Apple se retrasa en su intento de sustituir el chip Qualcomm del iPhone

Eso retrasaría el lanzamiento hasta al menos finales de 2025 o principios de 2026, el último año del contrato recientemente ampliado de Apple con Qualcomm

Apple
Por Mark Gurman
16 de noviembre, 2023 | 03:33 PM

Bloomberg — Apple Inc. (AAPL) se ha retrasado aún más en su multimillonario esfuerzo por fabricar un chip módem para el iPhone, obstaculizado por la complejidad de sustituir un intrincado componente de Qualcomm Inc (QCOM).

Después de retrasar el plan de tener listo un chip propio para el año que viene, ahora es probable que Apple no alcance el objetivo de enviar el componente en la primavera de 2025, según personas familiarizadas con la situación. Eso retrasaría el lanzamiento hasta al menos finales de 2025 o principios de 2026, el último año del contrato recientemente ampliado de Apple con Qualcomm.

Los últimos contratiempos reflejan la ardua tarea a la que se enfrenta Apple a la hora de diseñar su propio módem, que permite a los teléfonos conectarse a las redes celulares para hacer llamadas y navegar por Internet. El componente tiene que conectarse a la perfección con cientos de operadores de todo el mundo y funcionar en entornos y condiciones muy variados. Y tiene que funcionar al menos tan bien como la tecnología de Qualcomm, pionera en este campo.

Las acciones de Qualcomm subieron un 1,1%, hasta 130,37 dólares, después de que Bloomberg diera a conocer la noticia el jueves, revirtiendo así una caída anterior. Apple subía menos de un 1%, hasta 189,45 dólares, a las 14.54 horas en Nueva York.

PUBLICIDAD

Miles de empleados han trabajado en el proyecto desde 2018, y aun así Apple sigue estando a años de descifrar el problema. Su objetivo es que el módem descargue datos más rápido que la tecnología actual. Pero personas con conocimiento del proyecto, que pidieron no ser identificadas, creen que eso es poco probable basándose en el estado actual de desarrollo.

Un portavoz de Apple, con sede en Cupertino (California), declinó hacer comentarios.

Los problemas de Apple con el desarrollo del módem salieron a la luz pública en septiembre, un día antes de la presentación del iPhone 15. Qualcomm dijo que seguiría adelante con el proyecto. Qualcomm dijo que seguiría suministrando chips a Apple en los próximos años, dejando claro que el esfuerzo interno estaba pasando por dificultades.

PUBLICIDAD

Con ese anuncio, una relación que estaba previsto que terminara en 2024 se prorrogó hasta 2026. Pero el acuerdo sólo confirmó lo que la gente de dentro de la empresa sabía desde hacía tiempo: El trabajo de Apple para construir su propia tecnología había sido hasta ahora una decepción.

Ha sido un camino largo y frustrante para la empresa. La primera señal de que Apple estaba intentando construir su propio módem se produjo hace más de cinco años, cuando el fabricante del iPhone empezó a contratar ingenieros en San Diego, ciudad natal de Qualcomm. Meses después, Apple anunció sus planes de establecer oficinas locales.

Por aquel entonces, Apple y Qualcomm libraban una batalla legal por los derechos de autor de los módems. Pero las dos compañías llegaron a un acuerdo sobre ese pleito en 2019, y Qualcomm acordó suministrar chips de módem 5G para el iPhone 12 en 2020 y más allá.

Apenas unos meses después de alcanzar esa tregua, Apple dejó claro que planeaba abandonar finalmente a Qualcomm por completo. Acordó pagar 1.000 millones de dólares para comprar la atribulada división de módems de Intel Corp. Y Johny Srouji, máximo ejecutivo de Apple a cargo de los componentes de hardware, declaró en una reunión de toda la empresa que el trabajo en el módem avanzaba a toda máquina.

Para ayudar a los ex ingenieros de Intel, Srouji contrató a cientos de expertos en tecnología inalámbrica, incluidos empleados de Qualcomm y MediaTek Inc. En un principio, Apple creía que podría introducir su propio módem en un iPhone en 2024. En las primeras fases del proyecto, cuyo nombre en clave es Sinope, Apple determinó que su primer dispositivo con el chip sería una actualización del iPhone SE.

Ese teléfono es un modelo de bajo presupuesto que sólo se actualiza esporádicamente. No atrae la atención ni el volumen de compras de los grandes iPhone que se lanzan antes de la temporada navideña. Y, lo que es más importante, sus compradores no suelen exigir tecnologías de vanguardia. Así que, para una empresa que probaba por primera vez un módem, poner el chip en el SE se consideró una opción segura.

Sin embargo, el módem es uno de los componentes más importantes de un teléfono. Si no funciona correctamente, las llamadas se cortan y los usuarios pierden la conexión a Internet. El envío de un módem defectuoso habría sido una de las mayores meteduras de pata del mandato de Tim Cook como consejero delegado.

PUBLICIDAD

Es un lío que Apple quiere evitar. Más o menos cuando la compañía renovó su acuerdo con Qualcomm, el plan del iPhone SE de 2024 se pospuso un año, hasta 2025. Ahora, personas familiarizadas con el trabajo creen que el lanzamiento podría no llegar hasta un año después.

El chip módem de Qualcomms es un componente vital del iPhone. Fotógrafo: Brent Lewin/Bloombergdfd

Por su parte, Qualcomm espera suministrar al menos una parte de los chips del módem de Apple en 2026. Ha dicho que Qualcomm representará alrededor de una quinta parte de los componentes ese año, una cantidad que podría aumentar.

“Estamos planificando como si fuéramos a conseguir una cuota del 20%”, dijo Akash Palkhiwala, director financiero de Qualcomm, a los analistas a principios de este mes. “Pero en la medida en que consigamos más que eso, eso sería al alza”.

El plan de Apple es llevar finalmente su módem interno al iPad y al smartwatch, tras su lanzamiento en el iPhone. Esos dispositivos tienen una necesidad menos apremiante de conexiones celulares, por lo que no son tan prioritarios.

PUBLICIDAD

El primer módem de Apple será un chip independiente, es decir, un componente separado dentro del iPhone. Pero la empresa ya está desarrollando un sistema de seguimiento que combina el módem con el llamado sistema-en-un-chip, ahorrando espacio dentro del dispositivo. También está diseñando su propio semiconductor inalámbrico y Bluetooth que podría sustituir a los componentes de Broadcom Inc. en los próximos años, según ha informado Bloomberg News, pero ese proyecto se enfrenta a sus propios contratiempos.

Dentro del gigante tecnológico, el proyecto del módem se considera uno de los mayores de la empresa.

PUBLICIDAD

Se trata de un proyecto interfuncional en el que participan el grupo de tecnologías de hardware dirigido por Srouji y una división independiente de ingeniería de hardware, así como la unidad de ingeniería de software de la empresa, que ayuda a escribir el código del módem. Bajo las órdenes de Srouji, Zongjian Chen, ejecutivo de chips desde hace muchos años, dirige el proyecto.

“Era bastante obvio desde el principio que éste iba a ser un proyecto duro”.

Por ahora, el módem de Apple aún se considera en una fase temprana de desarrollo, y la gente que trabaja en él cree que la versión inicial puede llevar años de retraso con respecto a la competencia. Por ejemplo, al menos una versión del primer módem en desarrollo no es compatible con un estándar conocido como onda milimétrica, o mmWave. Esta tecnología, comercializada principalmente por Verizon Communications Inc. permite velocidades unas cinco veces superiores a las de las conexiones 5G normales. Los iPhones actuales son compatibles con esa tecnología. Pero aún no se ha tomado una decisión definitiva sobre si incluir o no esa tecnología en el componente de Apple.

PUBLICIDAD

Uno de los principales problemas de desarrollo tiene que ver con el software utilizado para alimentar el módem, parte del cual se adquirió a Intel. El código de Intel no estaba a la altura y la mayor parte tuvo que reescribirse desde cero, según explicaron personas implicadas en el proyecto. A medida que los ingenieros de Apple intentaban añadir nuevas funciones, las existentes se rompían y el módem no funcionaba correctamente.

También queda por delante una larga fase de pruebas. Hasta ahora, la empresa ha probado el módem dentro de los iPhones actuales, poniendo a prueba la tecnología en las oficinas de Apple y en furgonetas de pruebas móviles que circulan por Silicon Valley.

Pero, a diferencia de los procesadores informáticos, los módems deben evaluarse con cientos de operadores inalámbricos diferentes. Apple es capaz de simular estas conexiones con sus propios centros de pruebas, pero las pruebas en el mundo real durante décadas es lo que ayudó a Qualcomm a desarrollar lo que se considera el módem líder del sector.

“Era bastante obvio desde el principio que este iba a ser un proyecto duro”, según otra persona con conocimiento de la situación. “Por qué pensamos que podíamos coger un proyecto fallido de Intel y tener éxito de alguna manera es un misterio”.

PUBLICIDAD

Otro reto: el grupo de tecnologías de hardware está al límite de su capacidad trabajando en muchos proyectos diferentes, dijeron otras personas. Y las deserciones han hecho más difícil para Apple resolver los problemas de ingeniería.

La empresa también tiene que tener cuidado de no infringir las patentes de Qualcomm. En la actualidad, Apple paga al desarrollador de chips unos 9 dólares por cada iPhone que incluye su tecnología. Si se descubre que un nuevo módem infringe las patentes de Qualcomm, la empresa podría tener que seguir pagando tasas.

Teniendo esto en cuenta, los ingenieros evitan cuidadosamente las tecnologías y técnicas de desarrollo patentadas de Qualcomm, un acuerdo que ha ralentizado el progreso de la iniciativa. Los equipos internos de módems de Apple están intencionadamente separados de otros grupos que integran chips de Qualcomm en productos existentes y a corto plazo.

Eso ha añadido presión adicional a un proceso ya de por sí difícil. “Tenemos miedo de que nos demanden”, dijo una de las personas.