El mensaje detrás de la venta de acciones de Bezos y Zuckerberg
Tiempo de lectura: 5 minutos

En un momento en que el índice S&P 500 se encuentra cerca de niveles máximos sin precedentes, las ventas de acciones con información privilegiada se han incrementado en las empresas con mejores resultados. Solamente este trimestre, Jeff Bezos vendió unos US$9.000 millones en acciones de Amazon.com Inc. (AMZN) y las ventas netas de Mark Zuckerberg de Meta Platforms Inc. (META) alcanzaron alrededor de US$850 millones. Aunque algunos observadores consideran ominosos estos hechos, yo los considero una señal de un mercado sano a mitad de ciclo con cierto margen de maniobra.

Letrero de Meta afuera de su sede enMenlo Park, California, EE.UU. el 1 de ferbero de 2024. Fotógrafo: David Paul Morris/Bloombergdfd

Empecemos por el escenario general. Entre los valores de crecimiento de los “7 magníficos”, las ventas netas efectuadas por personas con información privilegiada se sitúan en su nivel más elevado desde fines del año 2021. Sin embargo, muchas de estas personas no vendieron nada en absoluto desde mediados de 2022 hasta fines de 2023, y es comprensible prever cierta recuperación para hacer frente a la búsqueda de liquidez y diversificación de las carteras por los ejecutivos.

Gráfico de las ventas de los ejecutivos de los Siete Magníficos repuntan un poco este añodfd

Durante décadas, los operadores han tratado de obtener señales de las operaciones con información privilegiada. Teóricamente, la gente con información privilegiada tiene más datos acerca de sus compañías que el público inversionista en general, y los académicos han encontrado numerosas pruebas de que sus conocimientos únicos ayudan a la gente con información privilegiada a batir sistemáticamente al mercado.

Mientras que el uso ilícito de información privilegiada es una de las prácticas más imaginables (por ejemplo, la venta de acciones por parte de Jeffrey K. Skilling, CEO de Enron Corp.), quienes disponen de información privilegiada suelen basarse en un conocimiento previo más sutil y no tan procesable (“parece que el negocio va bastante bien y los mercados atribuyen un múltiplo reducido a mis valores, así que voy a adquirir más acciones de manera oportuna”). H. Nejat Seyhun, profesor de finanzas de la Universidad de Michigan, ha argumentado incluso que los inversionistas habituales en ocasiones pueden beneficiarse de este tipo de operaciones.

PUBLICIDAD

En realidad, las revelaciones públicas sobre actividades internas no son una indicación sencilla, y los volúmenes de ventas solo son alentadores si son extremos. Además de no querer ir a la cárcel, la mayoría de los ejecutivos quieren evitar incluso la percepción de maltratar a los accionistas minoritarios vendiendo sus acciones en los máximos del mercado. Hacerlo puede provocar daños a la reputación que perjudican aún más su riqueza neta a largo plazo.

Las compras de información privilegiada pueden ocasionalmente indicar confianza en la administración en momentos de sentimiento débil del mercado, pero el valor informativo de las ventas de información privilegiada con frecuencia se ve confundido por otros factores, incluidas las necesidades de liquidez y diversificación de cartera a corto plazo de los ejecutivos. Llámenme ingenuo, pero tiendo a suponer que los insiders normales intentan vender cuando sus acciones están bastante valoradas, no sobrevaluadas.

Sin duda, siempre hay contraejemplos que alimentan la creencia de que las ventas de información privilegiada presagian burbujas que están a punto de estallar. A finales de 2021, Elon Musk comenzó a deshacerse de acciones de Tesla Inc. (TSLA) a precios descaradamente elevados (recientemente habían alcanzado unos US$410, o 154 veces las ganancias futuras) para financiar su adquisición de Twitter Inc. (ahora X). Desde el momento en que Musk comenzó a vender hasta el fondo del mercado un año después, las acciones experimentarían una caída máxima de alrededor del 74%. Por supuesto, lo que a menudo se deja fuera de la historia es que Musk siguió vendiendo incluso cuando las acciones cayeron, dejando su precio de venta promedio ponderado para 2021-2022 en alrededor de US$276 por acción (aún por encima de los precios actuales del mercado, pero no de manera desagradable).

PUBLICIDAD

Hoy en día, son Bezos y Zuckerberg los que impulsan los volúmenes de ventas de información privilegiada. No estoy aquí para convencerlos de que Bezos y Zuck tengan mejores brújulas morales que Musk; ¡por supuesto, debatan entre ustedes!, pero la mayoría de nosotros al menos podemos estar de acuerdo en que adoptan un enfoque más convencional en sus roles como accionistas fundadores, lo que significa que no están muy dispuestos a elegir lo mejor para sus ventas de acciones.

Bezos, de 60 años, ha estado comprando bienes raíces en su nuevo hogar en el sur de Florida, que convenientemente no tiene impuestos estatales sobre las ganancias de capital. Zuckerberg, de 39 años, ha estado vendiendo acciones de Meta para financiar actividades filantrópicas. No quieren vender demasiado bajo, pero probablemente no quieran que se les perciba como si estuvieran haciendo un movimiento similar al de Musk.

Gráficos del Mercado de OPIdfd

Hoy en día, hay otra diferencia notable con respecto al mercado de 2021 (y al episodio de Tesla): la falta de ofertas públicas iniciales. Cuando un mercado realmente se está sobrecalentando, a menudo se sabe porque la oferta de OPI aumenta, como fue el caso a fines de la década de 1990 y en 2021. Pero por valor de la transacción, Estados Unidos todavía está valorando solo alrededor de US$8.000 millones al mes en OPI, alrededor de la mitad de lo que era típico en el período prepandémico. Puede haber algunas razones para la inactividad (incluida la resaca de todas las ofertas de hace tres años), pero el estado anémico del mercado de OPI generalmente indica que los mercados no han alcanzado un frenesí especulativo a gran escala.

Gráfico de los 7 Magníficos que han generado un 133% de beneficios desde 2022dfd

Claramente, entiendo por qué los participantes del mercado examinan las ventas de acciones de los insiders con una dosis extra de sospecha. Las acciones de los Siete Magníficos han rendido un 133% desde finales de 2022, y los inversores cautelosos pueden concluir que es hora de seguir el ejemplo de Bezos y Zuck y quitar algunas fichas de la mesa. Me parece bien. Pero las acciones siguen beneficiándose de la extraordinaria resiliencia de los consumidores estadounidenses; un repunte del gasto de las empresas en publicidad digital; y los deseos de los inversores de tener una opción de compra sobre el extraordinario (pero muy incierto) potencial de la inteligencia artificial. En ese sentido, el regreso de la actividad de uso de información privilegiada parece perfectamente consistente con un mercado al que todavía le queda algo en el tanque; al menos, no es el presagio inherentemente aterrador que algunos pesimistas sospechan que es.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com