Bancos buscan desalentar la inversión que se triplicó bajo el gobierno de Milei

A través de diversas estrategias, a veces al límite de lo legal, las entidades apuntan a disuadir a los ahorristas de colocar plazos fijos UVA, que treparon 218% en dos meses

Photographer: Luis Robayo/AFP/Getty Images
11 de febrero, 2024 | 05:00 AM

Buenos Aires — Los plazos fijos UVA crecieron 218% en dos meses y se han convertido en un dolor de cabeza para los bancos argentinos. El stock de los depósitos a plazo que ajustan por inflación no detuvo su ascenso en las últimas semanas a pesar de que el Banco Central (BCRA) accedió, a fines de diciembre, al pedido de las entidades de duplicar el plazo mínimo de permanencia a 180 días.

Este tipo de colocaciones por parte de los ahorristas implican para los bancos un descalce significativo de tasas, dado que ajustan por inflación más 1% anual. Pero las entidades apenas reciben del BCRA una tasa nominal anual del 100% (171,46% de TEA) por colocar esos pesos en pases pasivos, cifra que se ubica por debajo de la inflación. Para buscar rendimientos mayores, las entidades deben buscar instrumentos de deuda del Tesoro, aunque las entidades históricamente los han considerado como más riesgosos que los de la autoridad monetaria.

Ante ese panorama, y sumado a que la tasa de política monetaria se ubica 10 puntos porcentuales por debajo de la tasa mínima que deben pagar por los plazos fijos tradicionales, es que algunas entidades han adoptado diversas estrategias para evitar otorgarlos, a pesar de que por regulación del BCRA deben hacerlo para todos sus clientes siempre y cuando se traten de personas físicas y los montos sean por hasta $5 millones, pudiendo otorgarlos por montos mayores.

La última de esas estrategias tomó notoriedad en la última semana, cuando clientes de uno de los bancos privados con mayor presencia en el país recibieron un correo incitándolos a precancelar sus plazos fijos UVA para hacer rendir esos pesos a través de inversiones en Fondos “que buscan seguir a la inflación” y “sin plazos mínimos obligatorios”.

Los plazos fijos UVA crecieron 150% desde el cambio de Gobierno

El objetivo del comunicado, explicaron desde la entidad, era hacerle conocer a sus clientes la existencia de otros instrumentos financieros que buscan ofrecer cobertura frene a la inflación sin la necesidad de inmovilizar el capital por seis meses. Pero lo que el correo no aclaraba era que por normativa del Central, cuando un cliente precancela un plazo fijo UVA –algo que puede hacer una vez transcurridos 30 días desde la constitución del Plazo Fijo–, la tasa que reciben es incluso inferior a la de los depósitos tradicionales: se ubica en 83% de TNA, lo que implica una tasa efectiva anual de 123,20%.

“Cuando se aplique la opción de cancelación anticipada, la imposición no se ajustará por UVA, sino que devengará una tasa fija de precancelación por el plazo efectivamente transcurrido”, advierte el Banco Nación (BNA) en su página web.

Eso implica, para el ahorrista, asumir un costo significativo para hacerse de la liquidez para reinvertir esos pesos en fondos de rescate más inmediatos.

PUBLICIDAD

No se trató de un caso aislado. Según pudo saber Bloomberg Línea, el BCRA recibió en los últimos días denuncias similares de clientes de diversas entidades. Sin embargo, de momento la entidad no elevó sumarios contra ningún banco por estas prácticas, aunque sí hubo advertencias informales al respecto.

Otras de las estrategias que han utilizado las entidades en estos últimos meses, denunciadas por usuarios, son la aparente dificultad para encontrar el instrumento o constituirlos a través de las aplicaciones de los bancos o incluso desde el homebanking, o límites arbitrarios de montos máximos para la colocación inferiores a los $5 millones que establece la Comunicación A 7929, publicada el 28 de diciembre pasado.

Puertas adentro de la entidad reconocen la existencia de estas prácticas al límite que vienen utilizando los bancos para desincentivar que sus clientes constituyan este tipo de depósitos, cuyo stock asciende a $845.076 millones (218% más que los niveles que se observaban al 10 de diciembre pasado) y representan apenas el 5,6% de los depósitos a plazo de los ahorristas privados.

Las nuevas autoridades del BCRA, asegura una fuente del sector que pidió no ser identificada, están más comprometidas con desregular el sector y por eso no los va a perseguir, más allá de que continuará vigilando la situación. Por esa misma razón, agrega, es que no imagina que puedan haber en el futuro cercano nuevas regulaciones que apunten a desincentivar las tenencias de plazos fijos UVA por parte de los ahorristas.