La saga de WeWork le costó a Masayoshi Son miles de millones y su credibilidad

La confianza de Son en su propia intuición podría haber hecho que no esté dispuesto a prestar atención a las señales de alerta

Oficina WeWork
Por Min Jeong Lee
07 de noviembre, 2023 | 04:23 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — La presentación de bancarrota de WeWork Inc. (WE) concluye una larga historia que ha puesto de manifiesto los impresionantes defectos en la forma de invertir del multimillonario japonés Masayoshi Son, perjudicando su reputación profesional muy por encima del dinero que ha perdido.

Son ignoró las oposiciones de sus hombres de confianza y proporcionó al fundador de la empresa, Adam Neumann, una suma multimillonaria procedente tanto de SoftBank Group Corp. (SFTBY) al igual que del Vision Fund, lo que situó la valoración del espacio de oficinas de co-working a comienzos del año 2019 en la escalofriante suma de US$47.000 millones. Tan solo algunos meses después, los inversionistas se mostraron reticentes ante las grandes pérdidas y los conflictos de intereses que mostraban los documentos de la OPI de WeWork.

VER +
Arm, la empresa de chips de SoftBank, se dispara un 25% en su debut en bolsa

El subsiguiente desplome de WeWork está costándole a SoftBank algo más que los US$11.500 millones que se calcula que ha perdido en acciones y otros US$2.200 millones de deuda que aún tiene pendiente. La caída muy pública de WeWork, sumada a la pérdida sin precedentes del Vision Fund de US$32.000 millones en el 2022, deterioró el prestigio de Son como inversionista sagaz, artífice de uno de los triunfos más míticos del capital de riesgo con su apuesta temprana por el líder del e-commerce de China, Alibaba Group Holding Ltd. (9988).

“Es posible reponerse ante los errores, pero ¿cómo te repones ante la sensación de que desconoces lo que estás haciendo?”, señaló Aswath Damodaran, profesor de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York. “Sus actos te dicen: ‘Soy prepotente’”.

PUBLICIDAD
Masayoshi Son y Adam Neumann de WeWorkdfd

La experiencia de Son de salir de la crisis de las puntocom con algunos ganadores como Alibaba puede haber comprometido su juicio, dijo Damodaran.

“Antes de WeWork, la percepción era que SoftBank era una organización increíblemente cuidadosa, inteligente y visionaria bajo el mando de Son”, dijo. “Pero creo que a veces el éxito se sube a la cabeza de la gente. El hecho de que tuvieran éxito podría haberlos convencido demasiado de que sabían más que los demás. Y ahí están las semillas de la eventual caída”.

Son creó el Vision Fund de SoftBank en 2017 para ser el mayor inversor en tecnología del mundo y procedió a invertir más de US$140.000 millones en cientos de nuevas empresas. Su tendencia a aumentar las valoraciones y dar a los fundadores más dinero del que pedían le valió recriminaciones de sus rivales de Silicon Valley.

PUBLICIDAD
VER +
SoftBank está en conversaciones para comprar la participación de Vision Fund en Arm

El propio Son atribuyó sus decisiones al instinto, citando el brillo en los ojos de un fundador o una inspiración similar a la Fuerza en Star Wars. Pero esa confianza en su propia intuición puede haber hecho que Son no esté dispuesto a prestar atención a las señales de alerta, la oposición de sus asesores e incluso los escrúpulos planteados por el propio Neumann, según ex funcionarios de SoftBank y WeWork.

“Me enamoré de WeWork”, dijo Son a los accionistas en junio , y agregó que algunos miembros de su junta le advirtieron que su fe estaba equivocada. Son había animado a Neumann a pensar en grande, reconoció. “Puede que yo tenga más culpa que Adam por decirle que sea más agresivo”.

Incluso después de que WeWork tuvo que cancelar su oferta pública inicial prevista en 2019, SoftBank dio un paso al frente con un paquete de rescate de US$9.500 millones. Son defendió su decisión en una presentación que incluía un camino “hipotético” hacia la rentabilidad de WeWork.

VER +
SoftBank ve beneficio con primeras ventas de inversiones en América Latina

El impacto del enamoramiento de Son por WeWork y otras nuevas empresas se vio magnificado por los US$60.000 millones iniciales comprometidos por los fondos de riqueza saudí y Abu Dhabi para el primer Vision Fund. La determinación de Son de crear unicornios a una velocidad vertiginosa presionando a las nuevas empresas para que aumenten sus valoraciones infladas en todo el mundo, mientras rivales como Tiger Global Management y Sequoia Capital fueron presionados para igualar los grandes cheques del Vision Fund. Sólo hicieron falta unos pocos años para que esos valores se derrumbaran cuando el gasto no se tradujo en ventas, ganancias y OPI.

“No son sólo las pérdidas de inversión las que son importantes, sino la historia detrás de ellas”, dijo Kirk Boodry, analista de Astris Advisory. “La enorme inyección de efectivo impulsó la alta valoración artificial y la arrogancia que precedieron a la eventual crisis”.

Se espera que el segmento Vision Fund de SoftBank haya obtenido ganancias en el trimestre de septiembre, pero el desempeño sigue siendo pobre. SoftBank ha perdido miles de millones de dólares en apuestas a empresas como la aplicación china de transporte privado Didi Global Inc., mientras que Katerra Inc., OneWeb Ltd. y Zume Pizza Inc. se declararon en quiebra o cerraron sus operaciones.

Gráfico de pérdidas de inversiones de Mayoshi Sondfd

Las crecientes pérdidas llevaron a Son a prácticamente detener la actividad inversora el año pasado, recortar empleos en Vision Fund y adoptar una diligencia debida más estricta. Son también dejó de liderar las llamadas sobre ganancias.

PUBLICIDAD

Esa moderación, junto con la oferta pública inicial de US$4.900 millones en Nasdaq de la unidad de diseño de chips Arm Holdings Plc (ARM) en septiembre, ahora le da al primer patrocinador de la inteligencia artificial el efectivo para volver a la ofensiva.

“La quiebra simplemente pone un límite a las desventajas de Vision Fund 1 y Vision Fund 2″, dijo Boodry de Astris Advisory, añadiendo que el interés ahora se ha desplazado hacia en qué invertirá Son a continuación. “La gente está menos preocupada por las pérdidas de la cartera”.

Damodaran, de la Universidad de Nueva York, no está convencido. Sólo una persona toma las decisiones en SoftBank, aproximadamente un 30% propiedad del multimillonario, y es poco probable que el estilo de inversión de Son cambie, dijo.

A menudo se dice que SoftBank aplica la mentalidad de un capitalista de riesgo a las inversiones en las últimas etapas. Pero se supone que el capital de riesgo consiste en pequeñas apuestas, y Vision Fund era “SoftBank con esteroides”, dijo Damodaran. “Está destinado a ser pequeño y él lo hizo enorme”.

PUBLICIDAD

“Al tener decenas de miles de millones, cientos de miles de millones de dólares detrás de ti, cada extralimitación que haces es aún mayor”, dijo. “Eso podría explicar por qué se cometen errores tan grandes como los de WeWork”.

Lea más en Bloomberg.com