En las elecciones argentinas, también hay mucho en juego para China

La segunda vuelta de Argentina tiene mucho en juego, más allá de la reñida elección local

Sergio Massa y Javier Milei
Por Manuela Tobías
14 de noviembre, 2023 | 11:33 AM

Bloomberg — El préstamo de 6.500 millones de dólares de China a Argentina el mes pasado fue un posible salvavidas para el candidato presidencial Sergio Massa. También fue una gran apuesta por su futuro en América Latina, un campo de batalla clave en su competencia geopolítica con Estados Unidos.

Esto se debe a que la segunda vuelta de Argentina de este mes tiene mucho en juego más allá de esta reñida elección local: Massa, de la coalición gobernante peronista de izquierda que busca vínculos más fuertes con China, contra el outsider libertario Javier Milei, quien se ha referido a la nación asiática como “asesina”.

Entonces, para China, una victoria de Massa la colocaría en una posición privilegiada para cosechar los beneficios de ser una de las únicas fuentes de financiamiento para la nación sudamericana con problemas de liquidez, donde la inflación de tres dígitos está arrasando y se espera que la economía se contraiga nuevamente este año. Sin embargo, una victoria de Milei probablemente reduciría la influencia de China en Argentina durante al menos los próximos cuatro años.

El acuerdo del banco central es político, pero detrás hay razones comerciales y económicas válidas”, dijo Yu Lingqu, subdirector del centro de estudios financieros del Instituto de Desarrollo de China, un grupo de expertos respaldado por el estado en Shenzhen. “China quiere utilizarlo para desarrollar el comercio y la inversión industrial con Argentina”.

PUBLICIDAD

Los 6.500 millones de dólares del Banco Popular de China son una cuota de lo que ahora es una línea de swap de divisas de 18.000 millones de dólares, que permite a Argentina intervenir en un mercado de divisas cada vez más inestable, pagar las importaciones en yuanes en lugar de dólares y evitar caer en atrasos con sus pagos con el Fondo Monetario Internacional.

“El momento es intencional”, dijo Margaret Myers, directora del Programa de Asia y América Latina del Diálogo Interamericano, sobre el intercambio de divisas. “Se hace en un momento en el que está muy claro que esta elección podría ir en dos direcciones muy diferentes”.

Rising Imports Are Widening Argentina's Trade Deficit With China | As dollars run dry, Argentina imports more goods from Chinadfd

La relación entre China y Argentina ha florecido en los años transcurridos desde que la expresidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó por primera vez a un acuerdo para la línea de swap en 2009, cuando la gran crisis financiera cortó el flujo de dinero hacia Argentina. Desde entonces, China ha invertido miles de millones en el país, en todo, desde plantas de litio y energía solar en el norte, hasta una estación espacial en la región sur de la Patagonia.

PUBLICIDAD

Los vínculos se han vuelto aún más fuertes en los últimos años, cuando Argentina se unió a la iniciativa de la Franja y la Ruta característica de Xi Jinping en 2022. Anunció planes para unirse al grupo de mercados emergentes BRICS, de los cuales China es el más grande, el próximo año. Y China ha ayudado a Argentina a evitar el incumplimiento de un programa de 43.000 millones de dólares con el FMI al ofrecer la línea de canje de crédito para realizar pagos de deuda en junio y julio.

Las inversiones de China en Argentina sólo reflejan una fracción de su influencia general en América Latina, donde ha socavado el dominio de Estados Unidos en las últimas décadas. A través de la Franja y la Ruta, China ha invertido miles de millones en la construcción de carreteras, puentes, trenes, redes eléctricas y plantas de energía en toda la región. También ha dirigido su atención a los gobernadores en lugar de sólo a los líderes nacionales, construyendo relaciones que le han permitido invertir incluso en las áreas más remotas, mientras avanza para convertirse en el socio comercial número uno de América del Sur. Aún así, Estados Unidos proporciona más inversión extranjera directa que cualquier otro país en Argentina, totalizando 132 mil millones de dólares en la última década, según cifras del gobierno.

La rivalidad entre Estados Unidos y China está afectando ahora la mayoría de las relaciones internacionales de Argentina, desde la adopción de la tecnología 5G hasta la posible compra de aviones militares. La intención de China de cooperar en proyectos nucleares pacíficos con Argentina y las conversaciones para establecer un puerto en Tierra del Fuego, la provincia más meridional del país, también han aumentado las tensiones, dijo una persona familiarizada con la escena diplomática en Buenos Aires, que no pudo ser nombrado discutiendo deliberaciones privadas.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, no quiso hacer comentarios sobre la elección de Argentina, pero sí dijo que “China y Argentina son socios estratégicos integrales. China está dispuesta a trabajar con Argentina para esforzarse por lograr nuevos logros en las relaciones bilaterales”.

Massa y Milei no podrían ser más diferentes, con el primero al frente de un Estado gigantesco que ha estado poniendo en marcha la máquina de imprimir dinero para aumentar los salarios públicos y los cheques de asistencia social antes de la votación. Si bien Massa ha bromeado sobre la creación de una república de “Argenchina”, también ha buscado vínculos estrechos con Estados Unidos. Aun así, su presidencia garantizaría la continuidad de las políticas que ya han permitido al gigante asiático afianzarse.

Si Massa gana las elecciones, implementaremos una política exterior pragmática centrada en los intereses nacionales, donde nuestros socios comerciales no sean elegidos por razones ideológicas o caprichos personales”, dijo Gustavo Martínez Pandiani, asesor de asuntos exteriores de Massa y actual embajador argentino en Suiza.

Una administración de Massa buscaría tener una relación “excelente” con China, así como con Estados Unidos y Europa, dijo Pandiani. Continuarían con los proyectos y relaciones existentes mientras intentaban reducir el déficit comercial con China, exportando más productos argentinos, como litio y cobre.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, Milei ha prometido aplicar una motosierra al gasto público y hacer estallar el Banco Central dolarizando la economía. Su potencial presidencia sería un gran signo de interrogación para China, incluso cuando su campaña modera sus comentarios en la búsqueda de votos centristas.

La gente no es libre en China, no puede hacer lo que quiere y cuando lo hace, los matan”, dijo Milei en una entrevista de Bloomberg News en agosto. “¿Comerciarías con un asesino?”. Milei aclaró que no obstaculizaría acuerdos comerciales privados entre empresas argentinas y chinas.

Diana Mondino, la elegida por Milei para ministra de Asuntos Exteriores designada, redujo las ardientes declaraciones en una entrevista telefónica, diciendo que nunca propuso romper con China.

Un gobierno de Milei no impediría que las empresas operen como de costumbre, pero evitaría acuerdos secretos entre Estados con China o cualquier otra nación con condiciones desconocidas, como el intercambio de divisas, dijo. También eliminaría una red de controles diseñados para proteger las debilitadas reservas de moneda fuerte, pero que a menudo sólo logran exacerbar la escasez.

PUBLICIDAD

Tal vez si Milei termina liberando el tipo de cambio y levantando los controles de capital, China estaría más feliz, pero el ruido geopolítico de un potencial presidente despotricando contra China representa un problema”, dijo Marcelo Elizondo, presidente del capítulo argentino de la Cámara Internacional de Comercio. Comercio.

Hay una sensación en el Gobierno de que China podría no activar la línea de intercambio completa si Milei gana, dada su hostilidad hacia China, dijo un funcionario del gobierno que no estaba autorizado a discutir públicamente el intercambio. Mondino dijo que Milei pagaría la deuda si es elegido.

PUBLICIDAD

Cuando el presidente argentino, Alberto Fernández, anunció el canje el mes pasado en una entrevista radial desde Beijing, destacó el papel de China como “buen amigo” e hizo una advertencia velada sobre lo que podría suceder, si Milei asume el cargo.

Hay un loco por ahí que dice que no va a pactar ni negociar con el país, cuando en realidad esos países ayudan mucho a la Argentina”, dijo Fernández en referencia a China y Brasil, el mayor socio comercial de Argentina, al que Milei también calificó de un socialista. “Estas son las cosas que los argentinos debemos saber apreciar porque de lo contrario nos confundimos”.

Alberto Fernándezdfd

Fue durante ese mismo viaje que el presidente Xi Jinping le dijo a Fernández que China estaba dispuesta a trabajar con Argentina para fortalecer las relaciones, y agregó que China apoya los esfuerzos de Argentina para mantener la estabilidad económica y financiera.

PUBLICIDAD

Aún así, la relación no ha sido tan fluida. Si bien China ve a Argentina como una inversión estratégica a largo plazo, el gobierno en ejercicio ha recurrido principalmente a China para apagar incendios inmediatos y paralizar oportunidades a largo plazo debido a su inestabilidad financiera. Algunos de los proyectos más grandes de China, como una planta de energía nuclear en Buenos Aires, están estancados por falta de financiamiento local, mientras que las represas hidroeléctricas en Santa Cruz, en el sur, aún no se han materializado años después de los préstamos iniciales.

Massa presionó a Milei sobre sus puntos de vista sobre China en el debate presidencial del domingo por la noche.

Brasil y China, ¿van a mantener relaciones con ellos?”, preguntó Massa a Milei, quien insistió en que la relación comercial se canalizaría a través del negocio privado. Massa respondió: “Los países establecen relaciones”.

Un Gobierno de Milei, probablemente, seguiría el ejemplo de otros líderes conservadores de la región, como el ex presidente Mauricio Macri, que había tomado medidas tentativas para distanciarse de China, pero se enfrentó a la dura realidad de una crisis financiera que dejó a Argentina fuera de los mercados crediticios y paralizó la inversión, según Benjamin Gedan, director del Programa para América Latina del Wilson Center.

Milei estaría loco, si realmente cortara los lazos comerciales con China”, dijo Gedan. “Incluso si Argentina tuviera una economía robusta y resistente, no podría sobrevivir a las consecuencias económicas”.