El acuerdo de US$60.000 millones con el que Exxon planea liderar la producción de esquito

La siguiente historia de cómo se fraguó el acuerdo se basa en entrevistas con ejecutivos y personas implicadas en la transacción

Exxon To Buy Pioneer For $60 Billion To Dominate Shale Oil
Por Kevin Crowley - Kiel Porter - Mitchell Ferman
20 de octubre, 2023 | 12:18 PM

Bloomberg — Hace tres años, los precios del petróleo cayeron por debajo de cero y la empresa de Scott Sheffield, como tantos otros productores, estaba en apuros.

El veterano petrolero había convertido a Pioneer Natural Resources Co. de una empresa familiar de perforación doméstica en uno de los mayores propietarios de terrenos en la cuenca del Pérmico, un enorme recurso de petróleo de esquisto que ha ayudado a EE.UU. a duplicar con creces su producción de crudo en la última década.

Con las acciones cotizando cerca de su nivel más bajo en 10 años, la demanda de petróleo desplomándose debido a la pandemia y una comunidad financiera que consideraba a los ejecutivos de la industria del esquisto como derrochadores, Sheffield tomó una de las decisiones más importantes de sus cinco décadas de carrera: Rechazó una oferta de adquisición de Exxon Mobil Corp. (XOM) según personas familiarizadas con el asunto.

La decisión resultó clarividente: la resistencia de Sheffield se tradujo en un acuerdo de compra de US$60.000 millones por parte de Exxon, cuatro veces más que el valor de la empresa en 2020.

PUBLICIDAD
VER +
Exxon pacta la compra de Pioneer por US$60.000 millones para ser líder en esquisto

Para Exxon, el acuerdo representa el fin de la mayor petrolera del mundo propiedad de inversores que jugaba a la defensiva. Su CEO, Darren Woods, se vio obligado a ver cómo sus archirrivales Chevron Corp. (CVX) y ConocoPhillips (COP) hacían grandes negocios durante la pandemia, mientras los inversores se resentían de su plan de US$200.000 millones para invertir en combustibles fósiles en un momento en que muchos cuestionaban su futuro.

Pero tal es la fortaleza del rebote de las acciones de Exxon en los últimos 18 meses -en parte impulsado por el mismo gasto por el que se criticó a Woods- que la operación con Pioneer resulta más barata de lo que habría sido hace tres años sobre la base de todas las acciones. La adquisición convierte al gigante petrolero tejano en el productor dominante de la cuenca del Pérmico, la más importante del mundo fuera de la OPEP, y le proporciona la capacidad de flexibilizar la producción para satisfacer la demanda a corto plazo, lo que será crucial en la transición energética.

Exxon To Buy Pioneer For $60 Billion To Dominate Shale Oildfd

El acuerdo no es seguro. Conseguir la aprobación del Gobierno de Biden puede resultar difícil, y los analistas han puesto en duda que Exxon pueda reducir el coste del programa de perforación de Pioneer tanto como afirma Woods. Y la última vez que Exxon hizo un megadeal en el esquisto -la compra de XTO Energy, centrada en el gas, por US$41.000 millones en 2010- persiguió a la empresa durante años, ya que los precios del gas se desplomaron.

PUBLICIDAD

En una entrevista, Woods insistió en que el nuevo gigante del Pérmico disfrutará de unos costes inferiores a 35 dólares por barril que le aislarán de las recesiones, mejorarán las tasas de recuperación y reducirán las emisiones, como resultado de “lo mejor de las capacidades de ambas” organizaciones. Sheffield, uno de los primeros consejeros delegados en ver las promesas del Pérmico, se sentará en el consejo de administración de Exxon junto a Woods, un ejecutivo más comedido, formando una improbable pareja que ahora dirigirá la mayor cuenca petrolífera de Estados Unidos.

La siguiente historia de cómo se fraguó el acuerdo se basa en entrevistas con ejecutivos y personas implicadas en la transacción.

La oscuridad

Woods heredó una empresa que había caído en desgracia en Wall Street. Rex Tillerson, su predecesor, había invertido mucho en megaproyectos que se salieron de presupuesto, hizo una gran jugada de exploración en Rusia que luego fue tapiada por las sanciones y apostó por el gas de esquisto mediante la compra de XTO, cuando el verdadero dinero se encontraba en el petróleo de esquisto.

Tras asumir el cargo de CEO en 2017, Woods siguió un agresivo plan de expansión para reconstruir Exxon, gastando más de US$200.000 millones en proyectos de petróleo y gas en siete años. La pieza central de su plan: el petróleo de esquisto de la cuenca del Pérmico.

Pero los inversores odiaban la idea. Querían rendimientos en efectivo a través de dividendos y recompras, no inversiones que podrían tardar años -si no décadas- en dar sus frutos. Sin inmutarse, Woods sostuvo que su estrategia prepararía bien a Exxon para el eventual repunte de los precios, argumentando que los beneficios podrían duplicarse en sólo siete años.

Cuando Covid-19 golpeó en 2020, Exxon se encontró inusualmente expuesta. El derroche de Woods le obligó a endeudarse para financiar los dividendos de Exxon, retrasar proyectos y despedir personal.

Deal Currency | Exxon's stock rose faster than Pioneer's over the past three yearsdfd

En 2020, la empresa registró su primera pérdida anual en 40 años y sus acciones fueron retiradas del índice industrial Dow Jones. Mientras tanto, los archirrivales de Exxon, Chevron Corp. y ConocoPhillips, aprovecharon la recesión con sus propias adquisiciones.

PUBLICIDAD

En la segunda mitad del año, Exxon y Pioneer discutieron un posible acuerdo, según personas familiarizadas con las conversaciones. Sheffield se mostró intrigado, pero dijo que la empresa no estaba en venta.

Sheffield había salido recientemente de su retiro, descontento con el desempeño de su sucesor y decidido a preservar su legado. A su regreso en 2019, recortó puestos de trabajo, desechó objetivos de crecimiento y fue uno de los primeros CEO de esquisto en ganarse a los inversores al pivotar del crecimiento de la producción a los dividendos.

Entre bastidores, Sheffield esbozó opciones estratégicas, incluida la compra de rivales para crear un megaproductor del Pérmico o la venta a un supergrande, planes que la pandemia amenazaba con echar por tierra. Le preocupaba que grandes empresas como Exxon se hicieran con rivales independientes a bajo precio. El sector se enfrenta a una oleada de quiebras y las supergrandes pretenden “recoger los pedazos”, dijo en abril de 2020.

Sheffield no tenía intención de esperar a la extinción.

PUBLICIDAD

En 2020, más o menos al mismo tiempo que la primera aproximación de Exxon, convenció a su consejo para que respaldara su jugada de consolidar la cuenca de Midland, la parte oriental del Pérmico, gastando casi US$13.000 millones en la compra de Parsley Energy, presidida por su hijo Bryan, y DoublePoint Energy, respaldada por capital privado. Las operaciones aumentarían el flujo de tesorería, le arrebatarían ubicaciones de perforación privilegiadas y elevarían el precio de Pioneer en caso de adquisición. Su tercer objetivo, Endeavor Resources, iba demasiado lejos. “No está a la venta y no preveo que se ponga a la venta en ningún momento”, dijo más tarde.

Shale Dominance | Exxon-Pioneer deal would create the biggest producer in the Permian Basindfd

A pesar de que Sheffield rechazó el interés de Woods, ambos mantuvieron la amistad. Pero las esperanzas de un acuerdo se alejaron aún más cuando Engine No. 1, un grupo de inversores activistas con una pequeña participación en Exxon, inició una campaña contra la empresa por su historial medioambiental y la mala gestión del capital a finales de 2020, atrayendo el apoyo de grandes accionistas como BlackRock Inc. y State Street Corp. En mayo de 2021, la campaña de seis meses culminó con una sorprendente victoria de Engine No. 1 que obligó a Exxon a reemplazar a tres de sus miembros del consejo, una cuarta parte de su total, por los directores rebeldes de Engine.

PUBLICIDAD

Para Woods, resultó ser la oscuridad antes del amanecer.

El amanecer

A principios de 2022, el sector del petróleo y el gas había vuelto a la vida tras la invasión rusa de Ucrania, la reapertura de las economías y la disponibilidad generalizada de vacunas Covid. Casi todos los productores de petróleo estadounidenses cosecharon beneficios récord, ninguno más que Exxon, cuyos beneficios superaron los US$55.000 millones, los mayores de sus 140 años de historia. A principios de 2023, las acciones alcanzaron máximos históricos.

Las inversiones anticíclicas de Woods durante la recesión empezaron a dar sus frutos, proporcionándole el efectivo y las acciones que necesitaba para la gran adquisición que se le había escapado durante la pandemia.

PUBLICIDAD
VER +
Exxon más cerca de compra que puede ser la mayor del mundo en 2023: US$60.000 millones

A principios de 2023, su equipo volvió a ponerse en contacto con Sheffield para hablar de un acuerdo sobre todas las acciones. Pero Sheffield sólo aceptaría una oferta con una prima significativa sobre el precio actual de las acciones, condiciones que Exxon no estaba dispuesta a aceptar. En abril, Pioneer había mantenido conversaciones informales con Exxon sobre un acuerdo que podría cerrarse a finales de año, según informó el Wall Street Journal.

Semanas después, Sheffield convocó una reunión de empleados en la sede de Pioneer en Irving (Texas), donde los empleados creyeron que anunciaría sus planes de vender la empresa. En lugar de ello, anunció que dimitiría por segunda vez a finales de año y que Rich Dealy, director de operaciones de Pioneer durante muchos años, le sustituiría.

Pero las perspectivas de Dealy como CEO durarían poco. A finales de septiembre, Exxon, ahora convencida de la valía de Pioneer, hizo una oferta formal, esta vez por una prima sobre su valor de mercado. El 28 de septiembre, las empresas firmaron acuerdos de confidencialidad que iniciaron un proceso oficial de negociación.

Key Speakers At CERAWeek 2023dfd

A diferencia de la mayoría de los grandes acuerdos, las negociaciones de principios de octubre se centraron en el personal más que en el precio, según personas cercanas a las conversaciones. Sheffield presionó mucho a favor de sus propios empleados, incluido un papel clave para Dealy en la nueva división Permian de Exxon. Aunque aún no se han anunciado los puestos definitivos, Woods subrayó en una entrevista que los recortes de empleo serán “mínimos” y que el proceso de integración implicará una “fertilización cruzada” de las mejores prácticas entre los dos grupos.

PUBLICIDAD

Asesores y observadores del sector se sorprendieron de la rapidez con que se cerró un acuerdo de esta magnitud.

Es posible que la presión de Sheffield para que Dealy ocupe el puesto más alto recibiera un impulso el 5 de octubre, cuando David Scott, máximo ejecutivo de Exxon en Permian, fue detenido por la policía por presunta agresión sexual en un hotel económico del condado de Montgomery, a las afueras de Houston. Exxon declaró que Scott “no continuará con sus responsabilidades laborales” mientras avanza la investigación.

Pocas horas después, el Wall Street Journal informó de que el acuerdo estaba cerca, y otros medios, entre ellos Bloomberg News, confirmaron la noticia. Al cabo de una semana llegó el anuncio definitivo: Pioneer recibiría acciones de Exxon por valor de 59.500 millones de dólares, con una prima del 18% sobre su valor de mercado antes de los informes de los medios. En la mañana del 11 de octubre, Woods y Sheffield comparecieron juntos para ser entrevistados por los medios de comunicación en un estudio cercano a la sede de Pioneer en Irving, a las afueras de Dallas.

“Más dinero que Dios”

Para persuadir a los reguladores de la competencia estadounidenses de que bendigan el acuerdo, Exxon afirma que la incorporación de Pioneer supondría que su producción sería inferior al 15% de la producción total de la cuenca del Pérmico, e impulsaría la independencia energética de Estados Unidos. También será una “victoria para el medio ambiente”, porque Exxon emitirá menos emisiones al producir los barriles de Pioneer y acelerará en 15 años su objetivo de producción neta cero, declaró Woods en una entrevista con Bloomberg TV.

Pero ganarse a Washington DC puede ser difícil. El año pasado, el Presidente Biden criticó a Exxon por ganar “más dinero que Dios” en un momento en que los consumidores se hundían bajo los altos precios de la gasolina. Y bajo la presidencia de Lina Khan, la Comisión Federal de Comercio ha examinado varios acuerdos en el sector del petróleo y el gas, contraviniendo los precedentes.

VER +
“Ganaron más dinero que dios”: Biden apunta a Exxon al criticar alza de gasolina

También es posible que haya que convencer a los inversores: Desde que se conoció la noticia, Exxon ha obtenido peores resultados que el índice S&P Energy. Aunque es habitual que las acciones de la empresa compradora caigan tras una operación de esta envergadura, los analistas han señalado que aún hay pocas pruebas de que Exxon pueda perforar mejores pozos que Pioneer, una razón clave por la que Woods cree que puede conseguir un ahorro anual de costes de US$2.000 millones con el tiempo. Según Jason Gabelman, analista neoyorquino de Cowen & Co, los inversores habrían preferido que Exxon redujera su actividad de perforación.

Pero Woods confía en sus planes y, lo que es más importante, cree que Exxon vuelve a estar a la vanguardia de la industria petrolera.

“Vemos un encaje natural y una oportunidad para que aprovechemos algunas de las técnicas que hemos estado desarrollando, algunas de esas tecnologías, y las apliquemos a lo que es la principal superficie en Midland que tiene Pioneer”, dijo.

Lee más en Bloomberg.com