Con cambios, el BCRA publicó las últimas proyecciones de analistas para dólar e inflación

Los analistas que consulta el Banco Central prevén una desaceleración de la inflación hasta retornar a niveles de un dígito durante el primer semestre del año

Banco Central de la República Argentina
06 de febrero, 2024 | 06:48 PM

Buenos Aires — Los analistas privados que consulta el Banco Central volvieron a elevar sus pronósticos para el dólar y la inflación en Argentina en 2024, aunque también recortaron sus perspectivas para estas dos variables económicas en el corto plazo. Así lo reveló este martes la autoridad monetaria al publicar una nueva edición de su Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que desde este año y tras el cambio de Gobierno vuelve a difundirse en la previa del dato oficial de inflación.

En este primer relevamiento del año, quienes participaron del REM estimaron una inflación mensual de 21,9% para enero, cifra que se ubica 3,1 puntos porcentuales por debajo de la encuesta anterior, y de 18% para febrero, 0,2 p.p menos. Pese a ello, elevaron a 227% interanual las expectativas de inflación de 2024, un aumento de 14 puntos porcentuales en relación con la encuesta previa.

Si estas proyecciones se verifican, la inflación continuaría desacelerándose en los próximos meses hasta volver a niveles de un dígito en este primer semestre. De acuerdo a los analistas que consulta el BCRA, se ubicaría en 15,3% en marzo, 13% en abril, 10% en mayo y 8,2% en junio. La inflación núcleo, en tanto, también volvería a ubicarse en un dígito en ese último mes del primer semestre.

En el caso del tipo de cambio nominal, los participantes del relevamiento subieron en el margen sus proyecciones para el cierre de 2024, aunque recortaron sus proyecciones para todo el primer semestre del año. Para diciembre de 2024, ahora esperan que el tipo de cambio oficial mayorista se ubique en $1.700,6, unos 60 centavos por encima de lo que esperaban en el REM anterior, publicado a principios de este año.

PUBLICIDAD

Sin embargo, para el primer semestre del año recortaron todas sus proyecciones. Ahora anticipan que el dólar oficial se ubicará en $839,7 en febrero, unos $30,4 menos que en la encuesta anterior. Las proyecciones además sitúan al tipo de cambio en $909 en marzo ($86,4 menos que hace un mes); en $1.080 en abril ($20 menos que en el REM previo); $1.173,3 en mayo ($13,3 por debajo); y $1.258,3 en junio ($38,4 inferior al último pronóstico).

Por otra parte, los participantes de la encuesta mensual del BCRA proyectaron para este 2024 una caída de 3% del PBI y superávit fiscal primario del Sector Público Nacional no Financiero (SPNF) de $881,1 miles de millones, unos $214,7 miles de millones por encima del REM previo.

Luis Caputo, ministro de Economía, y Santiago Bausili, presidente del Banco Centraldfd

Cambios en el REM

Las nuevas autoridades del Banco Central retrotrajeron algunas de las decisiones que había impulsado la gestión anterior. La más importante de ellas fue volver desacoplar la publicación del REM de la fecha en la que el Indec publica el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

PUBLICIDAD

Durante los últimos meses de gestión de Miguel Pesce, la autoridad monetaria argentina había alterado el cronograma de publicación del REM, de modo que los pronósticos de los analistas privados se conocieran el mismo día que el dato oficial de la inflación. El argumento, por entonces, eran los aparentes desaciertos de los analistas en sus pronósticos, y que de esta manera podrían concentrarse en la inflación futura y no la pasada.

Pero analistas del mercado interpretaron que el cambio estuvo motivado por razones electorales: ocurre que el REM de julio debía conocerse días antes de las Elecciones PASO 2023, pero con el cambio de fecha se terminó publicando el 15 de agosto, dos días después de los comicios.

No fue esa, sin embargo, la única modificación al cronograma que impulsó el Directorio anterior. Antes, en 2020, ya habían modificado las fechas de publicación de modo que las proyecciones de analistas se conocieran el primer viernes de cada mes a última hora de la tarde, unas horas después del Informe Monetario Mensual, decisión que en su momento se interpretó como una búsqueda por diluir el impacto de las proyecciones de los analistas.

Hasta estos cambios, la normativa interna del BCRA establecía las proyecciones de las consultoras se recababan sobre el cierre de cada mes y los datos se publicaban en los primeros días hábiles del mes siguiente.

En el medio hubo otros contrapuntos entre el Banco Central y los analistas del mercado. El más resonante tomó estado público durante el segundo trimestre de 2021, cuando se conoció la decisión de un puñado de las consultoras más prestigiosas del país de dejar de participar de los Relevamientos luego de que desde el Gobierno buscaran responsabilizarlas por generar expectativas irreales de inflación.

Esa herida parece que aún permanece abierta. Tres de las consultoras que ese año dejaron de enviar sus proyecciones al Central dijeron a este medio que no han vuelto a hacerlo, a pesar del cambio de gestión. Dos de ellas dijeron que de momento no evalúan volver a enviar sus proyecciones a pesar de que desde una de las firmas reconocieron que cambiaron las condiciones.

Otra modificación, aunque mucho menos relevante, que impulsó el nuevo Directorio del Banco Central fue eliminar de los Relevamientos de Expectativas del Mercado la utilización de lenguaje inclusivo, presente en cada trabajo desde julio de 2020.

PUBLICIDAD

Desde aquel mes y hasta el último Relevamiento publicado por la gestión anterior, en las primeras páginas de cada informe el Central aclaraba que en las publicaciones utilizaba “un lenguaje que no discrimine y que permita visibilizar todas las identidades de género” y que ello era “un compromiso institucional del Banco Central de la República Argentina”.

“En esta publicación se reconoce la influencia del lenguaje sobre las ideas, los sentimientos, los modos de pensar y los esquemas de valoración. En este documento se ha procurado evitar el lenguaje sexista y binario. Sin embargo, a fin de facilitar la lectura no se incluyen recursos como @ o x”, señalaba el texto.