Mientras bancos toman nota del plan Milei, el stock de pases superó a la “bola” de Leliq

Las últimas dos licitaciones reflejaron una migración de Leliq a pases pasivos, que si bien pagan una tasa inferior, ya representan el 55% de los pasivos remunerados del Banco Central

Bancos toman precauciones y el stock de pases a un día superó al de Leliq a 28
27 de noviembre, 2023 | 05:00 AM

Buenos Aires — El stock de pasivos remunerados que tanto preocupa al presidente electo, Javier Milei, ha cambiado su composición en los últimos días: los bancos migraron buena parte de sus tenencias de Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días a pases pasivos a un día. Resignaron tasa, a cambio de tranquilidad. De hecho, el jueves 23, día de la última licitación de Leliq, los bancos renovaron solo el 10,5% de los vencimientos.

Los pases pasaron a representar el 55% de los pasivos remunerados ajustables por tasa (es decir, excluyendo a las Lediv, atadas al dólar), relegando a las Leliq a un 45%. Hasta la jornada anterior al balotaje del 19 de noviembre, los pases representaban un 40%. Hay que remontarse a enero de 2022 para encontrar que los pases tengan un mayor peso en el stock total de pasivos remunerados.

El stock de pases llega a 13,1 billón y el de Leliq a 10,72 billones. Milei considera que el resolver el problema de los pasivos remunerados es una de las principales urgencias de su equipo.

Cabe recordar que, a diferencia de lo que sucedía durante el Gobierno de Macri, las Leliq y los pases solo pueden ser suscriptos por bancos. Las Leliq pagan una Tasa Nominal Anual (TNA) de 133% (lo que implica una TEA de 254,8%), mientas que la TNA de los pases es de 126% (251,8%).

El BCRA corta acceso a las Lediv y bancos ya no deberán ofrecer plazos fijos dólar linked
Riesgo Tesoro: la barrera que deberán sortear los bancos para desarmar Leliq

La mirada del mercado respecto de esta situación

“Una buena noticia para Milei es que se comenzó a desarmar el stock de Leliq al que tanto temía, pero la mala noticia aparejada es que se empezó a armar un problema de pases a un día”, destacó un informe de la consultora Outlier.

Al respecto, Outlier señaló: “Creemos que se genera la peor situación para ambas partes, ya que los bancos reciben una TEA inferior a la recibida en Leliq y el BCRA achicó el plazo de su pasivo de 28 días a un día”. La consultora consideró que esta situación vuelve aún más volátil el stock de deuda y, para peor, empuja a la baja las tasas de los depósitos en cuenta remunerada (plazos fijos no pueden bajar dado que es una tasa regulada por el Banco Central).

Mientras tanto, los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) sostuvieron en un informe que si los bancos no perciben un cambio de tono respecto a las Leliq en las próximas apariciones públicas de Milei, este fenómeno precautorio podría intensificarse.

PUBLICIDAD

El documento de PPI resalta que, hasta el cambio de mandato, restan cuatro licitaciones más de Leliq en las cuales vencen un total de $6,3 billones, es decir, un 59% del stock de Leliq.

.dfd

¿Las Leliq son el problema?

Muchos analistas de mercado consideran que “el problema de las Leliq” se resuelve ajustando otras variables. Por ejemplo, la consultora FMyA mencionó en un informe reciente que “si realmente se logra ajustar el déficit fiscal y se deja de emitir pesos, las Leliq dejan de ser un problema”. Y si el plan fiscal es creíble, la demanda de pesos se recompone.

En línea con ello, desde la consultora LCG indicaron: “Hemos comentado reiteradamente que es un error poner tanto énfasis en las Leliq como un problema”.

En la misma dirección se manifestó a través de su cuenta de X, Andrés Vilella Weisz, head of trading & treasury en Lemon Cash: “Con la Leliq no hay que hacer nada. Ni canje ni reperfilamiento. Las Leliq no son el problema, son el derivado del déficit fiscal financiado con emisión”.

PUBLICIDAD

Por su parte, el equipo de research de Aurum Valores consignó: “Si los bancos siguen privilegiando este posicionamiento, el nuevo gobierno asumirá con la mayor parte de los vencimientos de pasivos remunerados a un día de plazo. A partir de ese momento, el nivel de tasas que ofrezca el BCRA para renovar esos pasivos y el coeficiente de encajes sobre los depósitos definirá mucho del mecanismo que se utilizará para desarmar esta fuente de emisión endógena”.

¿Cómo afecta a los bancos resignar tasa?

Según explicó a Bloomberg Línea Ilan Méndez, analista de PPI, estimó que, en un principio, acortar maturity, pasando de Leliq a pases, no debería tener gran impacto en los resultados de los bancos. Esto se debe a tres cuestiones clave, según describió Méndez:

  • “La TEA de Leliq es superior por tres puntos porcentuales, un número que no hace la diferencia en el contexto actual, con rendimientos que se posan por encima de 250%. Además, la diferencia podría ser cubierta mediante mayores saldos de pases, alcanzando los mismos resultados nominales”.
  • Creemos que esta situación es temporal y no se extenderá en el tiempo. Los bancos tomaron esta medida de precaución hasta saber con mayor claridad cuál será la solución al problema de las Leliq planteado por el presidente electo. Así, como este asunto no ha perjudicado a los bancos durante octubre y la mayor parte de noviembre, dudamos que lo haga por mucho más tiempo”.
  • “Con este traslado de saldos, los bancos se exponen a una baja de tasas cuyo impacto está contenido. Esto se debe a que actualmente, cuando un minorista hace un plazo fijo, el banco puede colocar Leliq matcheando las tasas y los plazos. Ahora, si un minorista realiza un plazo fijo y el banco no suscribe Leliq, manteniéndose en pases, se expone a que el BCRA baje las tasas de Leliq y pases y el spread entre la obligación y su rédito se expanda. Sin embargo, este riesgo no es muy preocupante en términos de rentabilidad, dado que la gran mayoría de los plazos fijos del sistema (más del 90% del total) se realizan a 30 días, por lo que el descalce de tasas no debería superar dicha duración”.

En tanto, Leonardo Chialva, socio en Delphos Investment, proyectó que lo de los últimos días es un paso intermedio dentro de un cambio de régimen. “Hasta ahora veníamos con bancos que solo intermediaban entre el depositante y el BCRA. Faltan conocer detalles o básicamente todo el plan y los bancos van a recuperar grados de libertad para su manejo e intermediación entre el depositante y sus posiciones de inversión en su activo”.

Además, Chialva subrayó que es una noticia que “los bancos vuelvan a ser bancos”.