¿Qué ocurrirá en Gaza cuando Israel ponga fin a su guerra contra Hamás?

A pesar de que funcionarios de todo el mundo se unen para intentar averiguar cómo restablecer el orden cuando cesen los combates, hay poco acuerdo y aún menos optimismo

Un soldado israelí patrulla cerca de una barda de seguridad con un grafiti que dice 'Camino para la paz', cerca de la frontera con la Franja de Gaza. en Israel, el 17 de noviembre de 2023. Fotógrafo: Kobi Wolf/Bloomberg
Por Ethan Bronner, Simon Marks y Sam Dagher
November 26, 2023 | 11:03 AM

Bloomberg — Mientras Israel libra su guerra en la Franja de Gaza, funcionarios de todo el mundo se unen para intentar averiguar cómo restablecer el orden cuando cesen los combates. Sin embargo, hay poco acuerdo y aún menos optimismo.

El objetivo de Israel es erradicar a Hamás y asegurar el enclave. Sin embargo, al igual que ha ocurrido con los acontecimientos del ataque del 7 de octubre del grupo militante palestino contra el Estado judío y sus consecuencias, lo que los defensores buscan para el futuro de Gaza refleja cómo interpretan el pasado, y en eso no se ponen de acuerdo.

Esto plantea dudas sobre si Israel podrá alcanzar alguna vez sus objetivos declarados: desradicalizar y desmilitarizar el territorio palestino de 2,2 millones de habitantes situado en su frontera suroccidental. Israel y Hamás llegaron a un acuerdo sobre los rehenes anunciado a primera hora del miércoles y a una pausa en los combates, pero no se sabe si perdurará una paz sostenible.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quiere que la Autoridad Palestina más moderada de Cisjordania, dirigida por Mahmud Abbas, regrese a Gaza más de 16 años después de su expulsión y reinicie la construcción de un Estado palestino, como ha expuesto en un reciente ensayo y en declaraciones públicas.

PUBLICIDAD
Hamás acordó liberar a 50 rehenes de Gaza a cambio de la liberación de 150 presos palestinos y de un alto el fuego de cuatro días con Israel, a partir del 23 de noviembre.dfd

Las entrevistas con dos docenas de funcionarios, diplomáticos y analistas de Israel, el mundo árabe, Europa y Estados Unidos -a la mayoría de los cuales se les concedió el anonimato para hablar de negociaciones delicadas- muestran el abanico de opciones junto con la desconfianza y la confusión que dominan los debates.

A diferencia de Estados Unidos, el gobierno del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se opone a un Estado palestino y quiere mantener separadas Cisjordania y Gaza. Pretende fomentar un liderazgo tecnocrático joven dentro de Gaza con dinero árabe, orientación estadounidense y seguridad israelí que construya algo parecido a Dubai en el Mediterráneo, según altos funcionarios israelíes y otras personas con las que han hablado. Es un planteamiento que la mayoría de los forasteros consideran una quimera.

La Autoridad Palestina dice que no discutirá el futuro sin un alto el fuego, pero en privado los funcionarios dicen que están dispuestos a regresar, sólo que no a lomos de los tanques israelíes. La Unión Europea apoya su regreso, según un alto funcionario, y podría reforzar su misión de control fronterizo en Gaza, que se retiró después del 7 de octubre. Altos funcionarios de la UE han mantenido conversaciones con funcionarios de la autoridad y de estados árabes clave.

PUBLICIDAD

Otros funcionarios europeos y estadounidenses afirman que la única forma de avanzar es una fuerza multinacional o de las Naciones Unidas, con un énfasis en las tropas árabes. Los gobiernos de Jordania, Egipto y Arabia Saudí dicen que no pondrán botas sobre el terreno y que Estados Unidos apoya demasiado la guerra de Israel.

“Permítanme ser muy claro: sé que hablo en nombre de Jordania, pero he debatido esta cuestión con casi todos nuestros hermanos árabes”, declaró el 18 de noviembre el ministro jordano de Asuntos Exteriores, Ayman Safadi, en la conferencia sobre seguridad Diálogo de Manama, celebrada en Bahréin. “No habrá tropas árabes que vayan a Gaza”.

Eso deja la opción de una fuerza como la de Haití o Líbano, pero se considera que son muy ineficaces, e Israel no la aceptará o la ignorará en su mayor parte una vez en el lugar.

Cementerio de vehículos destruidos en el atentado del 7 de octubre perpetrado por militantes de Hamásdfd

Muchos árabes ven el ataque de Hamás del mes pasado como una prueba de que Israel ha estado ignorando la cuestión palestina en su detrimento, persiguiendo la paz con países más lejanos como Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Arabia Saudita. El ataque fue significativo menos por su salvajismo que por los factores subyacentes que, según ellos, llevaron a gente desesperada a hacer cosas desesperadas.

PUBLICIDAD

Se trata de una oportunidad, dicen, para reiniciar las estancadas negociaciones israelo-palestinas y volver al modelo de dos Estados que ha animado la política y el análisis durante unas tres décadas. Algunos sostienen también que Hamás no puede eliminarse porque el grupo, designado organización terrorista por Estados Unidos, Reino Unido y la UE, es inherente a la sociedad palestina y ahora debe incorporarse a las conversaciones de paz.

La mayoría de los israelíes llegan a una conclusión diferente. Dicen que retiraron sus fuerzas y colonos de Gaza en 2005. Los palestinos podrían haber construido fábricas, granjas y hoteles. En cambio, Hamás -que ganó las elecciones legislativas un año después y luego tomó el control por la fuerza- se dedicó sobre todo a construir cohetes y túneles subterráneos, entrenando a miles de militantes para matar y mutilar, mientras dejaba a la población empobrecida, dicen los israelíes.

La lección es que Israel no debe volver a dejar el territorio vecino en manos de las fuerzas de seguridad palestinas porque los militantes tomarán el control e intentarán otro ataque el 7 de octubre. Para ellos, el modelo es Japón y Alemania después de la Segunda Guerra Mundial: destruir totalmente la autoridad existente y crear una nueva entidad respaldada por un paquete de ayuda.

PUBLICIDAD

“La única forma de desarraigar a Hamás implica una devastación masiva de viviendas e infraestructuras, que dejaría partes de Gaza con el aspecto actual de las ciudades europeas en escombros al final de la Segunda Guerra Mundial”, declaró Uri Dromi, portavoz del gobierno israelí en los años noventa. “La situación exige un remedio similar: Un nuevo Plan Marshall para Gaza”.

Un escenario de devastación total en Gaza corre el riesgo de radicalizar a toda una generación de jóvenes contra el Estado judío, según han advertido líderes árabes como el rey Abdullah de Jordania. Además, supondría miles de millones, si no decenas de miles de millones, de dólares. La cuestión es de quién provendrían y quién decidiría cómo gastarlos. Qatar, por ejemplo, ha financiado Gaza durante años, con dinero destinado a infraestructuras.

Sin embargo, algunos dirigentes árabes afirman que ya han pagado tres veces para reconstruir Gaza debido a conflictos con Israel y no están muy interesados en una cuarta reconstrucción sin garantías sólidas.

En Israel, muchos dicen que ha llegado el momento de abandonar la fórmula -claramente fracasada- de los dos Estados y encontrar un nuevo enfoque. “Es como si no hubiera pasado nada y la gente siguiera con lo mismo de siempre”, dijo Uzi Rabi, director del Centro Moshe Dayan de Estudios sobre Oriente Medio y África. “Yo apostaría por algo que se salga de lo convencional. Hay una oportunidad de hacer algo diferente”.

PUBLICIDAD
Palestinos con doble nacionalidad mientras solicitan permiso para salir de Gaza en el paso fronterizo de Rafah con Egipto en Rafah, Gaza, el miércoles 1 de noviembre de 2023.dfd

Biden dice que las reglas básicas para lo que debería ocurrir a continuación incluyen que no haya desplazamientos forzosos de palestinos, que no haya asedio ni bloqueo de Gaza y que no se reduzca su territorio.

Pero Israel ha estado presionando para trasladar temporalmente a los gazatíes a Egipto u otros países árabes para completar su operación militar y limitar las víctimas civiles. Egipto se niega -al igual que los demás- alegando que, en el pasado, Israel expulsó a los palestinos de sus hogares y puede que no les permita regresar. Israel lo niega, pero dice que planea crear una zona tampón dentro de Gaza para que los militantes se mantengan lejos de sus comunidades. Esto también contradice a Biden.

Al intentar planificar lo que viene a continuación, muchos se fijan en la historia reciente. La Autoridad Palestina estuvo al mando de Gaza desde 1994 hasta 2007. En las elecciones legislativas de 2006, Hamás superó por los pelos a Al Fatah, el principal partido de la Autoridad Palestina. Entonces empezó a presionar a los funcionarios de Al Fatah, lo que desembocó en una violenta guerra civil. Cientos de personas murieron y la Autoridad Palestina se exilió de la franja.

PUBLICIDAD

Walid Ibrahim al-Walid, general del servicio de seguridad preventiva de la Autoridad Palestina, se considera afortunado de estar vivo. Dice que Hamás atentó dos veces contra su vida en Gaza. “Vinieron a mi casa, donde estaba con mi familia, y empezaron a disparar y a lanzar granadas”, relató.

Al-Walid vive ahora en Cisjordania y le gustaría volver a Gaza, de donde es originario, como parte de un nuevo liderazgo. Hay unos 25.000 funcionarios de la Autoridad Palestina que siguen en Gaza, algunos de los cuales trabajan en ministerios de Hamás, y otros que han cobrado sueldos durante 16 años mientras se quedaban en casa. Estos funcionarios podrían, en teoría, formar una nueva estructura de gobierno.

Dos nombres surgen como posibilidades para dirigir Gaza, al menos a corto plazo. Uno es Mohammed Dahlan, la máxima figura de la Autoridad Palestina en Gaza antes de que Hamás se hiciera con el poder. Dahlan desafió al presidente Abbas y vive exiliado en Abu Dhabi desde 2011. El otro es Marwan Barghouti. Lleva dos décadas en una prisión israelí, es muy influyente en Cisjordania y se le considera un posible sucesor de Abbas. Israel tendría que estar dispuesto a liberarlo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, en general se considera que la Autoridad Palestina se ha vuelto esclerótica tras casi dos décadas bajo el mandato de Abbas, con una corrupción y una ineficacia endémicas. Los funcionarios israelíes afirman que el regreso de la Autoridad sería una receta para el desastre y no lo permitirán. Los funcionarios estadounidenses no niegan que existan problemas significativos con esa posibilidad, pero dicen que son menos graves de lo que sostiene Israel.

En realidad, hay tantas variables -cuándo terminará la guerra, cuánto quedará en pie, cuántos civiles morirán, si la lucha se extenderá más profundamente en el Líbano- que la planificación detallada parece casi una fantasía. Ni siquiera está claro quién tomará las decisiones en los lugares clave.

Muchos esperan que, cuando termine la guerra, Netanyahu se vea obligado a dimitir por haber supervisado el fallo de seguridad que permitió el atentado del 7 de octubre. Dado que su gobierno es especialmente nacionalista, un cambio podría significar un nuevo enfoque.

PUBLICIDAD

No está nada claro, sin embargo, si una nueva administración sería más moderada respecto al futuro de Gaza o a un Estado palestino, porque los acontecimientos de las últimas semanas han llevado a muchos israelíes más a la derecha. En una encuesta realizada por el Canal 12 la semana pasada, sólo el 10% de los israelíes se declararon favorables a la entrada de la Autoridad Palestina en Gaza, mientras que el 30% eran partidarios de una fuerza internacional.

Tampoco está claro cuánto tiempo más seguirá en el cargo Abbas, de 88 años, ni quién podría sustituirle. Lo mismo podría decirse de Biden, de 81 años, que se enfrenta a una reñida carrera por la reelección dentro de un año, posiblemente contra Donald Trump, que está haciendo campaña en parte sobre una plataforma de aislacionismo, sugiriendo que el compromiso militar de EE.UU. en el extranjero disminuiría notablemente.

Biden ha asumido un papel central en el apoyo a Israel, enviando dos flotas de combate dirigidas por portaaviones al Mediterráneo oriental para advertir a Hezbolá e Irán de que no se lancen a la guerra contra Israel.

PUBLICIDAD

Entre otras muchas cuestiones está la de qué quedará de Gaza. Gran parte de la ciudad de Gaza está en ruinas. Los habitantes de Gaza son en su mayoría descendientes de refugiados y muchos han vivido sin trabajo productivo, aunque gracias a las agencias de la ONU se han cubierto sus necesidades básicas: sanidad y educación.

La reputación de la franja es más nefasta que la realidad. Según el Banco Mundial, Gaza tiene una alfabetización casi universal, muy superior a la del vecino Egipto, por no hablar de países más pobres como Sudán y Chad. Los índices de mortalidad infantil y esperanza de vida también son mejores.

Pero el impacto de la guerra será devastador. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ya ha pronosticado que, con unos 390.000 puestos de trabajo perdidos hasta la fecha, la economía podría contraerse hasta un 12% en 2023, la pobreza podría aumentar en un tercio y la zona podría retroceder unos 15 años. Más de dos tercios de los habitantes de Gaza han sido desplazados. Gaza podría parecerse a Siria, con enormes campos de tiendas de campaña para refugiados internos entre escombros.

“Es extremadamente difícil pensar en el final del juego”, afirmó Khaled Al-Hroub, profesor residente de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Northwestern de Qatar. “Depende mucho del resultado final de la guerra y del grado de debilitamiento de Hamás”.

Dijo que Hamás no puede ser eliminada y debe ser incluida en las negociaciones sobre un futuro Estado palestino, o como dijo el ex ministro de Asuntos Exteriores egipcio Amr Moussa: “Hamás tendrá sin duda un papel en lo que surja después de que se silencien las armas”.

Mientras tanto, dijo Al-Hroub, Israel está convirtiendo Gaza en un “lugar de reconstrucción que consumirá a quienquiera que esté en el poder durante años para sanarla”. Y, por ahora, es difícil ver quién ejercería ese poder más allá de Israel.

El país dice que no confía en nadie más para asegurarse de que Hamás no reconstruya sus fuerzas. Planea que sus tropas entren y salgan libremente, lo que protegerá a las comunidades fronterizas que piensa reconstruir, pero creará fricciones en Gaza.

Si surge un órgano de gobierno local, la situación podría parecerse más a partes de Cisjordania donde los funcionarios palestinos se ocupan de los asuntos civiles y las tropas israelíes son responsables de la seguridad. Los palestinos llevan años quejándose de este sistema, alegando que las tropas israelíes humillan a sus funcionarios, a los que la población considera aduladores y agentes de la ocupación.

Mientras tanto, la brecha más llamativa sigue siendo el significado del 7 de octubre. Los israelíes se centran en los asesinatos, mutilaciones y secuestros de mujeres, niños y ancianos a manos de militantes. Para ellos, es la prueba de una vena profundamente violenta y la prueba de que Hamás necesita ser desarraigada de la misma manera que el Estado Islámico fue desarraigado de Irak y Siria en 2016-17.

Los palestinos lo ven de otra manera. Tienden a ver el ataque como un triunfo sobre Israel, según una encuesta reciente de Arab World for Research and Development, con sede en Ramala. El apoyo a la solución de dos Estados ha caído en picado, según la encuesta, mientras que ha aumentado la confianza en la creación de un Estado palestino desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

A la pregunta de si los acontecimientos ocurridos desde el 7 de octubre les han hecho más o menos partidarios de la coexistencia, nueve de cada 10 palestinos respondieron que menos.

Ese es el tipo de sentimiento que los israelíes citan como razón para centrarse exclusivamente en sus propios cálculos de seguridad, sin esperar cooperación de nadie más. “Mientras no haya estabilidad en Gaza, Israel no puede confiar en nadie”, dijo Rabi, director del Centro Dayan. “Sea cual sea la solución, tiene que tener algo que ver con las necesidades de seguridad de Israel”.

-- Traducción del inglés de Adam Critchley

Lea más en Bloomberg.com