Gabriel Rubinstein ratifica que “irán liberando restricciones” para compra de bonos

Según indicó el secretario de Política Económica, el Gobierno argentino comenzó a “darle profundidad al mercado de bonos en dólares ley local”

Foto: Ministerio de Economía de la Nación.
22 de marzo, 2023 | 12:35 PM

Buenos Aires — En medio de la crisis económica y la escasez de divisas, el Gobierno argentino anunció nuevas medidas. “Hoy comenzamos a darle profundidad al mercado de bonos en dólares ley local, empezando con la compra de tenencias de bonos globales de entes públicos, que permitirán bajar la deuda pública ley extranjera (globales), en unos u$s 4.000 millones inicialmente”, señaló el secretario de Política Económica, Gabriel Rubinstein.

El Estado, sin usar reservas del BCRA, seguirá rescatando y deslistando bonos globales, reduciendo deuda externa”, sostuvo el funcionario tras la reunión llevada a cabo este miércoles a la mañana en el Ministerio de Economía.

--- Seguínos en las redes sociales de Bloomberg Línea Argentina: Twitter, Facebook e Instagram ---

En su cuenta de Twitter, manifestó: “Por otra parte, se irán liberando restricciones que hoy tienen los inversores para comprar Bonos AL y esta nueva demanda será abastecida por el MECON y BCRA, en coordinación con los actores del mercado”.

Walmart de México propone designar a líder de omnicanal como nuevo CEO
Xóchitl Gálvez propone invertir con empresas MXN$100.000 millones para resolver problemas de agua

Así, mediante un decreto, los organismos públicos se verán obligados a desprenderse de sus bonos en dólares: los globales (GD) y los de legislación local, conocidos como Bonares (como por ejemplo, los AL30, AL35 y AL38).

Los Bonares deberán ser vendidos por los organismos estatales a privados, con el fin de generar liquidez en el mercado de los dólares financieros y, de esa manera, reducir la presión sobre la cambiaria.

Las medidas económicas fueron rápidamente rechazadas por la oposición, cuyos referentes económicos consideraron que las iniciativas oficiales son una “irresponsabilidad” y responden al “pánico” a la hiperinflación.