movimiento diario de más o menos el 1% en el S&P 500 durante una semana obligaría a vender unos US$28.800 millones, dijo. Esto contrasta con los US$2.300 millones de compra que se acumularían con un movimiento lateral.

El mercado bursátil estadounidense se ha mantenido relativamente tranquilo desde las turbulencias bancarias de marzo, cuando una serie de quiebras de prestamistas regionales avivó las preocupaciones sobre la salud del sistema financiero mundial. Aunque el índice de volatilidad CBOE mostró pequeños repuntes en mayo, cuando EE.UU. se enfrentaba a un impago de deuda sin precedentes, se estabilizó a la baja con bastante rapidez en las semanas siguientes. El propio S&P 500 ha ganado un 16% en lo que va de año.

El estratega de Nomura dice que hay más chances de caídas si la volatilidad es mayor

Una prueba importante para la sensación de calma llega el jueves con los datos clave de la inflación estadounidense. Los inversores han confiado en las cifras mensuales para obtener pistas sobre las perspectivas de la política de la Reserva Federal, y cualquier señal de presiones de precios pegajosas podría sacudir las apuestas de un potencial pico en las tasas de interés. Los economistas encuestados por Bloomberg esperan que el informe muestre la primera aceleración interanual desde junio de 2022.

PUBLICIDAD

El S&P 500 ha registrado movimientos de más o menos un 1% tras los datos ocho veces en los últimos 18 meses, aunque la reacción de los inversores este año ha sido bastante moderada, según los datos recopilados por Bloomberg.

Y aunque la historia no es indicativa del futuro, un análisis del comportamiento del S&P 500 en 2019 -el año que más se asemeja a la trayectoria actual de las acciones estadounidenses, según el estratega de Morgan Stanley (MS) Michael Wilson- muestra que el movimiento medio móvil de cinco días del índice fue el más alto en agosto de ese año. El índice de referencia había registrado un descenso del 1,8% ese mes, aunque aun así terminó el año con ganancias cercanas al 29%.

VER +
Los factores que están ayudando a contener la inflación en LatAm, según Moody’s

“Cualquier periodo sostenido de subida de precios y caída de la volatilidad hace que este tipo de estrategias sean extremadamente susceptibles a una inversión de ambas tendencias, y hace que el mercado en general también sea susceptible a tales cambios”, afirma James Athey, director de inversiones de Abrdn.

Lea más en Bloomberg.com