Inversores no pueden evitar la tentación de los fármacos contra la obesidad

Viales de fármacos se desplazan por una cinta transportadora de proudcción
Por Chris Hughes
04 de diciembre, 2023 | 09:51 AM

Bloomberg — El apetito de los inversores por los tratamientos de la obesidad está resultando difícil de satisfacer. El gigante farmacéutico suizo Roche Holding AG acaba de acordar pagar hasta US$3.100 millones por una biotecnológica estadounidense que trabaja en varios medicamentos para adelgazar en fase inicial. Las fusiones y adquisiciones en el sector de la biotecnología suelen provocar náuseas a los inversores, pero en este caso conceden a los compradores el beneficio de la duda. El aumento del valor de mercado de Roche el lunes superó el precio de compra.

El entusiasmo es comprensible. Bloomberg Intelligence estima que el sector de los tratamientos para combatir el sobrepeso puede representar unos US$44.000 millones en el año 2030. Algunos analistas estiman en US$100.000 millones. Ozempic, de Novo Nordisk, ha hecho de la compañía farmacéutica de Dinamarca en la compañía europea más valorada. La otra empresa líder en este ámbito, Eli Lilly & Co (LLY), radicada en Indianápolis, ha registrado una revalorización de sus acciones en lo que va de 2023 de un 60%. Se trata de una inversión especializada hasta este año.

Gráfico de las ventas anuales de Roche han sufrido un fuerte impulso en los últimos años.dfd

Por su parte, Roche se esfuerza por persuadir a los inversionistas de que puede incrementar con rapidez sus beneficios partiendo de una base ya de por sí alta. La compañía se centra desde hace tiempo en la oncología. La previsión de ventas para el 2023 es de unos 60.000 millones de francos suizos (US$69.000 millones, es decir, una disminución en comparación con los dos años anteriores, debido a la desaparición del auge de las pruebas diagnósticas Covid-19. Desde su llegada en marzo, Thomas Schinecker, CEO de Roche, no ha tenido reparos en diversificar su cartera de productos y accedió a desembolsar hasta US$2.800 millones por asociarse en un nuevo tratamiento para la hipertensión en el mes de julio.

Para Roche, que tiene un valor de mercado de unos 200.000 millones de francos (US$228.640 millones), un ligero movimiento en el precio de sus acciones supone un gran valor añadido. Ahora bien, ¿existe alguna lógica en la entusiasta acogida a esta última transacción? Su objetivo, la compañía de California Carmot Therapeutics, posee tres importantes prospectos en el área de la obesidad. La expresión fundamental en el comunicado acerca de la operación de Roche era que los productos poseían “el mayor potencial de su categoría”.

PUBLICIDAD

El hecho es que se trata de activos algo especulativos. El candidato principal, un tratamiento inyectable semanal, está a punto de entrar en la fase dos de los ensayos. Una pastilla diaria todavía está en la fase uno. Roche dice que se siente alentado por los datos clínicos y ha cubierto sus apuestas un poco al condicionar US$400 millones del precio de compra a que se alcancen ciertos hitos. También existen sinergias plausibles con el trabajo de investigación y desarrollo de Roche en otros ámbitos, por ejemplo en las enfermedades cardiovasculares.

Gráficos de las acciones de Roche han quedado rezagadas tanto en el sector como en los líderes farmacéuticos contra la obesidaddfd

De todos modos, puede ser demasiado optimista suponer desde el principio que el desembolso está bien gastado. Los riesgos son posibles decepciones a medida que avanzan los ensayos clínicos. Luego está la amenaza competitiva: toda la industria farmacéutica está invirtiendo capital en esta área, sobre todo por el vínculo de la obesidad con tantas enfermedades.

Como advierten los analistas de Morgan Stanley (MS), el inyectable semanal de Carmot puede no llegar al mercado hasta dentro de seis años y “es poco probable que ofrezca una mejora importante” con respecto al tratamiento comparable de Lilly. Habiendo tomado la delantera, los medicamentos de próxima generación de Novo y Lilly podrían a su vez ayudar a estas dos empresas a mantenerla. La mejor oportunidad de éxito para Roche puede ser combinar los compuestos adquiridos con otros activos farmacéuticos. Pero eso requerirá costosos gastos de capital, según la investigación de Morgan Stanley.

PUBLICIDAD

Esto se ve compensado por la enorme escala del mercado. Los analistas de Barclays Plc señalan que incluso los que ingresan tarde pueden tener ventas significativas. Eso puede explicar por qué, presagiando la medida de Roche, AstraZeneca ganó un 3% en un día débil para el sector el mes pasado cuando firmó un acuerdo con la biotecnológica china Eccogene Inc. destinado a una pastilla diaria.

El muro de capital que llega a esta área es excelente para los pacientes. Pero no todos los tratamientos serán beneficiosos para los accionistas. Por ahora, la hormona supresora del apetito GLP-1, en el centro del entusiasmo, parece ser tan poderosa como la “IA” como impulsor de los precios de las acciones.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com