Este mercado no es lugar para fabricantes de vehículos eléctricos “novatos”

Los últimos datos muestran que la rápida caída de los precios afectará sobre todo a los fabricantes más pequeños

Rivian R2 Unveiling Event
Por Esha Dey
09 de mayo, 2024 | 12:12 PM

Bloomberg — La menor demanda por vehículos eléctricos ha desencadenado una guerra de precios tan brutal que incluso el gigante Tesla Inc. (TSLA) no se ha podido salvar. Sin embargo, para las empresas más nuevas en esa industria es una batalla por su supervivencia.

Los pobres resultados trimestrales informados esta semana por empresas de vehículos eléctricos ponen de manifiesto una antigua preocupación: la rápida caída de los precios afectará sobre todo a los fabricantes más pequeños y poco rentables. Dos de los más grandes en ese grupo —Rivian Automotive Inc. (RIVN) y Lucid Group Inc.(LCID) — registraron pérdidas mayores a lo previsto y destruyeron una asombrosa cantidad de dinero por cada vehículo que vendieron.

Acciones de Rivian y Lucid se desploman

Realmente no hay espacio para las nuevas empresas en este entorno. Las tasas son demasiado costosas para financiar el crecimiento y los márgenes no son lo bastante fuertes para atraer capital privado”, dijo Brian Mulberry, fund manager en Zacks Investment Management.

Las acciones de Rivian cayeron hasta un 10% el miércoles tras sus resultados, mientras que Lucid cayó un 14% el martes. Ambas empresas se encuentran en una espiral descendente desde que colocaron acciones en bolsa en pleno apogeo de los vehículos eléctricos (VE), el que coincidió con la pandemia del Covid-19. Desde entonces sus acciones acumulan bajas de más de un 90% en comparación con sus máximos históricos. Para el resto del grupo, el panorama es muy similar.

PUBLICIDAD

Vea también: Tesla intensifica los recortes de empleo en China por la desaceleración de sus ventas

¿Por qué se han reducido las ventas de autos eléctricos?

El crecimiento en las ventas de VE comenzó a desacelerarse a finales del año pasado, luego que se agotaran los “compradores entusiastas”, típicamente los primeros en comprar cualquier nueva tecnología. El consumidor general es más cauteloso, sensible a las altas tasas y preocupado por los problemas cotidianos de tener un VE, como acceso a un sistema de carga y el desplome en el precio de los modelos usados. Incluso Elon Musk ha dicho que la empresa se encuentra actualmente entre dos grandes olas de crecimiento.

Como resultado, los fabricantes comenzaron una implacable guerra de precios, con Tesla a la cabeza. Todo el mundo está sufriendo las consecuencias. Las ganancias ajustadas de Tesla llevan tres trimestres consecutivos de caída interanual, y los analistas estiman que volverá a caer en el segundo trimestre. Sin embargo, su posición dominante en el sector y su enorme pila de efectivo le dan la flexibilidad necesaria para seguir bajando los precios, algo que sus rivales no rentables no pueden permitirse.

PUBLICIDAD

Lea además: El Lyriq de Cadillac emerge en la guerra de los autos eléctricos en EE.UU.

“Los fabricantes de automóviles más grandes y bien financiados como Tesla, BMW, Mercedes y Porsche tienen la capacidad de utilizar el precio contra rivales más pequeños”, dijo el analista de crédito de Bloomberg Intelligence Joel Levington. Es una amenaza creciente para empresas como Lucid y Rivian.

De hecho, advierte Levington, puede haber consecuencias nefastas: las quiebras de fabricantes podrían repuntar.

“La acumulación de vehículos eléctricos en los concesionarios de EE.UU. y la asombrosa caída del 32% en los precios de vehículos eléctricos usados desde principios de 2023 sugieren que los fabricantes que elaboraron planes en torno a una trayectoria de crecimiento rápido ahora tienen un camino más difícil por delante”, escribió Levington en una nota el miércoles. Según su análisis, Fisker Inc, Lucid, Rivian y Aston Martin Lagonda Global Holdings Plc serían los fabricantes de automóviles más en peligro.

Lea más: Ganancias de Mercedes caen por los cambios de modelo y la menor venta de vehículos eléctricos

Los problemas ya se ven. Fisker suspendió la producción y ha dicho que podría declararse en quiebra. Su filial austriaca inició esta semana el procedimiento de insolvencia. Otras empresas en problemas financieros son Lordstown Motors Corp, la filial británica de Arrival SA y el fabricante de autobuses eléctricos Proterra Inc.

Mulberry de Zacks dijo que espera ver cierta consolidación en la industria, pero hasta que eso suceda, las empresas de menores márgenes como Fisker colapsarán “bajo el peso de las tasas de interés más altas apretando la demanda”.

Lea más en Bloomberg.com