La sequía histórica en Argentina lleva la crisis económica a nuevos extremos

El FMI recortó la proyección de perspectivas de crecimiento y analistas privados advierten que este fenómeno provocará una profunda recesión. El impacto sería de US$19 mil millones

El fenómeno, reflejado en un campo de San Jose de la Esquina, se verá también en una merma de US$19 mil millones (Fuente: Bloomberg)
Por Patrick Gillespie - Jonathan Gilbert
12 de abril, 2023 | 12:58 PM

Bloomberg — La sequía sin precedentes en Argentina, reflejada en una caída cercana a la mitad en sus exportaciones agrícolas, repercutirá también en un empeoramiento de la inflación y lleva al peso a nuevos mínimos, lo que debilita al Frente de Todos, coalición goberannte, en la previa de las elecciones presidenciales de agosto (PASO) y octubre (generales) evento que puede presagiar un cambio drástico en la dirección política del país.

El Fondo Monetario Internacional recortó el martes sus perspectivas de crecimiento para la segunda mayor economía de Sudamérica, mientras analistas privados advierten de que la sequía provocará una profunda recesión. Millones de hectáreas de maíz, trigo y soja -las mayores exportaciones de Argentina y un motor clave de empleo e ingresos fiscales- se arruinarán este año, minando unos 19.000 millones de dólares de ingresos, según una estimación.

La sequía está empeorando una situación económica que ya era insostenible. En medio de la rápida impresión de dinero, las luchas políticas internas y la incapacidad del gobierno para controlar el déficit, la inflación anual se ha disparado por encima del 100%. El peso ha perdido dos tercios de su valor desde el inicio de la pandemia de Covid, y eso incluso con una miríada de controles monetarios.

Las ventas externas de soja, maíz, girasol y cebada, caerían cerca de la mitad este año (Fuente: Bloomberg)dfd

Es probable que las malas cosechas tengan efectos económicos mucho más allá de Argentina, desde los cebaderos del mundo, donde los cerdos comen más soja argentina que de cualquier otro país, hasta los mercados de cereales de Chicago. En Argentina, la escasez de dólares resultante limitará probablemente las importaciones de los fabricantes, exigirá nuevos controles de divisas y alimentará aún más la inflación a través de la subida de los precios de los alimentos (el coste de la carne subió más de un 30% en febrero con respecto al mes anterior).

Dólar e inflación en Argentina: analistas que consulta el BCRA mejoran pronósticos para 2024
DNU en jaque: cuánto costó alquilar un departamento en los primeros meses del 2024

La calamidad ha alimentado las predicciones de agitación política. Un candidato de fuera, Javier Milei, está ganando terreno en las encuestas a medida que los votantes se frustran con los partidos establecidos, en particular la coalición peronista gobernante, antes de la votación presidencial. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, dos veces presidenta, y su rival conservador de siempre, Mauricio Macri, han dicho que no se presentarán. El actual presidente, Alberto Fernández, no ha dicho si optará a un segundo mandato, pero es poco probable que gane si se presenta.

Calculadora de Inflación Acumulada en Argentina

El gobierno de Fernández ha respondido al desastre económico con maniobras desesperadas para evitar la implosión, como el canje forzoso de bonos y la creación de tipos de cambio múltiples. Los analistas advierten que la estrategia está acumulando problemas para el futuro, aumentando el riesgo de una devaluación masiva de la moneda que alimentaría una inflación aún más rápida y aumentaría la pobreza.

“En realidad no se está pateando la lata por el camino”, dijo Alberto Ramos, jefe de investigación de América Latina en Goldman Sachs Group Inc. “Se están lanzando cartuchos de dinamita. Es un juego muy peligroso”. El Ministerio de Economía argentino declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Ariel Striglio asiste en primera fila a la sequía desde las 700 hectáreas de campos de soja que arrienda cerca de Chabás, al noroeste de Buenos Aires. En un año normal, espera producir 4,5 toneladas métricas (10.000 libras) de soja por hectárea, pero la cosecha de este mes producirá menos de la mitad de esa cantidad. Con sus ingresos reducidos, le resultará difícil pagar el préstamo bancario y a su casero.

“Nunca había vivido una sequía tan extrema”, afirma Striglio, de 57 años y agricultor desde hace 25. “El casero quiere cobrar, el banco quiere cobrar, y mi familia tiene que vivir. Me he quedado muy endeudado”.

Striglio tiene razón: Son tiempos sin precedentes en Argentina, el mayor exportador mundial de harina y aceite de soja. El 29 de marzo, Fernández dijo en la Casa Blanca al Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que se trata de la peor sequía en Argentina desde que comenzaron los registros oficiales en 1929.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cosecha de soja de este año, de 25 millones de toneladas métricas, será la peor de la historia. Al comienzo de la temporada, los campos sembrados con soja tenían potencial para producir 48 millones de toneladas.

PUBLICIDAD
El principal producto exportable de Argentina es de las más impactadas por el fenómeno climático (Fuente: Bloomberg)dfd

El alcance de la destrucción es sombrío en las vastas llanuras conocidas como la Pampa, una extensión fértil de 300.000 millas cuadradas que se extiende desde el Océano Atlántico hasta las llanuras semiáridas del oeste. Los medios de comunicación locales mostraron fotografías de cadáveres hinchados y putrefactos de ganado muerto por deshidratación a principios de este año. Los canales de riego se han secado, las lagunas están vacías y los campos, secos como huesos, están completamente desprovistos de vegetación.

Mientras los precios al consumo se disparan y el Banco Central gasta sus preciadas divisas para apuntalar el peso, sus reservas de efectivo de fácil acceso se situaban en sólo US$2.700 millones a finales de marzo, unos 6.000 millones menos que a principios de año. Mientras que las arcas del banco central suelen recibir un impulso de las exportaciones de soja en época de cosecha, la disminución de la cosecha reducirá las entradas este año.

Esto pondrá a prueba la capacidad del gobierno para pagar su deuda de US$44.000 millones al FMI. El martes, la entidad crediticia recortó su previsión de crecimiento para Argentina en 2023 del 2% anterior al 0,2%. Economistas privados de Buenos Aires esperan que la economía se contraiga en torno al 4%.

“La situación económica se ha vuelto más desafiante desde principios de este año a la luz de la sequía cada vez más severa y los reveses en las políticas”, dijo la primera subdirectora gerente del FMI, Gita Gopinath, en un comunicado el 1 de abril. Una política monetaria más estricta y “modificaciones” de las políticas monetarias “pueden ser necesarias para salvaguardar la estabilidad macroeconómica.”

El ministro de Economía, Sergio Massa, está recurriendo a medidas elaboradas y complejas para evitar un desplome del peso, entre ellas tipos de cambio múltiples y temporales. Por ahora, los exportadores de soja pueden vender su producto a un tipo de cambio de 300 pesos por dólar, mucho mejor que el tipo oficial de 211 por dólar que está sujeto a controles de divisas. Las mejores condiciones deberían animar a exportar más.

En cuanto a la deuda, Massa dijo que obligaría a las empresas estatales a vender sus bonos denominados en dólares a cambio de pesos, una medida que daría al Gobierno cierto poder de fuego a corto plazo para frenar la volatilidad de los tipos de cambio argentinos.

Transportistas y maquinistas también sufren una temporada con menos cosecha (Fuente: Bloomberg)dfd

Massa también canjeó $4,3 billones (US$21.700 millones) de deuda que vencía para dar al Gobierno más margen de maniobra, obligando a las empresas estatales argentinas a participar. El carácter involuntario del canje hizo que S&P Global Ratings declarara a Argentina en situación de impago de su deuda local. Massa también vinculó los tipos de interés de los pagarés a la inflación, lo que probablemente disparará la carga de la deuda en el futuro.

PUBLICIDAD

Esto podría acabar siendo la carga de uno de los candidatos que están ganando impulso de cara a la votación de octubre. Milei, que se define a sí mismo como libertario, está ganando terreno en las encuestas gracias a una retórica cargada de rabia que incluye un plan para cambiar el peso por el dólar estadounidense como moneda oficial de Argentina. Patricia Bullrich, la candidata más conservadora de la coalición opositora, lanza un mensaje favorable a las empresas y de mano dura contra la delincuencia.

Augusto Mc Carthy, agricultor de cuarta generación, está considerando votar a Milei o a Bullrich. Quiere que el próximo gobierno solucione problemas estructurales, como el elevado gasto público, y ayude a los agricultores.

PUBLICIDAD

Hasta entonces, Mc Carthy, de 39 años, se enfrenta a las consecuencias de la sequía. Este año ha vendido 200 de sus 800 cabezas de ganado porque no había hierba suficiente para alimentarlas. Parte de su soja está en tan mal estado que ni siquiera quiere cosecharla. En su lugar, deja que el ganado deambule por los campos para que coma lo que queda de las plantas marchitas.

“Muchos agricultores no sobrevivirán a esta sequía”, afirma Mc Carthy. “No se ve agua por ninguna parte”.

Lea más en Bloomberg.com