Tensión con provincias, ley ómnibus y FMI: Gobierno de Milei define urgencias y prioridades

Antes de que se desatara el nuevo round con gobernadores, desde el oficialismo anticipaban que volverían a la carga con las reformas en el primer semestre. La posibilidad de un nuevo acuerdo con el FMI y fondos frescos

Javier Milei
25 de febrero, 2024 | 04:30 AM

Buenos Aires — El Gobierno y las provincias escribieron en las últimas horas el último capítulo de una serie de desencuentros. El reciente cruce por los fondos refleja que cada parte continúa midiendo sus fuerzas a la espera de que sea la otra la que dé primero el brazo a torcer. Esto se da a pesar de que los incentivos para uno y otro conducen a un acuerdo: los gobernadores necesitan los fondos y el gobierno tejer alianzas que garanticen que los cambios sean duraderos.

Antes de que se desatara la escalada de tensión con gobernadores patagónicos y de Juntos por el Cambio, el Gobierno de Javier Milei no descartaba volver a la carga con las reformas que intentó pasar por el Congreso a través de la denominada ley ómnibus. Apenas unas semanas después del revés legislativo, dentro del oficialismo aún prevalecía el optimismo respecto de la aprobación del grueso de los cambios propuestos, por lo que anticipaban que el proyecto volvería a moverse en los próximos meses. En principio, se especulaba con un proyecto que no se dividirá pero que se iba a reducir.

Hasta el cruce del viernes, la estrategia que pensaban puertas adentro del Gobierno era enviar primero una nueva versión del proyecto de ley ómnibus y luego el paquete fiscal. Pero restaba decidir si el proyecto de ley de reversión del impuesto a las Ganancias se enviaba dentro o fuera del paquete fiscal, según pudo confirmar Bloomberg Línea a través de personas con conocimiento directo del asunto y quienes pidieron reserva.

Los interrogantes, ahora, pasan por ver si la decisión de volver a la carga con las reformas y la estrategia para hacerlo se verán o no resentidos por este nuevo desacuerdo.

PUBLICIDAD

Dentro del equipo económico del Gobierno, por lo pronto, no se perciben grandes urgencias. Según los números que manejan en el Palacio de Hacienda, todavía tienen suficiente margen para compensar la retirada del paquete fiscal sin que ello altere el objetivo de alcanzar el equilibrio de las cuentas públicas en 2024, meta innegociable para Milei y Caputo.

Ley ómnibusdfd

Las provincias, apostaban dentro del oficialismo y afines antes de la escalada de tensión que desató la advertencia del gobernador de Chubut, Ignacio Torres (PRO), no cuentan con esa espalda y por eso descontaban que habría margen para el acuerdo. La pelota, entendían, estaba del lado de los gobernadores.

Ya desde antes del enfrentamiento, en La Libertad Avanza tampoco veían grandes motivos para acelerar una alianza con el partido PRO. Si bien reconocían que sería importante, no la veían como prioritaria dado que consideraban que el apoyo legislativo del PRO no estaba condicionado a esa cuestión. Si esa sintonía se verá resentida o no se irá develando en los próximos días.

PUBLICIDAD

Más allá de que en el oficialismo crean que las reformas estructurales propuestas gozan de consenso, el nuevo round legislativo no estará exento de discusiones. Al conflicto reciente se suma que el primer tratamiento del proyecto de ley ómnibus dejó heridas y analistas marcaban que el Gobierno necesitará tender puentes para que las reformas se aprueben.

Esta fractura legislativa podía evidenciarse en el hecho de que en uno de los principales bloques opositores marcaban que, hasta ahora, el gobierno de Milei optó por la confrontación y que prefirió tener razón antes que tener éxito.

FMI: ¿rumbo a un nuevo acuerdo y fondos frescos?

Gentileza Casa Rosadadfd

La visita de Gita Gopinath, número dos del Fondo Monetario Internacional, mostró que el organismo sigue muy de cerca lo que ocurre en Argentina. No solo con la economía, sino también en el plano político y social, fundamentales para que las reformas que propone el Gobierno de Milei sean sostenibles.

En ese marco parecen interpretarse las palabras de Gopinath tras su viaje a Buenos Aires. “Es esencial sostener esfuerzos para apoyar a los segmentos vulnerables de la población y preservar el valor real de la asistencia social y las pensiones”, escribió la número dos del Fondo, que pidió también “garantizar que la carga del ajuste no recaiga desproporcionadamente sobre familias trabajadoras”.

Proceder de forma pragmática para asegurar apoyo social y político también es fundamental para garantizar la durabilidad y eficacia de las reformas”, agregó.

De los comentarios de Gita Gopinath se desprende también que el FMI no mostrará reparos ni barreras en el camino de la Argentina. El último Staff Report, de hecho, reveló que el final del programa vigente se prorrogó hasta diciembre, por lo que restan tres revisiones más.

El objetivo de la prórroga fue dar más tiempo a las nuevas autoridades del país para continuar con las conversaciones en curso mientras define si solicita un nuevo programa y sus eventuales lineamientos. Esto, no obstante, recién sería materia de discusión hacia fin de este 2024, por lo que el nuevo programa, si se solicita, no se haría efectivo hasta 2025.

Allí el Board del organismo estaría abierto a desembolsos adicionales. Sin embargo, dentro del organismo no habría demasiado interés en aumentar significativamente la exposición al país. Dentro del organismo, se especulaba hasta hace unos días con que esos montos podían rondar los US$10.000 millones aunque en las últimas horas el diario La Nación informó que el monto podría escalar hasta los US$15.000.