Lando Norris
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Antes, las inversiones en la Fórmula 1 estaban reservadas a los masoquistas del automovilismo; las escuderías despilfarraban en tecnología en un afán de gloria a menudo estéril, y algunas terminaban en bancarrota o se vendían por unos pocos centavos.

En la actualidad, como consecuencia de las acertadas estrategias de Liberty Media Corp (LSXMA), titular de los derechos comerciales de este deporte, los diez equipos autónomos de la Fórmula 1 (que cuentan con dos pilotos cada uno) han dejado de ser meros trofeos o adornos de marketing: algunos de ellos son ya rentables y, de acuerdo con las estimaciones de la revista Forbes, sus valores se han incrementado hasta situarse en torno a una media de US$2.000 millones cada uno.

Ahora bien, existe una cierta paradoja en este proceso de transformación de la pobreza a la riqueza: Liberty Media ha conseguido que la Fórmula 1 resulte más atractiva para los inversores al hacerla menos capitalista. Y su propósito de promover una mayor rivalidad en las pistas ha estado ligado a limitar la competencia fuera de ella.

Sin lugar a dudas, Drive to Survive (Manejo para sobrevivir), el documental de Netflix, ha despertado el interés por este deporte, al que pronto le sucederá una película de Fórmula 1 con Brad Pitt como protagonista. La Fórmula 1 está captando nuevos adeptos en Estados Unidos y la carrera de Miami, plagada de celebridades, registró este fin de semana un lleno total.

PUBLICIDAD

Tras hacerse con los derechos comerciales por US$4.400 millones en el 2017, la capitalización de mercado del grupo Liberty Fórmula Uno se ha elevado a más de US$16.000 millones, de acuerdo con la tracking stock (acciones de seguimiento) usada por este conglomerado para subrayar el valor de este negocio en concreto, y no el de la empresa en su totalidad.

Gráfica de crecimiento del valor de la Fórmula 1dfd

Las valoraciones de los equipos también se están disparando.

El multimillonario de la moda Lawrence Stroll, que adquirió un equipo de carreras fuera de la administración en 2018 antes de cambiarlo a Aston Martin, está supuestamente en conversaciones para vender una participación minoritaria que valoraría al equipo en más de £1.000 millones (US$1.251 millones), habiendo alcanzado ya niveles similares en un acuerdo de capital privado el año pasado.

PUBLICIDAD

Esto contrasta notablemente con Aston Martin Lagonda Global Holdings Plc, del que Stroll es copropietario por separado, y que tiene un valor de mercado similar a pesar de generar muchos más ingresos.

Sin embargo, estos precios tienen más sentido si se piensa en por qué los inversores a menudo se mantienen alejados de las empresas automotrices: la industria es notoriamente intensiva en capital y la intensa competencia perjudica los márgenes.

Liberty Media ha transformado la suerte de las carreras de Grand Prix al copiar aspectos de cuántos deportes se practican en Estados Unidos.

Persuadió a los equipos de F1 para que adoptaran términos más equitativos a partir de 2021, limitando cuánto podían gastar los equipos con una excepción para los salarios de los conductores y un límite separado en los costos de las unidades de potencia. Esto ha puesto fin en gran medida al autosabotaje financiero y ha hecho que el presupuesto sea más predecible .

PUBLICIDAD

También se convenció a equipos de carreras históricos como Ferrari, Mercedes y Red Bull para que aceptaran una división más justa de los derechos de medios del deporte y los honorarios de los promotores, un fondo de premios anual que ahora vale alrededor de US$1.200 millones.

Gráfico de premios desde el 2017 al 2023 en al F!dfd

Si bien todavía existen importantes incentivos financieros para ganar carreras, y Ferrari y otros obtienen dinero extra por logros pasados, los pececillos ahora compiten sobre una base financiera más sostenible.

Además, alentada por los titulares preocupados por diluir su porción del pastel, la F1 también ha puesto un listón alto para admitir nuevos equipos: cualquiera que se una al deporte tiene que pagar una tarifa de US$200 millones, y algunos equipos ahora argumentan que la barrera financiera de entrada debería ser aún mayor .

PUBLICIDAD

Con la F1 persiguiendo una imagen más sostenible (a partir de 2026, los automóviles utilizarán 100% combustibles sostenibles y mayor propulsión eléctrica, la marca Audi de Volkswagen AG y Ford Motor Co. (F) se están preparando para ingresar al deporte mediante la adquisición y asociación con equipos existentes, respectivamente.

En teoría, hay espacio para 12 equipos en la competencia, pero hasta ahora las solicitudes en papel, como la oferta de los ex pilotos de carreras Michael y Mario Andretti con General Motors Co. (GM), han sido rechazadas.

Por ahora, este enfoque ha aumentado el valor de escasez de los equipos, una táctica que me recuerda a Ferrari, el único fabricante de automóviles tradicional que ha escapado decisivamente de la trampa de valoración de la industria automovilística, lograda fabricando siempre menos vehículos que el nivel de demanda predominante.

Gracias a la mayor exposición del deporte en Estados Unidos, los equipos han podido negociar acuerdos de patrocinio más lucrativos, incluso con empresas tecnológicas con mucho dinero.

PUBLICIDAD

El mes pasado, Ferrari contrató a HP Inc. (HPQ) como su patrocinador principal, lo que debería ayudar a la Scuderia a cubrir el costo de los salarios del nuevo contratado Lewis Hamilton a partir de la próxima temporada. Los patrocinadores de McLaren Racing incluyen Google de Alphabet Inc. (GOOGL), mientras que Mercedes tiene una asociación con WhatsApp de Meta Platforms Inc (META).

No todos los equipos de F1 se han vuelto rentables, pero la mayoría están en mejor situación financiera: Mercedes-Benz Grand Prix Ltd, cuyas operaciones incluyen el equipo de carreras y una división de servicios de ingeniería, logró un retorno operativo del 21% sobre los ingresos de £546 millones (US$683,5 millones) en 2023, según las cuentas presentadas en el Companies House del Reino Unido, que es superior a los márgenes logrados por la unidad de automóviles de lujo del accionista Mercedes-Benz Group AG.

Gráfica de los márgenes de beneficio de Mercedes-AMG-Petronas de F1dfd

Mientras tanto, Alpine Racing Ltd de Renault SA logró un impresionante margen de beneficio operativo del 14% en 2022, el último año del que hay cifras disponibles.

PUBLICIDAD

La inversión de £1 (US$1,25) de Renault para adquirir el endeudado equipo Lotus F1 en 2015 parece una de las mejores decisiones del grupo francés: Alpine vendió una participación del 24% a un consorcio que incluía al actor Ryan Reynolds el año pasado por €200 millones (US$214 millones), valorando al equipo en alrededor de US$900 millones .

Los valores han aumentado tan rápidamente que existe el peligro de que los inversores se dejen llevar.

Los esfuerzos para aumentar la popularidad de la F1 y los ingresos por retransmisiones en Estados Unidos siguen siendo un trabajo en progreso, y la forma en que se manejó la solicitud fallida de Andretti-GM parece un autogol; el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Jim Jordan, ha exigido explicaciones a Liberty Media y a la Fórmula Uno.

PUBLICIDAD

A pesar de la victoria de Lando Norris de McLaren en Miami (la primera victoria del piloto británico), Max Verstappen de Red Bull continúa dominando el deporte, que podría volverse lúgubre.

A menos que los salarios de los pilotos estén limitados como en los deportes estadounidenses, el inflar los sueldos podría algún día amenazar la equidad y la estabilidad financiera del deporte: el salario de Hamilton por cambiarse de Mercedes a Ferrari no ha sido revelado, pero el informe anual de la empresa señala que estas personalidades “por lo general, se encuentran entre los atletas mejor pagados del mundo”. (Como era de esperar, los conductores que arriesgan su vida y su integridad física se oponen al socialismo salarial ).

No creo que estos riesgos disuadan a los inversores y fabricantes de automóviles de seguir apostando por el valor de las franquicias de F1. Entonces, si aún desea participar, comience con una libra como antes y luego agregue nueve ceros.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com