Ventas de bonos corporativos en EE.UU. alcanzan los US$176.000 millones en un mes

IBM y Capital One, entre las empresas que aprovechan el mercado de alta calidad el lunes

Letrero de Wall Street
Por Caleb Mutua
29 de enero, 2024 | 08:16 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Las empresas de primer orden han vendido US$176.000 millones en bonos en Estados Unidos en enero, estableciendo un récord para el mes, ya que las empresas tratan de aprovechar las caídas de los costes de endeudamiento a más largo plazo.

Las ventas batieron el récord anterior de enero de unos US$175.000 millones, establecido en 2017, según datos recopilados por Bloomberg News. Y es probable que se produzcan más ventas hasta finales de mes, según afirmaron los profesionales de los sindicatos de bonos de Wall Street.

VER +
Avalancha de ventas de bonos corporativos prepara a LatAm para un año de repunte

“Podríamos ver fácilmente US$200.000 millones de ventas este mes”, dijo Jonny Fine, jefe del sindicato de deuda con grado de inversión de Goldman Sachs Group Inc. (GS).

International Business Machines Corp., Capital One Financial Corp. y Kinder Morgan Inc. se encuentran entre las empresas que acudirán al mercado el lunes. Aunque este mes es el enero más activo registrado, sigue siendo inferior al mes más activo en ventas de bonos, abril de 2020, con US$285.000 millones.

PUBLICIDAD

Las ventas se han disparado después de que los inversores se dieran cuenta cada vez más de que la Reserva Federal había terminado de subir las tasas para controlar la inflación y podría empezar a recortarlos pronto, lo que ha empujado a la baja los rendimientos de los bonos, recortando los costes de los préstamos para las empresas. El rendimiento medio de un bono con vencimiento a 10 años o más había caído al 5,44% el viernes, desde el 6,6% de mediados de octubre.

Al haber bajado esos niveles, algunos inversores están ansiosos por comprar bonos corporativos a más largo plazo y asegurar los rendimientos antes de que bajen más. Aunque enero suele ser uno de los meses más ajetreados para las ventas de bonos de alto grado, la fuerte demanda está haciendo que este mes sea excepcionalmente ajetreado.

“Todos las tasas de emisores están encontrando una notable profundidad de liquidez”, dijo Fine. “Y si eres una entidad no financiera que emite bonos a 30 años, ahora mismo eres una especie de unicornio”.

PUBLICIDAD

Las apuestas a que la mayor economía del mundo evitará probablemente una desaceleración económica más pronunciada y a que la Reserva Federal empezará este año a recortar las tasas de interés están contribuyendo a impulsar un amplio repunte de los activos de riesgo. Las primas medias de riesgo de alta calidad están en su nivel más bajo en dos años, mientras que las acciones estadounidenses se acercan a máximos históricos.

Las nuevas emisiones están encontrando una demanda inusualmente fuerte en lo que va de año. Las empresas están vendiendo bonos con rendimientos ligeramente inferiores a los de su deuda existente (lo que se conoce como concesión negativa de nuevas emisiones) de 0,8 puntos básicos hasta el jueves. Esto es inusual en un mercado en el que los rendimientos ligeramente más altos de los títulos más nuevos suelen ayudar a atraer compradores.

VER +
Diferenciales de crédito mundiales se ajustan hasta mínimos de 2022
Las ventas de bonos Blue-Chip de EE.UU. baten el récord de enero | Las empresas financieras lideran a los emisores al pedir prestados la cifra récord de US$176.000 millonesdfd

Bonanza de bonos bancarios

Goldman Sachs prevé unas ventas relativamente fuertes en el primer semestre del año, antes de que la emisión se ralentice en el segundo, antes de las elecciones estadounidenses de noviembre.

Las instituciones financieras están liderando el diluvio. JPMorgan Chase & Co. (JPM), Wells Fargo & Co. (WFC), Morgan Stanley y Bank of America Corp. (BAC) han captado un total de US$28.000 millones este mes.

VER +
Los bonos del Tesoro comienzan el año con pie izquierdo

Los bancos regionales, como Truist Financial Corp. y Fifth Third Bancorp, también están activos. Estos prestamistas podrían vender más deuda a largo plazo a través de sus sociedades de cartera en los próximos meses, en parte para cumplir los nuevos requisitos normativos previstos para impulsar la estabilidad financiera.

“Hay que golpear mientras el hierro está caliente y adelantarse a los requisitos propuestos de deuda a largo plazo”, dijo Nicholas Elfner, codirector de investigación de Breckinridge Capital Advisors. “Los bancos también están estudiando sus márgenes de interés neto y el coste de los fondos frente al precio al que pueden prestarlos”.

Sin duda, no está claro exactamente cuándo empezará la Reserva Federal a recortar los tipos, lo que lleva a algunos emisores que necesitan pedir prestado ahora a centrarse sobre todo en bonos a más corto plazo, según Steven Boothe, jefe de renta fija de grado de inversión global de T. Rowe Price Group Inc. El gestor de dinero está comprando “un poco de todo” en el mercado primario, pero le interesa más poseer la parte intermedia de la curva que el extremo largo.

PUBLICIDAD

“Los diferenciales de los plazos más largos son bastante amplios y eso hace que el índice parezca un poco ajustado desde nuestro punto de vista”, dijo Boothe.

Lea más en Bloomberg.com