Milei debería dolarizar la economía argentina de una vez, dice quien lo hizo en Ecuador

Los argentinos tienen US$200.000 millones en efectivo fuera del sistema bancario y otros US$250.000 millones en cuentas en el extranjero. Una vez que se dolarice, ese dinero fluirá en el sistema, dice Francisco Zalles

Javier Milei, Argentine presidential candidate, during a campaign event in Buenos Aires, Argentina, on Wednesday, June 7, 2023.
Por Scott Squires
13 de septiembre, 2023 | 12:05 PM

Bloomberg — Argentina prácticamente carece de dólares. Para los críticos, esto representa un gran impedimento para el plan del candidato presidencial Javier Milei de dolarizar la economía, devastada por la crisis. Incluso los propios asesores de Milei están empezando a inquietarse por lo estériles que son las bóvedas.

Pero si se le pregunta al economista Francisco Zalles sobre este problema, se burla. Sólo hay que seguir adelante y convertir el dólar en la moneda oficial del país, dice, y hacerlo rápido. Cuanto más rápido se haga, más rápido se estabilizará la inflación. Entonces podrán bajar los tipos de interés y empezar a entrar dólares, allanando el camino para el crecimiento.

Zalles no es un economista cualquiera. Es uno de los pocos en el mundo con experiencia en este tipo de procesos, ya que lo hizo en su Ecuador natal hace dos décadas. Las condiciones de entonces -inflación galopante, caída de la moneda, estancamiento del crecimiento- eran muy similares a las de la Argentina actual. Y aunque la trayectoria económica de Ecuador ha sido desigual desde entonces, una cosa es cierta: La inflación galopante que empobrecía a la gente mes tras mes ha desaparecido.

“Para que el plan de Milei funcione, no necesita nada”, dijo en una entrevista Zalles, que más tarde trabajaría en Greylock Capital Management. “Sólo necesita dolarizar”.

PUBLICIDAD

Para muchos escépticos, la visión de Zalles es peligrosamente optimista, incluso temeraria. Sin dólares para defender el tipo de cambio -se calcula que Argentina tiene 10.000 millones de dólares en reservas internacionales netas negativas-, deshacerse del peso puede provocar un colapso de la moneda que desemboque en hiperinflación, una posible corrida bancaria y malestar social por la desaparición de los ahorros.

Dolarizar sin dólares es como decir que quieres que toda la población lleve zapatillas Nike, aunque no las fabriques y no tengas los recursos para comprarlas”, dijo Alejandro Werner, ex director del FMI para el Hemisferio Occidental. “Es imposible”.

Zalles -y Milei- reconocen que dolarizar es una medida drástica, pero argumentan que es la cura para lo que, después de todo, es una situación calamitosa.

PUBLICIDAD

Los datos de inflación del miércoles mostrarán probablemente que los precios subieron dos dígitos mensuales en agosto, la mayor subida desde que Argentina salió de la hiperinflación hace tres décadas. La economía está al borde de su sexta recesión en una década; el 40% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. El peso está en caída libre en los mercados paralelos.

Fuente: Bloombergdfd

Desde su sorprendente victoria en las primarias de agosto, que llevó al Gobierno a devaluar el peso un 18%, los planes radicales de Milei han acaparado la atención de Wall Street. Pero aún faltan detalles clave, como la forma exacta en que se aplicarán esas medidas.

Algunos de sus asesores han comenzado a dar marcha atrás en algunos aspectos de las propuestas en medio de un aluvión de críticas, diciendo que no dolarizaría de inmediato si no hay billetes verdes en el Banco Central, que Milei en realidad tampoco tiene la intención de cerrar, dicen.

Zalles se encoge de hombros ante las grandes preocupaciones. Hay reservas brutas a las que recurrir, dice, y el creciente uso de dólares ayudará a suavizar el proceso. Aunque los argentinos todavía no han recurrido a pagar en dólares las transacciones diarias, las grandes compras -desde departamentos a coches, muebles, aparatos electrónicos y electrodomésticos- se hacen cada vez más en billetes verdes. Se calcula que los argentinos tienen 200.000 millones de dólares en efectivo fuera del sistema bancario del país y otros 250.000 millones en cuentas en el extranjero.

Una vez que se dolarice, ese dinero fluirá en el sistema, argumenta Zalles, y aplacará los temores sobre una posible corrida bancaria, similar a lo que ocurrió en Ecuador a principios de 2000 cuando Zalles y otros dos economistas supervisaron el cambio de sucres a billetes verdes.

Shock de estabilidad

Por supuesto, Ecuador tenía entonces unos US$870 millones en reservas en su banco central, según datos recopilados por Bloomberg, en parte debido a la congelación de los depósitos bancarios en los meses anteriores, que provocó un malestar generalizado. La dolarización se aprobó rápidamente en el Congreso y se convirtió en ley en marzo de ese año. En pocos meses, el banco central había comprado casi todos los sucres en circulación.

Conseguir el apoyo político puede ser el mayor reto para Milei, un legislador de un solo mandato, ajeno al partido, sin apoyo y con pocos aliados en el Congreso.

PUBLICIDAD

“Tienes que convencer a la gente, tienes que ganártelo”, dijo Manuel Hinds, ex ministro de Finanzas de El Salvador y arquitecto del propio plan de dolarización de esa nación. “Estás jugando con los ahorros de todo el mundo, así que tiene que ser totalmente infalible”.

Es probable que las cosas empeoren mucho antes de mejorar. En Ecuador, el sucre perdió cerca de un cuarto de su valor en la semana anterior al anuncio de la dolarización. Un nuevo desplome del peso alimentaría aún más la inflación, que ya se espera que haya saltado más del 10% en agosto tras la última caída de la moneda, y se prevén aumentos similares para septiembre.

Y aunque el cambio al billete verde ayudó a estabilizar la inflación, el crecimiento de Ecuador ha estado en gran medida en línea con el de la región. La dolarización no impidió que el país incumpliera el pago de su deuda o que tuviera que recurrir -como Argentina- al Fondo Monetario Internacional en busca de ayuda en medio de recurrentes episodios de agitación política.

Fuente: Bloombergdfd

“Tendrá que haber una política fiscal muy estricta y una gestión muy, muy buena”, dijo el domingo en la emisora local TN Domingo Cavallo, que orquestó los sistemas de convertibilidad de Argentina en la década de 1990.

PUBLICIDAD

Ese experimento culminó en caos, con el país pasando por cinco presidentes en dos semanas en medio de saqueos y disturbios masivos, una respuesta al gobierno que congeló la mayoría de las cuentas bancarias y recortó salarios y pensiones en un intento desesperado por evitar lo que se convertiría, en aquel momento, en el mayor impago soberano de la historia.

Las estimaciones sobre el tiempo que Argentina tendría que soportar lo que sería un proceso doloroso varían. Zalles afirma que ocurriría de inmediato: la autorización para comprar y vender en dólares se haría tan popular que al Gobierno le resultaría difícil revertir el proceso. Hinds sugirió que seis meses “sería rápido”. Cavallo dijo que entre 12 y 18 meses.

PUBLICIDAD

Optimista como es, incluso Zalles dice que deshacerse del peso no será una panacea. Para que funcione, el gobierno tendrá que levantar los controles de capital y recortar el gasto, incluidos los subsidios y las ayudas estatales que los gobiernos de izquierda y derecha se han resistido a reducir.

“El reto para Argentina será si es capaz de recortar profundamente el presupuesto fiscal”, dijo. “Si Milei lo hace, la dolarización será una buena medida que permitirá controlar el déficit a través del crecimiento”.

Con la colaboración de Manuela Tobias.

Lea más en Bloomberg.com