Aumenta la presión mundial sobre Israel por los ataques a hospitales de Gaza

Los hospitales de Gaza siguen funcionando. También sirven de refugio a quienes la guerra ha expulsado de sus hogares, convirtiéndolos en improvisados campos de refugiados

La guerra entre Israel y Hamas
Por Ethan Bronner - Simon Marks
14 de noviembre, 2023 | 12:35 PM

Bloomberg — El lunes por la noche, el portavoz jefe de las fuerzas armadas israelíes se puso el traje de combate para dar su parte de guerra diario desde un nuevo emplazamiento en las profundidades del Hospital Infantil Rantisi de la ciudad de Gaza.

Señalando chalecos bomba suicidas, granadas y misiles antitanque, el contralmirante Daniel Hagari afirmó que los rehenes tomados por Hamás el 7 de octubre estaban probablemente retenidos en el sótano. Mostró a los espectadores un calendario de pared que -según dijo- parecía establecer un horario de vigilancia a partir de esa fecha.

VER +
Biden dice que el hospital de Gaza “debe ser protegido”

Una casa capturada a 200 metros de distancia había sido ocupada anteriormente por el jefe de operaciones navales de Hamás, dijo Hagari, con un túnel construido entre la vivienda y el hospital.

“El mundo tiene que entender contra quién lucha Israel”, afirmó.

PUBLICIDAD

La sesión informativa formaba parte de los esfuerzos de Israel por persuadir al mundo de que atacar los principales hospitales de Gaza no es, como muchos afirman, atacar a civiles vulnerables, sino llegar a la infraestructura militar de Hamás situada bajo ellos. La táctica ha pasado a representar la última fase de la campaña de cinco semanas de Israel en el enclave, que hasta ahora ha matado a más de 11.000 personas, según las autoridades de la Gaza gobernada por Hamás, y desplazado a muchos miles más.

Estados Unidos y la Unión Europea consideran a Hamás una organización terrorista. Las cifras de muertos no se han verificado de forma independiente.

Israeldfd

La opinión predominante fuera de Israel es que las instalaciones médicas deberían estar fuera de los límites. “El derecho internacional humanitario exige la protección de los hospitales, de los pacientes y del personal médico”, declaró la ministra australiana de Asuntos Exteriores, Penny Wong, resumiendo un consenso más amplio. Y el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió el lunes a Israel que tomara “medidas menos intrusivas” en el hospital Al-Shifa, el mayor de Gaza, a medida que se intensificaba la presión diplomática.

PUBLICIDAD

Trabajo desesperado

Los hospitales de Gaza siguen funcionando, y los cirujanos intentan desesperadamente salvar miembros de niños heridos y tratar las quemaduras masivas causadas por los bombardeos israelíes. También sirven de refugio a quienes la guerra ha expulsado de sus hogares, convirtiéndolos en improvisados campos de refugiados.

Israel ha dejado casi solos a los hospitales de Gaza en campañas anteriores, pero esta vez el objetivo es más ambicioso: destruir a Hamás tras el ataque del 7 de octubre en el que murieron 1.200 personas y se tomaron 240 rehenes. El dilema es que si el ejército traslada tropas a los hospitales, muchos más civiles sufrirán y se producirá una feroz condena. Si no lo hace, no podrá mostrar cómo Hamás se esconde bajo las instalaciones.

VER +
EE.UU. dice que es posible llegar a un acuerdo para que Hamás libere rehenes

“No queremos que los hospitales sean objeto de fuego cruzado”, declaró el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matthew Miller, en su propia sesión informativa del lunes. “Queremos que se proteja a los civiles que se refugian en los hospitales, incluidos los bebés. Al mismo tiempo, yo diría que Hamás sigue utilizando los hospitales como emplazamientos de sus puestos de mando. Así que es una cuestión muy difícil”.

No ha sido fácil para Israel demostrar su punto de vista. Incluso la demostración de Hagari no fue concluyente. Había armas y algunas pruebas de que había gente escondida en el sótano, pero eso no es lo mismo que un centro de mando y control, lo que convertiría al hospital en un objetivo militar vital.

No es suficiente

“El hecho de que el portavoz militar se pare en algún lugar y diga que estoy en una instalación subterránea del hospital no es suficiente”, dijo por teléfono el Dr. Guy Shalev, director ejecutivo de Médicos por los Derechos Humanos de Israel. “Tenemos que verificarlo. E incluso si su evaluación es correcta, sobre la base del derecho internacional humanitario y la moral básica, no se puede atacar a pacientes y civiles”.

La situación en Al-Shifa es especialmente grave e Israel dice que tiene que estar vacía para que Hamás quede al descubierto.

“Hay 36 bebés prematuros que necesitan atención urgente; tres ya han muerto por falta de provisiones en el hospital”, dijo Shalev. “Se está operando sin anestesia ni instrumentos limpios, y los cirujanos a veces utilizan las luces de sus teléfonos móviles para ver a los pacientes operados por la noche debido a la escasez de electricidad”.

PUBLICIDAD

Unos 100 cadáveres se están descomponiendo en el patio del hospital y 70 más en el interior, mientras que 650 pacientes necesitan cuidados vitales, según Shalev.

Falta de energía

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas declaró el lunes que todos los hospitales del norte de Gaza, excepto uno, están fuera de servicio debido a la falta de electricidad, material médico fungible, oxígeno, alimentos y agua, agravada por los bombardeos y los combates.

Las autoridades israelíes han pedido la evacuación de todos los hospitales del norte. La Organización Mundial de la Salud ha dicho que esto sería una “sentencia de muerte”, dado que todo el sistema médico se está colapsando y los hospitales del sur de Gaza no pueden admitir más pacientes.

Al-Shifa puede ser el factor decisivo, ya que Israel afirma que es allí donde Hamás tiene su cuartel general y donde almacena armas y municiones. Pero algunos temen que los militantes ya se hayan marchado y que, cuando aparezcan las tropas israelíes, no encuentren el tipo de pruebas necesarias para persuadir al mundo del valor de la toma.

PUBLICIDAD

De momento, siguen esperando en las afueras del hospital.

Lee más en Bloomberg.com