El ajuste de Caputo, críticas a reforma de subsidios y Vaca Muerta, según Navajas, de FIEL

Entrevista: el economista asegura que la primera fase del Gobierno “es exitosa”. Sostiene que la política de subsidios es uno de los puntos más débiles del gobierno

Luis Caputo
31 de marzo, 2024 | 05:04 AM

Buenos Aires — “La primera fase del Gobierno es una fase que juzgaría como exitosa”, dice el economista Fernando Navajas sobre los poco más de cien días de Gobierno de Javier Milei, en el cual se llevó una fuerte corrección de las cuentas públicas, aunque reconoce la precariedad de la situación económica que atraviesa el país.

Crítico de la forma en que la Secretaría de Energía encaró las reformas en subsidios, acompaña las reformas en hidrocarburos para potenciar Vaca Muerta y sostiene que debe cumplirse con el Plan Gas.

Navajas es economista jefe de FIEL. Doctor en Economía por la Universidad de Oxford y profesor titular de la UBA y UNLP, Navajas es especializado en economía pública, macroeconomía aplicada, regulación y economía de la energía.

Entrevista exclusiva
Javier Mileidfd

La siguiente entrevista fue editada por motivos de extensión y claridad

Bloomberg Línea: ¿Es sostenible el superávit fiscal y financiero del primer bimestre del año?

(El Gobierno) ha pisado jubilaciones y ha pisado gastos, transferencias y subsidios, y en ese sentido está la crítica respecto a que esto no es sostenibilidad. Pero hay que sacarse el sombrero respecto de la capacidad del gobierno de haberlo hecho, es decir, con un ajuste de caja. La única experiencia que tenía Argentina en este sentido fueron básicamente dos: Ermán Gonzalez en marzo de 1990 y la de Remes Lenicov en el primer semestre del 2002. En ambos casos tenías al peronismo en comando total.

PUBLICIDAD

Ahora, como en 1990, la sociedad te deja hacer porque reconoce que venís a hacer un cambio en el status quo. La primera fase del Gobierno es una fase que juzgaría como exitosa, porque es lo que te permite ganarte la credibilidad de la dureza fiscal y eso te va ayudar. Si te doblan la mano, si sos blando o por negociación política vas para atrás, vas a estar complicado. Por eso mi evaluación es positiva, aún sabiendo lo todavía precario que es esto.

¿Y cómo sigue?

El Gobierno lo que hace es revelar un tipo duro en materia de ajuste fiscal. Hacia adelante necesita aprobar reformas fiscales, con la diferencia (respecto de los 90′) en que son otros tiempos estos. No existe en el mundo, con respecto a la región y a la Argentina, un apetito de ingreso de capitales como existía en los comienzos de los 90′. No van a llover capitales para venir a invertir acá, será un proceso de recuperación de un estadio normal. En términos de reducir el gasto, tenés también la reforma de los Fondos Fiduciarios y el programa de privatizaciones. En estos últimos casos se van a reducir significativamente las transferencias corrientes.

El gran ausente de esta reforma es el de los subsidios económicos, tanto los subsidios energéticos, al transporte y a la actividad económica (regímenes especiales).

PUBLICIDAD

¿Qué le parecieron las primeras medidas de Energía respecto a subsidios y tarifas?

Creo que este es uno de los puntos más débiles del gobierno y la prueba de que además de cambiar el status quo se necesita hacer reformas inteligentes. Se debió haber hecho con mayor rapidez y más focalizado inicialmente en aquellas correcciones de precios mayoristas de electricidad y gas que paga la demanda, que son los que más impactan en los subsidios fiscales. En cambio el gobierno decidió corregir las tarifas de transporte y distribución y a mi juicio lo hizo, en el caso de electricidad, sobre un diseño tarifario erróneo basado en una suba muy discriminatoria de cargos fijos, cuando la “receta” era que había que volver rápido a una tarifa en dos partes uniforme y similar para todos los hogares y acomodar subsidios por la vía de cargos fijos o impuestos diferenciados.

¿Y qué consecuencias puede tener?

Que van a ir dando vueltas. Van a hacer un ajuste. Cuando la inflación baje querrán aumentar las tarifas. Ahora depende todo de Luis Caputo, porque se avivó y no quiere que pase lo que pasó en 2016 con los aumentos en las tarifas.

¿Acompaña en líneas generales los cambios a la Ley de Hidrocarburos que propone el Gobierno?

Deseo que Argentina sea un productor de hidrocarburos para exportar, pero que acá dentro se mueva más hacia una matriz más limpia. La lógica general de liberalización la suscribo. Es importante para darle las señales al sector privado. Pero en política energética el tema de seguridad energética es importante. En petróleo no es tan relevante pero en gas sí. Entonces tenés que dar alguna norma o una orientación por la cual vos vas a facilitar más adelante para que los contratos puedan prever contingencias.

¿Cree que debe continuar el Plan Gas?

Sí. Creo que es un error ponerte a dar vueltas ahora tenés que tenés que cumplirlo hasta 2027. Es una cuestión determinante para el outlook energético de Argentina. Tenés que volver a ser un país abundante en gas, si vos sos un país abundante en gas tenés la posibilidad de tener una oferta elástica abundante de gas natural a bajo precio. Y eso te ayuda a los subsidios, te ayuda en los costos de generación eléctrica y a darte un mercado de precios marginales para la organización del Mercado Eléctrico Mayorista a través de la generación de ciclo combinado. Para lograrlo, necesitan que funcione bien la oferta de gas.