Productores brasileños se declaran en quiebra, golpeando el auge de los US$7 mil millones en créditos

Algunos fondos han caído por debajo del valor de sus activos subyacentes después de que los agricultores incumplieran el pago de los créditos

Productores brasileños se declaran en quiebra, golpeando el auge de los US$7 mil millones en créditos
Por Clarice Couto - Giovanna Bellotti Azevedo - Rachel Gamarski
11 de marzo, 2024 | 08:05 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Brasil, un gigante agrícola, está cosechando una buena cosecha tras otra. Sin embargo, los productores están quebrando a un ritmo alarmante, lo que supone un golpe para los inversores en el creciente mercado de US$7 mil millones de financiamiento agropecuario.

VER +
La guerra hace subir el precio de fertilizantes y hay temor en LatAm por faltantes

La caída de los precios del maíz y la soja está provocando incumplimientos, socavando los rendimientos de los llamados Fiagros, los fondos de inversión brasileños respaldados por cuentas por cobrar agropecuarias como intereses, dividendos y pagos de arrendamiento de tierras. Fondos como Galápagos Recebíveis do Agronegócio y SFI Investimentos do Agronegócio han caído por debajo del valor de sus activos subyacentes después de que los agricultores no pagaran algunos créditos.

Es un giro sorprendente de los acontecimientos para un país que ha visto crecer rápido su agroindustria en la última década. Brasil superó por primera vez a Estados Unidos como el mayor exportador mundial de soja en 2013 y se convirtió en el principal productor de maíz el año pasado. El número de productores que solicitaron protección por bancarrota se multiplicó por seis en 2023, según el proveedor de datos crediticios Serasa Experian.

"Hay una ola de quiebras en el sector agropecuario brasileño y eso es muy preocupante", dijo Paulo Sousa, responsable de las operaciones brasileñas de Cargill Inc., el mayor comerciante de cultivos del mundo. "Esto genera incertidumbre para los financiadores. En los últimos años, ha entrado mucho dinero nuevo en el sector y eso supone un riesgo".

PUBLICIDAD
VER +
Producción industrial de Brasil se hundió en enero y preocupa su crecimiento

Los Fiagros se introdujeron por primera vez en 2021 y se hicieron populares entre los inversores minoristas que buscaban altos rendimientos y exposición al sector de más rápido crecimiento de la economía más grande de América Latina. Estos fondos de inversión tenían más de 34 mil millones de reales (US$7 mil millones) bajo gestión en enero, un 43% más que el año anterior, según la asociación de mercados de capitales Anbima.

El auge agrícola de Brasil fue financiado en parte por estos nuevos instrumentos. Antes de los Fiagros, el sector había quedado excluido en gran medida de los mercados de capital, confiando en financiamiento de bancos y empresas comerciales. El dinero fresco ayudó a los productores a expandir las plantaciones de soja a un ritmo récord, exactamente 4,6 millones de acres adicionales en promedio cada año desde 2019, según la compañía nacional de suministros de Brasil, o Conab.

Incumplimientos en aumento

Ahora una oleada de incumplimientos aumenta la preocupación sobre la salud de esos fondos y pone en peligro el impulso para ampliar el acceso al capital a través de la titulización de deuda. Si cada vez más productores se declaran en bancarrota, también podría representar un riesgo para la economía brasileña, que se ha vuelto cada vez más dependiente de la agricultura.

PUBLICIDAD

Grandes bancos como Itau BBA SA están siguiendo a los clientes con deudas que vencen a corto plazo para renegociar plazos y evitar incumplimientos.

"2024 será un año más desafiante", dijo Pedro Fernandes, director de agroindustria de Itau, en una entrevista. "Algunos productores tendrán que posponer los pagos de la deuda".

Los activos de los llamados Fiagros aumentaron un 43% el año pasado.dfd

Los precios de los productos agrícolas han estado en declive desde mediados de 2022 a medida que la oferta global abundante compensaba las interrupciones comerciales causadas por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El índice de Bloomberg de los principales productos agrícolas cayó casi un 16% el año pasado, la mayor caída en una década. En Brasil, los precios cayeron aún más, con el maíz y la soja cotizando con grandes descuentos en comparación con los futuros en Chicago.

Las compañías agrícolas que se declararon en bancarrota incluyen a Elisa Agro Sustentável Ltda., un productor de soja y maíz en el estado de Goiás. La empresa forma parte de un grupo que vendió 293 millones de reales en bonos locales conocidos como CRA a inversores, incluido Galápagos. Grupo Castilhos, que cultiva en aproximadamente 222.000 acres en los estados de Bahía y Paraná, también ha incumplido los pagos de los CRA.

Elisa Agro dijo que está trabajando con acreedores y asesores para encontrar un plan de reestructuración "viable". Grupo Castilhos no respondió a una solicitud de comentarios.

El número de productores que se declararon en bancarrota, 127 el año pasado, es relativamente pequeño, pero la rapidez con que se están acelerando las solicitudes de quiebras es “preocupante”, dijo Marcelo Pimenta, responsable de agroindustria en Serasa Experian. La cifra es solo la punta del iceberg, ya que los agricultores suelen retrasar los pagos, renegociar deudas e incumplir antes de solicitar protección por bancarrota.

Estrechamiento de los márgenes de beneficio

El estrechamiento de los márgenes de beneficio también ha afectado a otros sectores: las ventas de tractores y otra maquinaria agrícola cayeron un 20% el año pasado, la mayor caída en casi una década, un golpe para empresas como Deere & Co. (DE) y CNH Industrial NV. (CNHI). También se vieron fuertemente afectadas las empresas de fabricación de pesticidas FMC Corp. y la productora de semillas Corteva Inc.

PUBLICIDAD

AgroGalaxy Participações SA, un distribuidor de insumos agrícolas, perdió casi el 80% de su valor en el último año debido a una caída en las ventas y un aumento en las tasas de morosidad. La empresa respaldada por Aqua Capital dijo en febrero que estaba buscando una exención de los convenios después de que su apalancamiento superara el nivel acordado con los tenedores de deuda.

Los futuros registraron el año pasado la mayor pérdida en una décadadfd

Lea más en Bloomberg.com