Advierten que el superávit que logró Milei en enero no es “sostenible” sin reformas

Economistas explicaron que el equipo económico logró equilibrio financiero a partir de licuar gastos, algo que no podrá sostener en el tiempo

Javier Milei
20 de febrero, 2024 | 05:05 AM

Buenos Aires — El Gobierno argentino y el mercado celebraron que el Sector Público Nacional (SPN) registró superávit financiero en enero de 2024. Fue el resultado fiscal positivo (incluyendo deuda) desde agosto de 2012 y el primer superávit financiero en un mes de enero desde 2011. Sin embargo, distintos economistas advirtieron que la situación no es sostenible y que se requieren reformas profundas, ya que los números se lograron a partir de la licuación de gastos.

Para colmo, las partidas que sufrieron con mayor rigor la tijera fueron las prestaciones sociales, cuyo retroceso representó un 36% de la caída real del gasto (incluyendo un aporte de -33% de las jubilaciones y pensiones contributivas). En tanto, la caída de la obra pública permitió bajar un 18% las erogaciones del Estado y la licuación de los subsidios económicos, un 13%.

,dfd

Dinámica insostenible

El abultado resultado primario de enero se logró licuando y acumulando deuda flotante (no cumpliendo en tiempo y forma obligaciones), con lo cual, buena parte de este no es sostenible”, indicó un informe de la consultora Outlier.

El documento de Outlier destacó que es importante enfocarse en hacerlo permanente, “para lo cual hay que trabajar en la reducción de los subsidios económicos”.

PUBLICIDAD
.dfd

Por su parte, el economista jefe de Econviews, Andrés Borenstein, sostuvo en su podcast: “El número de enero no se puede extrapolar, porque la pisada de gasto y licuación de salarios y jubilaciones no será igual todos los meses”.

En tanto, el estratega en jefe de Cohen Aliados Financieros, Martín Polo, escribió en un informe que la mejora del resultado fiscal se apoya en licuar gasto, por lo que “para hacerlo sostenible se requiere un programa fiscal de fondo que, indefectiblemente, debe pasar por el Congreso”.

En línea con estos comentarios, los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) se preguntan en un informe qué tan sostenible es el ajuste fiscal exhibido en enero, “dado que se sustentó principalmente en una licuación del gasto público más que en un recorte nominal de las partidas”.

PUBLICIDAD

Los analistas de PPI añadieron que el fuerte ajuste en prestaciones sociales (jubilaciones y planes) luce “reversible”, no sólo por el “alto costo político”, sino también por “el rezago de la fórmula de indexación”.

Al tener la fórmula un lag de un trimestre, estas erogaciones van a representar una carga abultada y una traba para ordenar las cuentas públicas una vez que la inflación baje, ya que comenzarán a ajustar por la inflación pasada.

Tampoco luce sostenible la postergación indefinida de las transferencias a CAMMESA, aunque destacamos que el nuevo esquema tarifario propuesto ayudará a reducir efectivamente los subsidios energéticos”, sostiene el estudio de PPI.

Más allá de las consideraciones y advertencias, también es cierto que la gran mayoría de economistas mencionados y consultados por Bloomberg Línea celebró que el resultado fiscal positivo.

Mayor recorte real del gasto en 30 años

En enero el gasto primario descendió un 39,4% interanual real. “Cabe destacar que esta variación real del gasto primario resultó ser la mayor variación interanual real de los últimos 30 años”, sostuvo un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

.dfd

En concreto, durante enero el Sector Público Nacional tuvo un superávit financiero de $518.408 millones, producto de un superávit primario de $2.010.746 millones y del pago de intereses de la deuda pública neto de pagos intra-sector público, que alcanzó los $1.492.338 millones.